Margarita sin red protectora

2017-10-05 23:09:21

Margarita Zavala no quiere dejar al PAN, pero no le queda de otra.

Gente que no la quiere tiene el control del partido. Tiene sus adversarios personales y todos los que le hereda su marido, Felipe  Calderón, que son legión. Ayer alguno de ellos la describió como “la pus” de Acción Nacional, lo que no solo es poco caballeroso, sino que describe más a quien lo dijo, un tal Ruffo, que a la ex primera dama.

El ataque, sin embargo, fue ilustrativo. Ya sabemos por qué las trapacerías de Ricardo Anaya han tenido eco al interior del partido. Margarita no tiene espacio para moverse, por lo menos no entre la dirigencia que es la que toma las decisiones. Ricardo Anaya acusó al PRI de ser la mano que mecía la cuna de las relevaciones del enriquecimiento súbito y explicable de su familia política, pero es mucho más probable que Felipe Calderón haya sido el encargado de mover las piezas.

Margarita no puede terminar este viernes dentro del PAN. Si se queda, ella y su marido habrán sido doblegados por Anaya, que es un tipo listo pero nada del otro mundo como para no encararlo en la campaña y descarrilar sus intenciones de llegar a Los Pinos. Si se va del PAN, Margarita no solo dará un manotazo en el tablero político, sino que podrá emprender si ataduras su campaña. Hay muchos panistas que no quieren ser compañeros de viaje de los perredistas ni mucho menos de eso que se llama Movimiento Ciudadano.

La verdad es que las posibilidades de que la ex primera dama sea candidata presidencial del Frente Ciudadano si se queda son microscópicas. No digo que inexistentes pero sí pequeñísimas. No sólo porque Ricardo Anaya ya tiene la candidatura en el bolsillo y no la soltará, al menos no por las buenas, sino porque los otros partidos del Frente, me refiero al PRD y a Movimiento Ciudadano la tienen vetada. No podía ser de otra manera, Margarita es la esposa de Felipe Calderón, bestia negra del perredismo y de la izquierda en general. No hay manera de que los perredistas, aunque sean cínicos, voten por ella. De modo que el único camino que le queda si quiere competir es ser candidata independiente.

Lanzarse sería un alarde de audacia. Este rasgo, la audacia, le urge a la ex primera dama para mejorar su imagen pública. Margarita tiene que soltarse el pelo. Hablo desde el punto de vista político para que nadie se equivoque. Tiene que mostrar arrojo, tomar riesgos, hacer piruetas en el trampolín sin red protectora. Dejar el PAN es la primera muestra de que está lista para las grandes ligas. Cuando se lanzó por la candidatura del PAN su esposo, Calderón, se saltó todas las trancas. Todas. Gracias a eso pudo imponerse a Creel que era el candidato de Fox.

Margarita puede juntar las firmas necesarias para que se su nombre aparezca en la boleta. Si se doblega tal vez le toque una candidatura plurinominal. ¿Ha hecho todo ese ruido para eso? Aunque se salga del PAN Zavala nunca dejará de ser panista. Es más panista que Anaya y Ruffo, el patán gringo, juntos o separados.

Lo importante es que hoy lance el mensaje de que no se deja intimidar por nadie. Eso mostrará que es material de grandes ligas. Si se queda en el PAN se merece una curul pronominal.



jasaicamacho@yahoo.com

@soycamachojuan

 

 
Todos los derechos reservados ® cronica.com.mx
Sitio desarrollado por GYL SYSTEMS