La Crónica de Hoy | La República Restaurada. Una década en busca de un nuevo Estado

Más Notas de este Especial
La República Restaurada. Una década en busca de un nuevo Estado
Adrián Figueroa | Cultura | Fecha: 2009-10-15 | Hora de creación: 10:03:43 | Ultima modificación: 12:20:53
Historia. Pintura del presidente Benito Juárez.

La década que se conoce como la República Restaurada (1867-1877), tras el fin del Segundo Imperio encabezado por Maximiliano de Habsburgo, es una etapa compleja y de reconstrucción donde se busca la conformación de un nuevo Estado, señala el doctor en historia Carlos Arturo Giordano Sánchez.

Son 10 años de vaivenes donde el presidente Benito Juárez y sus sucesores —Sebastián Lerdo de Tejada y Juan Nepomuceno— buscan el cumplimiento de las Leyes de Reforma y otras disposiciones constitucionales, cuyo objetivo es lograr una identidad nacional, cohesión social y el progreso del país, añade.

Al regresar al poder en 1867, Benito Juárez pone en marcha una serie de acciones para buscar la estabilidad y, entre éstas, prioriza la reorganización del Ejército, controlar a los caudillos que emanaron de la Guerra de los Tres Años por la promulgación de las Leyes de Reforma o tras la intervención francesa, generar recursos vía impuestos para la hacienda pública, con José María Iglesias al frente, y pagar los sueldos a la milicia.

Sus esfuerzos, indica Giordano Sánchez, estaban encaminados a instaurar una paz social: establecer el orden y progreso, como base del desarrollo, precepto que reinaba en las naciones del mundo, aunque los enfrentamientos con la Iglesia y grupos conservadores aún estaban latentes.

Para reducir su poder de estos grupos, decreta la ley de instrucción pública, con lo que cancelaba el monopolio de la educación al clero y, al mismo tiempo, establece un programa de impulso profesional a la medicina, ingeniería y leyes.

Otra de sus medidas fue iniciar el pago de la deuda externa, contraída antes de 1858, y para tal fin reinició la expropiación y venta de bienes eclesiásticos, señala el integrante del Seminario de Cultura Mexicana.

Es un momento complicado, indica, porque el Estado asume funciones nuevas que antes tenía la Iglesia. Así toma en sus manos la salud, la educación, el control de la cultura, además de buscar afanosamente el reconocimiento internacional como país. Pero al mismo tiempo realiza acciones contrarias, como el 8 de diciembre de 1867, cuando abroga pactos y convenios con los países que hicieron la guerra a México.

LA OTRA VERTIENTE. Este periodo, señala Giordano Sánchez, también elabora un punto de partida, que continúa hasta nuestros días: el reencuentro con la identidad nacional con base en nuestros ancestros mexicas. “Se escriben muchos libros e historias sobre este periodo para enaltecer las civilizaciones”.

En suma, explica Giordano Sánchez, se buscaba crear una nación y sentar sus bases con el fin de que en el futuro sería un mejor país.

Para ello, en materia política establece el tiempo presidencial de cuatro años. “Éste sería modificado en 1903 por Porfirio Díaz hasta seis años”, añade.

Además, consciente de la importancia del comercio, se acelera el tendido de la vía de ferrocarril y se llegan a tener 640 kilómetros, se establece la ruta México-Veracruz, que va a impactar en el desarrollo de muchas comunidades.

También, indica, se comienza a dar los primeros pasos para reducir la desigualdad social y que la gente tenga acceso a una serie de satisfactores que antes le estaban negados.

En esta etapa también se busca consolidar la comunicación entre el centro y los estados, que aún se manejaban como cacicazgos. Poca era la relación y coordinación entre el Presidente y los mandatarios estatales. “Parecía que cada gobernador era dueño de su feudo y hacía lo que quería”.

Todos estos movimientos van a permitir a la sociedad tener más claro el concepto de territorio nacional, observar y respetar un orden constitucional y, con ello, sentar las bases que van a fortalecer y solidificar el camino para el futuro del país, añade.

Todos estos trabajos van a crear un concepto de nación que seguimos viendo hasta nuestros días y, que aún, de alguna manera, temas como la igualdad social, la distribución de la riqueza, la democracia, educación, salud, son asuntos pendientes, como en aquel entonces.

En suma, concluye, se puede definir la década con el ensayo y el error en las políticas públicas, pero que definen el rumbo del país.

Artículos de interés


  | A-  | A  | A+

La Crónica de Hoy | Todos los derechos reservados ©2013 Powered by GYL Systems