Feministas, ladrones y pesebres

2017-12-28 00:56:07

La irrupción de una activista del más enfebrecido y radical feminismo, Alisa Vinogradova, con las tetas al fresco (lo escribe así Alejo Carpentier en “Concierto Barroco”) en un intento de secuestrar al hijo de Dios del pesebre del Vaticano, nos lleva a varias consideraciones, todas ellas orientadas a la sugerencia para crear una fiscalía especial para la divina infancia.

Si los activistas de los Derechos Humanos han engrosado el corpus jurídico nacional con una ley (idiotamente llamada) para los niños, niñas y adolescentes (como si no pudieran simplemente decir, menores de edad), también podrían iniciar un movimiento reivindicador cuya culminación sea la creación de una Comisión Nacional de los Derechos Divinos.

También podrían agregarle a la controvertida Ley de Seguridad Interior un artículo sobre la protección de los niños de los pesebres, porque en Reynosa, Tamaulipas —tierra de violencia incontenible—, ni el divino infantito se ha salvado de la mano peluda de los delincuentes, quienes la noche del 26 lo secuestraron sin saber hasta ahora si, por su augusta presencia de regreso al portal, se deba pagar una recompensa.

Si en este país todo se resuelve con una fiscalía para proteger cualquier caso, en vez de aplicar la ley para todas las irregularidades necesitadas de ella, pues bien se puede pensar en algo como eso. Si los seres celestiales, o sus representaciones, sufren por los delincuentes, se debería buscar a un fiscal.

Yo les propongo a Santiago Nieto, se ha quedado sin empleo conocido.

Pero esos casos no son los peores. Peor sucedió en Veracruz, donde los jalapeños se sintieron (no es albur) desprotegidos y tristes pues el nacimiento entero frente a la plaza de gobierno, a la vista el año anterior, sencillamente no aparece. Nomás se ve el puro arbolote.

Y ya entrados en esto , pues también se debería hacer algo, una oficina especializada, de menos, para investigar los susodichos adornos, pues en Chilpancingo uno de ellos, colocado como parte de la enorme simbología de los “43” y su comercialización, fue (como dicen los cronistas policiacos), pasto de las llamas.

Pero regresemos al Vaticano con la noticia entera:

“Ayer (26) una activista con el torso desnudo del grupo feminista Femen intentó llevarse la estatua del Niño Jesús en el pesebre navideño de la Plaza de San Pedro del Vaticano, pero la Policía se lo impidió.

“De acuerdo con lo informado por un testigo, la mujer saltó sobre las vallas y se lanzó sobre el pesebre, formado por figuras de tamaño real, gritando, Dios es mujer. La activista tenía la misma consigna pintada en su espalda descubierta.

“El incidente ocurrió unas dos horas antes de que el papa Francisco diera su mensaje navideño a unas 50,000 personas en la plaza.

“El sitio web del grupo la identificó como Alisa Vinogradova y la llamó una sextremista. Dice que el objetivo del grupo, que fue fundado en Ucrania, es la completa victoria sobre el patriarcado.

“Otra activista de Femen protagonizó una acción similar en la Navidad de 2014 pero logró sacar la estatua de la cuna antes de ser arrestada. El grupo es conocido internacionalmente por realizar sus protestas con los pechos al descubierto.

“Con esta acción quería protestar contra la moral sexual del Vaticano y el intento de influenciar en las mujeres y su derecho a su propio cuerpo, señala un comunicado de la organización.

“Un niño no es de Dios, sino de una mujer”, añade el texto.

Como todos podemos ver, la señora Vinogradova de seguro anda borrachita como canción de Tata Nacho. Si su lucha es contra el patriarcado no deberían caer en actitudes trasnochadas, ¿Cómo está eso de adjudicarle a una mujer la propiedad de un niño?

En todo caso un niño ni es de Dios ni tampoco de su mamá. No de su papá. No es de nadie. Las personas no tenemos duelo, excepto en casos agudos de vida sentimental.

“Mía o de nadie”, grita el Otelo cuando le clava dos puñaladas a su amante infiel en pleno corazón compartido… y se lo deja partido, sin escuchar ni siquiera la canción de Alejandro Sanz.

Pero estas cosas del feminismo, la radicalización de los Derechos Humanos y todo lo demás son las exageraciones de la libertad en nuestro tiempo aun cuando el rollo ese de las mujeres y las sobrevaloraciones de la condición femenina ya vienen de mucho tiempo atrás.

El asunto incomprendido por la señora Vinogradova, de quien es el dueño de un niño, ya fue resuelto hace más de dos mil años por el sabio Salomón y a su manera por Herodes, cuya “hazaña”, por cierto, hoy recordamos con santa indignación: la matanza de los inocentes.

Sea pues…

rafael.cardona.sandoval@gmail.com

elcristalazouno@hotmail.com

 
Todos los derechos reservados ® cronica.com.mx
Sitio desarrollado por GYL SYSTEMS