Facebook Twitter Youtube Martes 25 de Septiembre, 2018

La Esquina

La dictadura venezolana vive varios delirios. Uno es el económico, con recetas que sólo han servido para tirar la producción, generar hiperinflación y sumir en la pobreza extrema a millones. Otro es el político, con una retórica totalitaria de división. El tercero es el diplomático, con ataques inventados de otras naciones, como México. Por eso Maduro está cada vez más aislado.

Periódico Impreso