El INAI, mi desiderĂ¡tum

2018-03-24 22:27:42

Por su propia naturaleza de institución garante de derechos fundamentales de la población, el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) está obligada a mantener una posición crítica ante los poderes de la Unión y los tres niveles de gobierno. Debe ser un tanto incómoda para otras instituciones. “Lo que resiste apoya” diría el clásico. Es crítica al tiempo que contribuye a la preservación y fortalecimiento de la institucionalidad democrática.

En ese quehacer, el INAI exhibe fortalezas, pero también son identificables posibilidades de mejora. Para sustentar mi aspiración a ser designado como Comisionado del INAI, he presentado un programa de trabajo, cuya síntesis hoy comparto con los lectores.

A mi parecer, las responsabilidades del INAI se articulan en torno a cuatro ejes: 1. Transparencia y acceso a la información pública, 2. Protección de datos personales, 3. Archivos, y 4. El INAI y el Sistema Nacional Anticorrupción. Por supuesto, cada uno de ellos implica una dimensión interna y otra externa.

En el ámbito interno me parece relevante revisar la estructura organizacional y la distribución de competencias entre distintas áreas. A primera vista pareciera un número excesivo el de cinco secretarías y veinticinco direcciones generales, pero no hay que prejuzgar. Hay que hacer un análisis cuidadoso y responsable. Además, es necesario avanzar en la implantación del Servicio Civil de Carrera.

Hoy en día, el área de mayor desarrollo es el derecho a conocer, el acceso a la información pública. Para fortuna nuestra, la población está alcanzando niveles cada vez mayores de consciencia sobre sus derechos en este campo, lo que se refleja en un número creciente de medios de impugnación que presenta ante el INAI, ante negativas de acceso de los sujetos obligados o entrega de información incompleta. La función jurisdiccional se ha tornado compleja, de alta especialización. Sin embargo, debemos evitar convertirla en un tema sólo accesible a “los iniciados”. Ello haría lejano el vínculo del INAI con su foco de atención: los ciudadanos y la garantía de ejercicio de sus derechos. La función jurisdiccional, de suyo importante, debe producir resoluciones claras, precisas, y comprensibles para todos.

En mi opinión, es necesario perseverar en el desarrollo de la cultura de la transparencia, entre la población y entre los servidores públicos. Se requiere fortalecer la consciencia del derecho de acceso, particularmente entre los sectores vulnerables de la población. Igualmente conviene a la legitimidad de las instituciones el despliegue creciente de acciones de transparencia proactiva, y el incentivo a políticas de reutilización de la información y de datos abiertos, así como políticas de gobierno abierto en las que se impulse la participación y colaboración de la sociedad.  Es necesario impulsar practicas positivas de los sujetos obligados para motivar y fundamentar de mejor manera las respuestas en la atención de las solicitudes. Cuando se determine la reserva de la información, la prueba de daño que se formule debe ser técnicamente sólida y convincente

En materia de protección de datos personales nos encontramos ante un amplio desafío. Para brindar un mejor entorno para el ejercicio de derechos ARCO, estimo necesario promover la evaluación permanente de los registros de datos personales en posesión de los sujetos obligados, a fin de verificar que cumplan con los principios de licitud, finalidad, lealtad, consentimiento, calidad, proporcionalidad, información y responsabilidad; y que los responsables que realicen transferencias, observen a cabalidad los deberes de confidencialidad y seguridad.

De igual modo, es adecuado promover la implementación de buenas prácticas y medidas de autorregulación, así como concertar formatos estructurados y de uso común por los sujetos obligados, que permitan la interoperabilidad de los datos, a efecto de que los titulares puedan ejercer la portabilidad como una forma acceso a sus datos personales.

Urge fortalecer los mecanismos de acompañamiento a los sujetos obligados en la elaboración y aplicación de evaluaciones de impacto en la protección de datos y promover la suscripción de convenios internacionales, particularmente en el campo del comercio electrónico, a fin de que los datos personales de los connacionales sean protegidos adecuadamente por las empresas ubicadas fuera y dentro del territorio mexicano. El INAI debe tomar un papel más activo en el perfeccionamiento de la normativa nacional y promover la armonización legislativa en materia de datos, pues aún faltan por emitir su normativa los Estados de Nuevo León, Oaxaca y la Ciudad de México.

En lo que concierne a archivos, es oportuno pensar en esquemas que permitan el flujo de experiencias entre los distintos archivos públicos y privados, que permitan recuperar las mejores prácticas y consolidar una práctica archivística homogénea y de vanguardia.  El reconocimiento del valor que tienen los documentos para la administración pública y para la memoria de la sociedad, permitirá que las personas y las instituciones, aporten sus mejores esfuerzos para cuidar y preservar los distintos acervos. La conciencia de la importancia intrínseca de todos los registros, conducirá a su adecuado manejo y disposición. En el plano de las políticas públicas, la cultura de cuidado tendrá que verse reflejada en la provisión de recursos humanos, materiales y financieros suficientes para garantizar que los documentos sean conservados como el patrimonio que constituyen.

El papel central del INAI en el Sistema Nacional de Transparencia le exige asumir liderazgo como órgano del Estado Mexicano responsable de fijar la política nacional en materia de transparencia. Conviene evitar las tentaciones centralistas y reconocer la generación de sinergias como una vía más productiva para el fortalecimiento y buen despliegue de las funciones de los órganos garantes a lo largo y ancho del país.

Finalmente, pero no, por último, en su calidad de miembro del Sistema Nacional Anticorrupción, el INAI tendrá que asegurar su incorporación en las políticas de combate a la corrupción, particularmente en aquellas de naturaleza preventiva, como elementos útiles para inhibir las conductas desviadas en la administración gubernamental. Además, es relevante la posibilidad de que el INAI lleve al seno del SNA la visión de los órganos garantes de las entidades federativas sobre la vinculación entre el combate a la corrupción y el acceso a la información y la transparencia, lo que implica promover la incorporación de las percepciones y particularidades regionales y estatales. La visión ciudadana a que está llamado el INAI, permitirá brindar a este sistema una mayor sensibilidad ante las inquietudes de las personas y propiciará un mejor vínculo con la sociedad civil.

Sostengo, debo decirlo, una visión garantista de protección de derechos fundamentales. A lo largo de mi vida pública, he insistido en que la legitimidad del Estado tiene como soporte fundamental la acción de instituciones que se saben al servicio de la sociedad.

 

Javier Santiago Castillo

Profesor UAM-I

@jsc_santiago

www.javiersantiagocastillo.com

 
Todos los derechos reservados ® cronica.com.mx
Sitio desarrollado por GYL SYSTEMS