La piel de Venus o los juegos psicosexuales

2018-02-06 21:42:02

La sexualidad, la violencia, el cuerpo tomado como objeto y la opresión en las dinámicas de pareja, son los temas que han sido retomados por el autor David Ives y la directora Angélica Rogel, quienes hacen mancuerna para hacer posible la puesta en escena La piel de Venus, basada en novela La Venus de las pieles del escritor austriaco Leopold von Sacher-Masoch, que ha sido adaptada al cine en cinco ocasiones, entre las cuales destaca la versión de Roman Polanski en 2013. Una historia vista desde estos sucesos sociales, sin dejar atrás su tema principal: el masoquismo.

La puesta en escena La piel de Venus se presentará en el Teatro Benito Juárez del 6 de febrero al 14 de marzo con las actuaciones de Gabriela Zas y Gerardo Trejoluna: “Nuevamente el Sistema de Teatros de la CDMX confió en nosotros y en el éxito que tuvo la obra en su primera temporada. Es una historia que aborda muchos temas de interés social”, mencionó Angélica Rogel.

Se trata de un montaje que se desarrolla a través de dos personajes, uno masculino y otro femenino, mismos que dan juego a una confrontación de poder de una forma elegante en la dirección de la también actriz Angélica:

“A través de estos personajes, el elenco expone el juego de poder en las relaciones interpersonales y, también, en el ambiente artístico teatral, con cambios de estatus entre el dominante y el sumiso, entrelazados por el tema del sadomasoquismo”, comentó la actriz Gabriela Zas.

La historia comienza en una noche de tormenta; después de una larga jornada de audiciones, Tomás —dramaturgo y novato director—, se queja de su poca fortuna para encontrar a una actriz que encarne a la protagonista de su última obra, una adaptación que él mismo ha hecho de la novela La Venus de las pieles, original de Leopold Von Sacher-Masoch.

Bajo este panorama aparece Wanda, una actriz que aparentemente no tiene nada en común con el personaje, más allá del nombre. Tomás accede a hacerle la audición y la relación entre la actriz y el director va subiendo de tono, mientras se mezcla la vida de ellos con la de los personajes.

La productora hace un juego de roles, entre lo que se ve y lo que se siente, es por eso que el espectador en todo momento se mantiene atento a lo que relata la historia. Para muchos el masoquismo es una forma de lastimarse o de insulto hacia algunas personas, pero para algunas personas más es algo satisfactorio y siempre están en busca de ello.

Para la directora es una manera de mostrar esta situación desde un punto de vista actoral que a muchos les permitirá entenderlo, “como productores de una obra siempre estamos en busca de temas de interés y esta obra por el sólo hecho de ser un juego sexual, atrae al público por sí solo”, dijo Rogel.

Añadió, “el erotismo esta siempre presente en nuestros personajes. Es un juego en el que se envuelven cada uno de ellos y eso permite al espectador sumarse a la historia y ver que es lo que verdaderamente sucederá”.

Una puesta en escena que trata con mucha calidez el tema de la sexualidad, “es una palabra muy fuerte, que puede asustar a muchos, a estas alturas creo que ya tenemos más la mente abierta, pero siempre debemos dominar bien el tema y darle la delicadeza que se merece y mucho más aún cuando hablamos del tema de masoquismo”, concluyó la directora de la obra.

 
Todos los derechos reservados ® cronica.com.mx
Sitio desarrollado por GYL SYSTEMS