La lección de Chihuahua

2018-02-07 01:35:16

A las diez de la mañana del pasado domingo cuatro de febrero, alrededor del Ángel de la Independencia se podía observar el paso de decenas de ciclistas que disfrutaban pedalear sus bicicletas por buena parte del Paseo de la Reforma, como todos los domingos, libre de los miles y miles de automotores que todos los días transitan por ahí. Una mañana espléndida, con un sol que calentaba rápidamente el ambiente y que sugería que al mediodía la temperatura ascendería por arriba de los 20 grados.

Muchos de los capitalinos que simpatizamos con esta gran gesta anticorrupción del pueblo de Chihuahua nos encontramos ante un dilema, asistir a solidarizarnos con la “Caravana por la dignidad” que había partido el pasado 20 de enero desde Ciudad Juárez recorriendo alrededor de dos mil kilómetros en dos semanas, para acompañarlos en su último recorrido en la Ciudad de México, del Monumento a la Independencia al Hemiciclo a Juárez o quedarnos cómodamente en casa para ver el mejor partido de la jornada futbolera, ya que al mediodía se celebraría en Ciudad Universitaria el encuentro entre los invictos Pumas de la UNAM y los Tigres de Monterrey. Para quienes somos Pumas de corazón el dilema no era menor, seguramente muchos optaron por brindar su solidaridad a distancia.

Otros, entre ellos, Fernando Belaunzarán y yo decidimos que era un imperativo caminar por las calles de la ciudad junto a ese puñado de mujeres y hombres norteños que viajaron miles de kilómetros para darnos a los mexicanos la esperanza de que vale la pena enfrentar a todo el aparato federal de gobierno, enfrentar la campaña despiadada que se ha realizado en muchos medios de comunicación, las calumnias fabricadas aceca de la tortura a Alejandro Gutiérrez, ex Secretario General del PRI; encarar la mezquindad de muchos políticos que dicen estar contra la impunidad y corrupción, pero que ahora voltearon la cara para no verse “comprometidos”.

Haber golpeado el corazón de la corrupción del gobierno federal priista, denunciando la triangulación desde la Secretaría de Hacienda (los intocables, puros superiores tecnócratas) con los gobiernos estatales priistas, luego al PRI nacional, con un caso concreto basado en pruebas verificables como el del ladrón y prófugo César Duarte, a quien la Secretaría de Hacienda le permitió convertirse en banquero autorizándole su propio banco, en el que depositó los recursos del gobierno estatal y desde ahí cometer el mayor robo al pueblo de Chihuahua.

El compromiso de Javier Corral de combatir la corrupción e impunidad tuvo ya sus primeros logros: logró despertar la esperanza de cientos de miles de mexicanos, al demostrar que es posible dar esta gran lucha.

Logró obtener el compromiso de que el gobierno federal regresase a Chihuahua los fondos que le había retenido como “castigo” por haberlos “descubierto y encontrado” en esta corrupción. Logró que al ladrón y prófugo César Duarte, lo busquen y puedan detenerlo en cualquier momento; logró desenmascarar a los oportunistas que solo “luchan” por sus propios intereses y son incapaces de otorgar solidaridad a causas justas.

No podemos dejar de lado el apoyo que debemos otorgar al gobernador Javier Corral en su exigencia de extraditar a Duarte e ir hasta las últimas consecuencias; como lo dijo enfáticamente en el Ángel de la Independencia, estas demandas no son negociables ni se puede optar por el perdón.

Excelente lección para los mexicanos, la de la lucha anticorrupción y en contra la impunidad. Valió la pena ir a caminar junto a ellos. ¡Ah!, y los Pumas ¡ganaron dos a cero! Domingo redondo.

Mail: renearcecirigo@gmail.com

Fb: René Arce

Web: renearce.com

Tw: @renearcemx

 
Todos los derechos reservados ® cronica.com.mx
Sitio desarrollado por GYL SYSTEMS