Inflación,el espanto imbatible

2018-01-03 00:16:46

DR. AGUSTÍN CARSTENS CARSTENS,

EXPRESIDENTE DEL BÁNXICO:

 

+La inflación es como el pecado:

cada gobierno la denuncia,

pero cada gobierno la practica

Georg Christof Lichtenberg

 

¿Le funcionó la prospectiva, doctor? ¿Supo usted cuándo sería imposible frenar el avance de la inflación? ¿Preparó su salida justo a tiempo del Banco de México..? Porque como si se hubiese cronometrado, el alza inflacionaria comenzó a manifestarse públicamente escaso tiempo antes de entregar usted el cargo a su sucesor.

Su respuesta podrá ser que tal coincidencia fue uno de los tantos imponderables de la economía y nadie, quizá, pueda refutarle porque esa es la maravilla de cualquier imponderable. Como en la religión, hay que creer aunque no se pueda comprender…   

Al menos, doctor Carstens, según el rumbo que con tanta inteligencia y precisión habría determinado usted como el indicado para combatir la inflación mexicana: el retiro del circulante para frenar el gasto nacional hasta en la compra de frijoles.

Frenar gasto implica frenar la economía y el desarrollo de un país y su principal implicación es el perjuicio a la gente más débil del abanico económico poblacional.

¡Pobres pobres, doctor..! Comoquiera que sea, son los eternos paganos. En esto de disminuir la inflación con su receta de retirar circulante del mercado de dinero, bueno, la misma pastilla se debe tragar el paciente para frenarla y ¡mocos, en uno como en el otro caso los pobres son quienes más la sufren..!

Siempre ha existido otra forma de mantener la inflación a raya, usted bien sabe que es la productividad. Este espacio se cansó de pedirle, doctor, que lo intentara con esta segunda pastilla aunque el efecto positivo se alargara e implicara más trabajo. La productividad a nadie daña, solo beneficia desde el bolero hasta al banquero, en forma equitativa, claro. ¿Qué lugar ocupa México en la productividad mundial? Casi pegado al suelo, ¿verdad? Se nos dice mucho que debemos elevarla y hasta se nos dan cifras -ridículas, claro- sobre su evolución, pero como la inflación es asunto del Banxico, el Ejecutivo y el Legislativo federales no ponen las reglas para acrecentar la productividad y el pueblo pueblo no tiene manera de/ni sabe qué es eso y cómo lograrlo.

Y así empezó el incremento inflacionario cuando usted dejó el Banco; pasito a pasito, pero creciendo. Se nos informó que si 2017 fue difícil por todos los espectros que nos persiguieron, 2018 ya tiene los suyos propios -políticos, económicos, sociales y electorales- para la corretiza que nos espera y no hay dónde protegerse. Ya no solo las clases más desheredadas; ahora ya también la araña inflacionaria alcanzará a las clases medias bajas, medias medias y medias altas y podrá multiplicar sus víctimas en su ascenso por la escala poblacional y frenarse llegando a donde están los limpios de culpas y libres de sustos económicos por ser las gloriosas clases altísimas de este país, tan escasas pero tan poderosas que la inflación les hace mucho menos que el aire a Juárez… Sus queridos excolegas del Banxico quizá puedan controlarla con medidas mucho más dolorosas que cuando usted logró la hazaña antinflacionaria neoliberal, que tanto respeta a los grandes poderosos del dinero.

¿Y oootra vez, que Dios nos agarre confesados..?

¿Y si Dios también se cansó ya..?

 Entonces, aunque suene hipócrita y burlón, hay que decirlo:

¡Feliz 2018 con todo y sus desventuras anunciadas..! Somos mexicanos, aguantamos vara…

 

Internet,  m760531@hotmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Blog: leopoldomendivil.com

 
Todos los derechos reservados ® cronica.com.mx
Sitio desarrollado por GYL SYSTEMS