Cuando el Azteca se rindió a Tom Brady

2017-11-20 23:15:03

El césped del Estadio Azteca ha visto pasar a un sinnúmero de estrellas del futbol, de leyendas deportivas y estrellas de la música, pero este 19 de noviembre de 2017 pasó a la historia como el día en que el quarterback más ganador de la NFL pisó la grama del Coloso de Santa Úrsula.

La Semana 11 de la NFL no ha sido cualquier semana, ésta en particular fue especial por ver en México al campeón de la NFL y al que pelea con Joe Montana por ser el mejor quarterback de la historia.

La afición mexicana se rindió ante Tom Brady, al que vitorearon desde el primer momento en que saltó a la cancha durante el calentamiento de Nueva Inglaterra, hora y media antes del partido contra Oakland.

Aunque algunos aficionados de Raiders quisieron contrarrestar los aplausos para el número 12 con abucheos, el “Bra-dy, Bra-dy” opacó cualquier intento del rival por hacer menos al mariscal de campo de los Patriotas.

El público en el Azteca ovacionó a Brady a la menor provocación, y el legendario quarterback con cinco anillos de Super Bowl respondió como mejor lo sabe hacer, lanzando pases de anotación y dirigiendo la ofensiva de Pats, como lo ha hecho por más de una década. Primero con una ofensiva donde no falló un solo pase y que coronó con un touchdown, y luego con una actuación categórica para regocijo de los mexicanos.

Tras conseguir su segundo pase de anotación, las gradas retumbaron con el grito “¡MVP, MVP!” y la locura llegó en punto de las 5:00 pm locales con un espectacular bombazo de 64 yardas para Brandin Cooks con el que Brady sumó su tercer touchdown ante un Azteca que se entregó al ídolo de los Patriots.

Entre más dominaban el partido, la voz de los Raiders se extinguía poco a poco, como la llama del pebetero de Al Davis que estaba en el Estadio Azteca.

Pero toda esa euforia durante el partido quedó por detrás de los decibeles que rugieron cuando el legendario número “12” de los Pats, salió al campo tras prepararse en los vestidores para iniciar el tercer juego de temporada regular de la NFL que se realiza en México. Una aclamación incomparable, cuando Tom Brady trotaba en el entarimado que lo condujo al césped.

En aplausos y abucheos, la carrera de Tom Brady quedó sintetizada apenas pisó el Azteca. Pero pudo más el grito de aliento para el egresado de Michigan que las rechiflas.

¿Es posible jugar a un gran nivel después de los 40 en la NFL? Todos recordamos a Brett Favre y pensamos que es posible. Pero ver a Brady a los 40 a toda su capacidad y teniendo aún el brazo para poder dominar al rival, es de otro mundo. Este quarterback nos hace creer que los Patriots tienen una gran posibilidad de ganar su sexto Super Bowl esta temporada.

Tom Terrific lanzó para 339 yardas en 30 pases completos, de 37 intentos, tres touchdowns y un rating de QB de 131.9. A sus 40 años de edad mantiene un inverosímil paso para alcanzar las 5,000 yardas aéreas en la campaña.

No cabe duda que Brady --quien a la postre se convirtió en el primer pasador en tirar para al menos tres touchdowns en un partido, y también en el primer pasador en tirar para al menos 300 yardas aéreas en un partido, en tres países diferentes (Estados Unidos, Inglaterra y México)--, valió el boleto para aquellos afortunados que pudimos verlo en acción en el Coloso de Santa Úrsula.

A diferencia del año pasado, el tristemente célebre grito que un sector de la tribuna lanza no se escuchó.

Esa fue una muy buen noticia y la otra que se produjo fue el anuncio de la extensión de contrato entre la NFL y México. Extensión por tres años y que representa tener juegos de temporada regular hasta el 2021.

Y cómo no rendirse ante un jugador tan grande y dominante como Tom Brady. Afortunadamente, el quarterback más ganador en la historia del juego no defraudó a los aficionados que abarrotaron las tribunas del Estadio Azteca para verlo en acción.

Al final del partido, en conferencia de prensa, le preguntamos a Tom Brady qué había sentido al escuchar su nombre ser ovacionado en el Estadio Azteca. Brady sonrió y nos respondió directamente: “Fue muy cool. He jugado mucho tiempo en esta liga, pero se siente muy bien venir a otro país y tener una recepción así por parte del público. Espero que otros jugadores tengan la oportunidad de vivir lo que nosotros el día de hoy”.

Esta vez, Brady, como lo hicieron Pelé, Maradona, Ronaldinho o Julio César Chávez, conquistó al estadio Azteca repleto con 77,357 aficionados: “¡Bra-dy, Bra-dy, Bra-dy!”.

 

Mail: carloshorta2345@gmail.com

Twitter: @Hortattack

 
Todos los derechos reservados ® cronica.com.mx
Sitio desarrollado por GYL SYSTEMS