Hallan evidencias del legado de los Reyes Serpiente mayas

2018-02-07 23:51:22

Algunas de las 60 mil estructuras localizadas con LiDAR (Light Detection and Ranging, por sus siglas en inglÚs).

En la selva que se extiende entre México y Guatemala habitaron durante época prehispánica 20 millones de mayas y destacó una dinastía llamada los Reyes Serpiente. Así lo indican nuevos estudios hechos por 30 arqueólogos que forman parte del programa National Geographic Society, quienes identificaron 60 mil estructuras mayas a través de percepción remota en 2 mil kilómetros cuadrados de dicha área. 

Esta investigación inició en 2016 y el próximo 11 de febrero se transmitirá el documental Tesoros Perdidos de los mayas, donde se detallarán los principales hallazgos como las fortalezas y pirámides en la cima de cerros guatemaltecos, además de posibles centros de control de la dinastía Serpiente en territorio mexicano.

De acuerdo con Francisco Estrada-Belli, explorador de National Geographic y arqueólogo por 20 décadas en la Antigua ciudad Holmul (al norte de Petén, Guatemala), el mapeo subterráneo en la cubierta forestal arrojó la existencia de más de 60 mil estructuras desconocidas y puso al descubierto una vasta red de ciudades, fortificaciones, granjas y rutas.

También, agrega, dejó a la vista un gran trabajo de ingeniería y áreas agrícolas especializadas y capaces de proveer sustento alimenticio a una población masiva a un nivel casi industrial, dejando a un lado la creencia de que las ciudades mayas estaban aisladas y fueron autosuficientes.

“Había muchas incógnitas antes de que iniciáramos el proyecto, pero este recorrido con LiDAR (Light Detection and Ranging, por sus siglas en inglés) nos aclaró algunas, pero otras se abrieron; por ejemplo, nos dimos cuenta que había grandes fortalezas alrededor de la ciudad de Tikal y que al tema de la guerra hay que darle una nueva dimensión, lo cual nos llevará a entender la pregunta más fundamental de los mayas: su colapso alrededor del año 1000 d.C.”, destaca Estrada-Belli.

Con esta tecnología financiada por Fundación PACUNAM LiDAR, añade, pudieron mapear 2 mil kilómetros cuadrados de selva, analizar la información captada con realidad aumentada sin tener que cortar un solo árbol del ecosistema. A partir de esos estudios determinaron que la población maya no fue de 1 o 2 millones de habitantes, sino 20 millones asentados a lo largo de las llanuras.

“Es una cantidad que representa alrededor de la mitad de la población europea total en aquel momento, en un área con apenas el tamaño de Italia y aún hay algunas docenas de lugares que están escondidas entre la selva, no solamente en Guatemala sino en el sur de Campeche, Chiapas y Quintana Roo”, precisa.

Sobre si el daño al ambiente fue el motivo del colapso maya, Estrada-Belli responde que no.  “Antes de la evidencia capturada en esta investigación, se decía que los mayas habían destruido su medio ambiente, deforestando pero hoy vemos que invirtieron muchos recursos en construir sistemas de control de agua y moderar la erosión enriqueciendo los suelos”.

Eso, explica, es aparentemente un sistema mucho más sostenible de lo que antes se les atribuía, “esto quiere decir posiblemente, que es menos viable el cambio ambiental como causa del colapso”.

SERPIENTE. El arqueólogo Francisco Estrada-Belli también descubrió evidencias del legado de los Reyes Serpiente, al excavar un friso gigante grabado en piedra y una tumba real en la profundidad de las pirámides de la ciudad de Homul, que dan registro de la dinastía de los Reyes Serpiente.

“El reino de los Reyes Serpiente tenía su capital primero en Quintana Roo, eso fue del 400 a.C. al 220 d.C. y luego cambió la capital del poder al sur de Campeche, en Calakmul. Desde esas dos capitales, los reyes de la dinastía Kaal manejaban alianzas y un sistema de vasallos que controlaban, incluso en lugares como Tikal tenían un rey vasallo. Esto continúo por lo menos 200 años hasta que fueron derrotados por Tikal, empezando el año 395 d.C”, detalla.

De acuerdo con el documental de National Geographic, Tesoros Perdidos de los Maya, el modo en que esta dinastía dominó el mundo maya fue a través de conquistas, matrimonios y reyes que eran títeres. Estos reyes Serpiente eran desconocidos, hasta que los expertos descifraron inscripciones y ahora las evidencias apuntan a que su poder se extendió desde México y Belice, y a lo largo de Guatemala.

Uno de los retos que tienen los científicos, destaca Estrada-Belli, es estudiar las nuevas zonas urbanas y rurales para entender su organización, las forma de seleccionar las áreas de cultivo, las rutas de comercio y la distribución del parea urbana, es decir, “hay muchas maneras de leer la organización política desde la distribución y relaciones de poder”.

¿Se enfocarán en estudiar alguna de las estructuras halladas?

—Las fortalezas nos han llamado mucho la atención porque es algo novedoso, se construían las fortalezas en el oeste de la sierra maya, en la zona del Río Usumacinta… pero no en las laderas de los cerros, eso novedoso para el área central maya.

“Vamos a excavar esas fortalezas para saber a qué época pertenecen. Aparte hay unas pirámides aisladas que están colocadas arriba de los cerros más altos, ahí no está claro si son santuarios a los ancestros, o si realmente fueron torres para avisar de los enemigos. Eso es un elemento importante que indagaremos”, responde.

 

►  Tesoros Perdidos de los mayas de National Geographic se estrenará en México el domingo 11 de febrero a las 20:00 horas

 

 
Todos los derechos reservados ® cronica.com.mx
Sitio desarrollado por GYL SYSTEMS