Para la ciencia no hay pregunta tonta, asegura Christophe Galfard

2017-10-23 00:36:56

Christophe Galfard dice que la mayoría del trabajo con Hawking fue sobre los hoyos negros.

Al científico Christophe Galfard (Francia, 1976) le gustaría ver el atardecer en otro planeta, piensa que sería hermoso mirar el paso de dos soles y 15 lunas al mismo tiempo, cuando visita México, procura ir a las zonas arqueológicas para colocarse en los puntos donde las antiguas civilizaciones observaron los cometas y siempre piensa que para la ciencia no hay pregunta tonta.

Crónica presenta una entrevista con el doctor en física teórica de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, que es mejor conocido por ser el discípulo del científico británico Stephen Hawking. Galfard visitó la ciudad de Querétaro el pasado mes de septiembre para presentar su libro El universo en tu mano en el Hay Festival 2017.

— ¿Qué trabajó realizó con Stephen Hawking?

— La mayoría del trabajo fue sobre los hoyos negros y la paradoja de la información. Antes de 1970 se encontraron unos objetos en el espacio exterior que eran puramente gravitacionales y a ello le llamamos hoyos negros. Se pensaba que los estos hoyos no eran importantes pero en 1970 el profesor Hawking descubrió que había algo llamado efecto cuántico y que pasaban cosas extrañas con los hoyos negros.

“El problema de los hoyos negros que es cuando algo cae dentro de ellos, lo que sale del hoyo es independiente, es decir, que no es lo mismo lo que entra y lo que sale”, responde.

Christophe Galfard ejemplifica diciendo: “cuando lanzas una enciclopedia al fuego, en teoría, si recoges todos los pedazos de humo y cenizas podrías reconstruir la enciclopedia. Pero lo que sucede con los hoyos negros es que la cosa que tu arrojas no las puedes reconstruir. Eso es la paradoja de la información: ¿en dónde quedó la información inicial?”

— ¿Cuál es su actual relación con Hawking?

Es de amigos. Lo veo de vez en cuando, cenamos algunas ocasiones al año. Hicimos un documental para la BBC Stephen Hawking: Expedition New Earth, que habla sobre encontrar un nuevo planeta Tierra para colonizar y estar seguros como especies y se plantea varias preguntas: cómo nos iríamos para ese planeta, a quién mandaríamos, qué podríamos comer. Lo que dice sobre Stephen en ese documental está basado en una frase que él pronunció: la humanidad tiene que encontrar un nuevo planeta Tierra en donde vivir dentro de los próximos 100 años, sino estaremos extintos.

— ¿Cuántos exoplanetas existen?

— La primera vez que se dijo que un planeta podría existir en otro lugar fue en 1984 o 1985, muchas personas creyeron que podían existir y murieron por creer en ello como Giordano Bruno (Italia, 1548-1600). Ahora sabemos que tenía razón. Sabemos de la existencia 3 mil 400 y sólo hemos mirado en un cachito de Universo alrededor de la Tierra. Creemos que hay muchos más y pensamos que en promedio hay tres planetas por estrella, entonces deberían de existir 100 millones o mil millones de planetas en nuestra galaxia.

— ¿Qué opinión tiene de la basura espacial?

— No es bueno pero es algo que tenemos que limpiar.Es como en las familias, siempre los papás hacen cosas malas pero a los hijos nos toca limpiarlo todo. Tenemos que hacer algo, es peligroso para los satélites y para los países que tienen programas espaciales; ellos tendrán que hacer algo. Incluso hay accidentes que suceden que no son nuestra culpa como satélites que chocan entre ellos y genera esa basura.

— ¿Qué opina del interés por la literatura científica?

— Es muy importante, si no le explicas a la gente en general qué son las ciencias, qué es la ciencia, no puedes tener impuestos para pagarles a los profesores. Necesitamos a la ciencia y a la educación sobre la ciencia porque el futuro de la humanidad depende de ella.

— En su libro El universo en tu mano, sólo escribió una fórmula: E=mc2, ¿cómo explicar física sin fórmulas?

— No me interesa explicar sino describir al Universo, si te tomo a ti y te quiero explicar un hoyo negro, te agarro y te meto al libro y así te lo describo, es más fácil que lo puedas comprender de esa manera. Otra forma es utilizar historias cortas.

Antes de publicar su libro dirigido a todo tipo de público, Christophe Galfard se dedicó a hacer divulgación científica para niños, ese cambio le hizo darse cuenta que lo más complicado al escribir sobre temas del Universo es que los lectores se sientan seguros de que puedan entender física. “Cuando eres niño sabes que no entiendes varias cosas, pero cuando eres un adulto piensas que lo sabes todo, cuando en realidad no es así. Pero no hay pregunta que esté mal, sólo debes tener la confianza de poder preguntarlo”.

— ¿Cuál es la belleza del Universo?

Las estrellas que explotan son maravillosas, los lugares donde nacen las estrellas son increíbles, el hecho de que los hoyos negros traguen cosas también es bello. Ni siquiera puedo imaginar cómo sería ver un atardecer en otro planeta. Estoy seguro que es hermoso, a lo mejor con dos soles y 15 lunas… porqueeso sí existe.

— ¿Le interesan las historias de las antiguas civilizaciones sobre el origen del Universo?

— Sí, tengo curiosidad sobre la cosmogonía, pero en realidad no es algo sobre lo que conozco mucho. Me fascina cómo diferentes culturas a través del tiempo entendían el Universo. Cada que he visitado los templos arqueológicos busco los lugares donde pueda ver un cometa o una estrella.

— ¿Cuáles son las preguntas más comunes de la gente sobre la física?

— Qué es un hoyo negro, qué está del otro lado del hoyo negro, qué paso antes del Big Bang, si existe Dios —a lo que no puedo responder—, si el universo se está expandiendo y hacia dónde, y si hay extraterrestres.

— ¿Qué significa el tiempo para usted?

— No le puedo responder porque eso será parte de mi próximo libro.

 
Todos los derechos reservados ® cronica.com.mx
Sitio desarrollado por GYL SYSTEMS