El efecto Weinstein y el lado más oscuro de Hollywood

2017-12-05 00:59:30

“Estaba preparada para dormir cuando alguien llamó a la puerta. Era la mitad de la noche, así que abrí una ranura de la puerta para ver quién era. Y él abrió la puerta de un empujón”, así comienza el relato de denuncia de la actriz italoestadunidense, Annabella Sciorra, para denunciar a Harvey Weinstein de haberla violado en la década de los noventa y acosado en los años siguientes a ese suceso.

El testimonio fue explícito: El productor entró en su casa y se descamisó mientras inspeccionaba si había alguien más. La actriz, que estaba sola y en camisón, afirmó que éste la acorraló en su habitación, ignoró sus peticiones para que se fuera de allí y la lanzó a la cama: “Pateé y grité”, dijo. El poder de Weinstein en la industria era imponente y la actriz temió denunciarlo. Esto ocurrió después de filmar The night we never met (1993).

Fue a partir del 5 de octubre, cuando The New York Times destapó el escándalo basado en “docenas” de testimonios de antiguos y actuales empleados de la empresa que no dudaron en dar detalles sobre el comportamiento de ­Weinstein. Según el rotativo neoyorquino, Weinstein llegó a acuerdos extrajudiciales con al menos ocho mujeres para resolver acusaciones de acoso sexual, incluido uno con la actriz Rose ­McGowan.

“Tuve una mala experiencia con Harvey Weinstein en mi juventud y como resultado elegí no volver a trabajar nunca con él y advertir a otras cuando lo hacían (…) Es inaceptable este comportamiento hacia las mujeres en cualquier campo y en cualquier país”, expresó en una carta Angelina Jolie, sobre su acecho en los años 90, quien también forma parte de esa lista de mujeres que lo denuncian.

Otra de las víctimas que han acusado al director es la actriz italiana Asia Argento, quien ha manifestado que Weinstein la violó cuando tenía 21 años. El productor la invitó a una fiesta en un hotel cercano a Cannes. Cuando la actriz llegó se encontró que el único asistente era él. Weinstein se puso un bañador y le pidió que le diera un masaje. La joven aceptó a regañadientes, y al poco él le quitó la falda y la forzó a practicar sexo oral. Aseguró que en ese momento se sentía culpable por un acto que para ella había resultado ser un “trauma horrible” al que accedió por no pelear con él y ante el miedo de que Weinstein terminara con su carrera, la actriz mantuvo relaciones sexuales con él en otras ocasiones.

Mira Sorvino, ganadora del Oscar por Poderosa Afrodita, también tuvo una mala experiencia en la habitación del hotel de ­Weinstein durante el Festival de Toronto de 1995: “Me empezó a masajear los hombros, lo cual me hizo sentir muy incómoda, y luego intentó pasar a lo físico, como persiguiéndome”. Su reacción fue decir que iba contra su religión liarse con hombres casados y se fue. Meses después volvió a intentarlo, presentándose en la habitación de ella, pero le comentó que su novio —un amigo suyo que iba a hacerse pasar por su pareja— llegaría en breve y Weinstein se marchó.

“¿Cómo salgo de esta habitación tan rápido como sea posible sin enfadar a Harvey Weinstein?” se decía Ashley Judd, en su testimonio de denuncia cuando fue acosada en un hotel de Beverly Hills a los 20 años. “Mi corazón estaba acelerado. Era una situación de pelear o huir y le dije: ‘No soy esa chica y nunca lo seré’”, señala Rosana Arquette, protagonista de Pulp Fiction, cuando Weinstein la obligó a tocarle el miembro. “Estábamos hablando en el sofá cuando de repente se abalanzó sobre mí e intentó besarme. Tuve que defenderme. Él es grande y gordo, así que tuve que resistirme con fuerza. Abandoné la habitación completamente asqueada”, dijo Lea Seydoux, quien tuvo también una mala experiencia, en esta ocasión durante la Fashion Week celebrada en París en 2012.

Gwyneth Paltrow fue una de las últimas en atreverse a denunciar al productor. Cuando sólo tenía 22 años, y justo después de haber sido elegida para protagonizar la adaptación de la novela Emma, de Jane Austen, la joven fue invitada a una habitación de hotel con Weinstein. Una vez en la estancia, el productor le sugirió que le diera un masaje, ofrecimiento que Paltrow rechazó. Poco después, se lo comentó a su entonces novio Brad Pitt, que se enfrentó al empresario sin ningún éxito.

Éstos son sólo algunos de los testimonios de las mujeres que lo denunciaron. Rostros icónicos de Hollywood que figuraban en esa lista de 30 que ahora supera las 82 víctimas, de acuerdo a la lista oficial que compartió Asia Argento en Twitter, en las que aparecen nombres como los de Lupita Nyong’o, Eva Green, Jessica ­Barth, Cara Delavigne y Amber Anderson, por mencionar algunos.

El cineasta se disculpó por haber “causado tanto dolor”, pero negó haber practicado relaciones sexuales no consensuadas. El 8 de octubre Weinstein fue despedido de su cargo de copresidente de la empresa The Weinstein Co. Poco después, la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood expulsó de sus filas al magnate. La mayoría de sus proyectos fueron suspendidos. El escándalo también tuvo consecuencias en sus relaciones con su esposa Georgina Chapman, que anunció haber tomado la decisión de “abandonar” a su marido.

 “Me alegro de que esto te esté ocurriendo despacio. No te mereces un balazo”, escribió Uma Thurman a Weinstein, sumándose a los muchos que lo repudiaron. La actriz se ha reservado su denuncia para encontrar el momento apropiado de “decir todo lo que tengo”. El mensaje concluyó con un “estén atentos”, acompañado el texto con una foto de su actuación en Kill Bill.

 
Todos los derechos reservados ® cronica.com.mx
Sitio desarrollado por GYL SYSTEMS