La otra cara de los millennials

2017-10-03 02:32:38

Mucho se ha escrito en la actualidad sobre la generación del milenio o los millennials, la cual no es otra cosa que una categoría sociológica de reciente cuño nacida en los Estados Unidos, la cual hace referencia a aquellos jóvenes que alcanzaron su vida adulta en el año 2000 y quienes se caracterizan por su alto nivel de estudio; su amplia familiarización con el uso y manejo de las nuevas tecnologías de la información y comunicación; así como la adopción de gestos actitudinales particulares, marcados por la hosquedad y el descontento hacia el sistema económico actual, así como por la falta de oportunidades en el mercado laboral.

A partir de los acontecimientos acaecidos el pasado 19 de septiembre, los jóvenes en México mostraron una cara única, sin precedentes en el mundo contemporáneo, donde la solidaridad, participación y sensibilidad fueron los comunes denominadores para hacer frente al desastre humano y urbano, luego del sismo de magnitud 7.1 que afectó a varias entidades federativas del país, principalmente Ciudad de México, Morelos, Puebla, Estado de México, Guerrero y Oaxaca.

Transcurrieron tan sólo unas pocas horas desde este hecho, cuando miles de jóvenes se abalanzaron a las calles de tiempo completo, sin conocer de horario, géneros ni preferencias políticas; con sus propios medios, y sin ninguna gratificación más que el profundo agradecimiento que hoy en día les guarda la sociedad mexicana, en particular las familias que resultaron afectadas, así como todas aquellas personas que estuvieron atrapadas entre los escombros, y que gracias a los millennials, a las Fuerzas de la Marina, el ejército mexicano, la policía, los bomberos y la organización civil, hoy tienen una nueva oportunidad de disfrutar la vida y de ver un nuevo amanecer.

La envidiable organización de los millennials, durante las últimas semanas, demuestra que lejos de la apatía y el desencanto, los jóvenes son una fuerza de cambio social indispensable para México. El 80 por ciento de las manos amigas que se encontraron en los lugares de desastre, eran, por supuesto, jóvenes ávidos de energía que despertaron su potencial de transformar, ante esta gran adversidad natural; que crearon lazos de unión en medio del desastre; y que supieron organizase, sin una convocatoria previa, afrontando con heroísmo y valentía los mares del desconcierto.

Hoy en día, México se encuentra integrado por más de 30 millones de jóvenes entre 15 y 29 años de edad, quienes nacieron con conocimientos privilegiados y ventajas únicas de su era, como el funcionamiento de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, un sistema educativo sólido que forma cada vez mayor número de profesionales, y una visión del mundo compartida, que los hace piedra angular del cambio.

Por ello, es momento de seguir aprovechando este glorioso momento que, como nunca antes nos demuestra la verdadera fortaleza, unidad y solidaridad de nuestras juventudes mexicanas frente a la adversidad.

 

Doctor en Derecho por la UNAM

@manuelanorve

 
Todos los derechos reservados ® cronica.com.mx
Sitio desarrollado por GYL SYSTEMS