¿El fin de las precampañas?

2017-12-18 00:56:02

Las precampañas federales comenzaron el pasado 14 de diciembre y con ello se activaron diversos procesos. Uno de ellos es la prerrogativa establecida en la Constitución para contar con tiempo en radio y televisión, ya que en ella se establece que a partir del inicio de las precampañas y hasta el día de la jornada electoral quedarán a disposición del Instituto Nacional Electoral 48 minutos diarios en cada estación de radio y canal de televisión. Durante las precampañas, los partidos políticos dispondrán en conjunto de un minuto por cada hora de transmisión, esto implica 24 minutos diarios, por lo que considerando promocionales de 30 segundos se transmitirán en este periodo 11 millones de spots. Esta lluvia de propaganda existe por los cambios constitucionales de la reforma de 2007, que dotó a los partidos de este financiamiento en especie, no sólo para este periodo, sino para las campañas y la comunicación política de las actividades ordinarias para los partidos.

Otro resultado de la regulación de las precampañas en la legislación electoral, más allá de los estatutos de los partidos políticos, es la obligación de rendir cuentas respecto a sus ingresos y gastos en este periodo. Una vez que concluyan, el día 11 de febrero, cada precandidato a través de su partido deberá entregar su informe de precampaña el 16 de febrero. Los resultados de la fiscalización de las precampañas federales, así como las de las entidades con proceso a gobernador, serán discutidos y en su caso aprobados por el Consejo General del Instituto Nacional Electoral el 23 de marzo, sólo 35 días después de haber sido entregados los informes.

Se estima que para los procesos electorales 2017-2018, el número de informes de precampaña que podrían ser presentados a la Unidad Técnica de Fiscalización del INE pueden alcanzar más de 52 mil, y cada uno de ellos será analizado y en caso de detectar irregularidades, éstas serán sancionadas. Aquellos precandidatos que no rindan cuentas o que rebasen el tope de gastos establecido, pueden perder la oportunidad de competir como candidatos.

Tanto la disponibilidad de tiempo en medios, como la obligación de reportar ingresos y gastos provienen de reformas constitucionales que regularon las precampañas. La inexistencia de normas ponía en riesgo el principio de equidad en los procesos internos de los partidos políticos, debido a que no existía un tope en los gastos de precampaña y los precandidatos no tenían que declarar el origen de sus recursos, de modo que no se sabía si provenían de fuentes públicas o privadas y la presencia de los precandidatos en los medios de comunicación masiva estaba en función de su capacidad de gasto.

Si bien en muchos casos los partidos cuentan con precandidatos únicos y los recientes criterios del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación apuntan a que puede haber uso de la pauta en medios de estos precandidatos, eso no significa que las precampañas deban dejar de existir. Las precampañas deben ser el mecanismo a través del cual los partidos puedan elegir democráticamente a sus candidatos y, como ya se ha mencionado, antes de regular las precampañas lo que prevalecía era la opacidad. La tendencia de los partidos a elegir a sus precandidatos a través de asambleas nacionales o convenciones de delegados es un indicativo de la falta de democracia al interior de los mismos, pero no por ello debemos dejar de observar lo que pasa en estos procesos, al contrario, existe una mayor necesidad de tenerlos bajo la lupa, después de todo, uno de ellos será el próximo Presidente de la República.

rosagomeztovar@outlook.com

 

 
Todos los derechos reservados ® cronica.com.mx
Sitio desarrollado por GYL SYSTEMS