Facebook Twitter Youtube Jueves 17 de Enero, 2019
 | La Crónica de Hoy

Ricardo Becerra

En respuesta a un tuit

El salario mínimo como amenaza

Antes de que se apague el Sol

Marxismo de hace 600 años

La construcción política de la (des) confianza

Salarios mínimos: cambiar el procedimiento

Salario mínimo: ¿Y si lo hacemos bien?

Pero, ¿por qué es tan importante el salario mínimo?

Cinco tips para el ascenso del salario mínimo

Eso, no puede pasar aquí (II)

El nuevo aeropuerto o ¿por qué es superior el poder público a los poderes de hecho?

Los mamíferos de Kafka

“Eso”, no puede pasar aquí (II)

“Eso”, no puede pasar aquí

Pangloss en el mejor de los TLC posibles

¿Subir salario y debilitar las finanzas del Estado?

Cápsulas de cultura sísmica

La demanda por populismo

Cultura del desastre

La responsabilidad de proteger

Encuestas por democracia

Altísimas expectativas en el país de los bajísimos salarios

Informe sobre una democracia demostrada

De la mitología electoral fallida

Aeropuerto: segundo apunte

“Por orgullo, simplemente”

Y al despertar... la democracia estaba allí

El clima público que cinceló la elección de hoy

Pero ¿de qué trató la campaña electoral?

El futbol es como el ajedrez, pero sin dados

El contexto de la negatividad

Siete “in” de una sociedad resquebrajada

Reconstrucción: más allá del dinero

Tres ideas inútiles para la ciudad

La obra del INE

Malthus, Matusalén y el próximo sexenio

La crueldad paga más que el talento

Nuevo y viejo aeropuerto: primer apunte

Recuento de daños

Viajar hacia el cerebro de Trump

Pinker en México

Salarios: Lo que empobrece a la nación

¿Son racionales los changarros?

Necesidades que cambian

Dinero, terremoto, damnificados: fideicomiso

La dura y espinosa concertación entre vecinos

Pequeña explicación de una renuncia

El río que se traga a los demás ríos

La niña que —de madrugada— despierta para ponerse sus zapatos

Reconstrucción: derechos a salvo, via electrónica

La CDMX tiene su programa de reconstrucción

El agua y la reconstrucción de la CDMX