Código genético I

2018-03-01 00:04:09

Ahora que estamos viviendo un momento histórico en el que se pone en entredicho la supervivencia del TLCAN y en general de América del Norte, vale la pena preguntarnos qué tan profundos son los lazos históricos compartidos por la región y de qué manera han ayudado a configurar la relación actual.

En El Código Genético de América del Norte, Robert Pastor considera que el código genético de la región está constituido de fibras entretejidas que evolucionan a través del tiempo: la geológica; la migración de flora, fauna y humana;el encuentro entre europeos y nativos, que involucra un choque entre la herencia colonial e indígena;así como el surgimiento de las naciones, la más complicada de interpretación.

De estas fibras, la migración es la que ha forjado continuamente a las naciones de la región: los arqueólogos coinciden en los primeros migrantes a América del Norte provenían de Eurasia, a través del Estrecho de Bering, los cuales se asentaron, se organizaron y conformaron sociedades basadas en la agricultura sedentaria, siendo la de México, la que mayor población nativa tenía, estabilidad y con una civilización avanzada: los aztecas.

Sin embargo, fueron las tres grandes potencias europeas: España, Inglaterra y Francia, las que a partir del siglo XV rebanaron América del Norte y le inyectaron un código genético distinto a cada una de las regiones: España, conquistó el territorio mexicano, gobernó a los pobladores y utilizó su mano de obra para minar plata; por su parte, los ingleses que viajaron a territorio estadunidense fueron colonos que huían de la persecución religiosa y buscaban crear una nueva vida en una nueva tierra; mientras que los franceses siguieron los patrones de los españoles y se establecieron con la finalidad de enriquecer a la corona a través del comercio.

Después de varios siglos de choque cultural entre colonos y nativos, la lucha por la independencia fue larga y forjada por el conflicto armado en los Estados Unidos y en México, mientras que en Canadá fue pacífica, gradual y deliberada.

A partir de ese momento, las tres naciones conformaron uncódigo genético propio, basado en valores e intereses diferentes: Estados Unidos, que ha liderado la región en todo momento,conformó un marco político-social basado en la migración, la libertad, el equilibrio de poder yel liderazgo internacional; México en una constante definición de proyectos de nación, crisis y búsqueda de justicia, pasando de una economía cerrada a una neoliberal y reconocido por su diplomacia regional e internacional; mientras que Canadá anglo y francoparlante, se unió en una sociedad conservadora, pacífica y encaminada a mantener la paz internacional.

Finalmente, podemos decir que América del Norte es una región de contrastes con un código genético complejo, que absorbe y se adapta a lo externo; que ha oscilado entre paz, conflicto, resistencia, cooperación, integración y nacionalismo, y que en sus últimas tres décadas de historia ha reducido barreras (TLCAN) y también las ha levantado con muros, conformando una región única en el sistema internacional n



cpi@prodigy.net.mx

 
Todos los derechos reservados ® cronica.com.mx
Sitio desarrollado por GYL SYSTEMS