Un gobierno que no acepta críticas, siembra intolerancia: EPN

2018-04-17 01:13:09

El presidente Enrique Peña Nieto calificó de injusto e irresponsable poner en duda la valía de las organizaciones de la sociedad civil.

“Un gobierno que no acepta la crítica, el escrutinio público y la libertad de expresión, es un gobierno que siembra la intolerancia y la confrontación en la sociedad”, afirmó.

El mandatario realizó un recorrido por el Museo Memoria y Tolerancia, donde se inauguró la exposición de un fragmento del Muro de Berlín, que es el símbolo más conocido de la Guerra Fría y de la división de Alemania.

Acompañado por Sharon Zaga, presidenta y cofundadora del Museo Memoria y Tolerancia, el Jefe del Ejecutivo destacó que la historia de México es el recorrido de un camino que pasó por el respeto de las diferencias y el papel protagónico de la sociedad, es decir, una ruta de memoria y tolerancia.

Insistió en que “la tolerancia es clave para lograr una convivencia en armonía entre quienes piensan distinto y son diferentes”.

Consideró que la tolerancia “es un valor especialmente importante para un país multiétnico y pluricultural como el nuestro, que se define por su diversidad”.

En su opinión, el trabajo del Museo Memoria y Tolerancia es una prueba más del compromiso de la sociedad civil con la promoción de los derechos humanos.

En su intervención, Sharon Zaga, consideró que la inauguración de la pieza “Muro de Berlín” es muy significativa, “para evitar que estos muros de la vergüenza separen sueños, familias, y sobre todo, eliminen derechos”.

Por ello, Zaga pidió que “luchemos por que la educación y la conciencia nos lleven a una cultura de paz y tolerancia”.

La presidenta del Museo señaló que éste no sólo trata del pasado, sino que es, sobre todo, “un museo del presente, porque aquí no sólo se recuerda, se aprende de los errores del pasado para no repetirlos”.

CALLAR SERíA SER COMPLICE. En su mensaje en el Museo Memoria y Tolerancia, el presidente Peña Nieto aludió al acuerdo alcanzado hace dos días en Lima, Perú, por 16 países del Continente Americano para alzar la voz y pedir la restauración de la institucionalidad democrática en Venezuela, así como el respeto a los derechos humanos y la plena vigencia del Estado de Derecho.

“Hicimos un exhorto al gobierno venezolano para que permita el ingreso y la distribución de la ayuda humanitaria que mitigue los graves efectos del desabasto, especialmente de alimentos y medicinas”, informó.

Destacó que “callar ante lo que está sucediendo en Venezuela es aceptar la violación de derechos fundamentales. No denunciar la crisis política, económica, social y humanitaria en ese país significaría ser cómplices de quienes pretenden destruir sus instituciones democráticas”.

MÉXICO SOLIDARIO. El mandatario mencionó que México tradicionalmente “ha abierto sus puertas a personas y grupos que, por diversos motivos, tomaron la decisión de abandonar sus países. Por ejemplo, huyendo de la intolerancia miles de personas de ascendencia judía llegaron al país en la primera mitad del siglo XX”.

Llegaron por necesidad, dijo, “pero se quedaron por amor a México formando una gran familia y realizando invaluables aportaciones al desarrollo nacional. Muestra de ello es, justamente, este Museo”.

Indicó que “en los años 30 y 40 nuestro país también recibió a miles de refugiados españoles acosados por el régimen franquista, y a otros tantos perseguidos por el nazismo y el fascismo. Asimismo, en los años 70 nuestro país recibió a cientos de personas del exilio chileno y argentino, quienes encontraron aquí espacios y oportunidades de vida”.

“Esta vocación de apoyo a los refugiados y a los migrantes sigue viva en México. Tan sólo en los últimos cinco años nuestro país ha brindado refugio y protección complementaria a cerca de nueve mil personas, principalmente de Honduras, El Salvador, Guatemala y Venezuela”, aseveró.

Al término del acto, el mandatario recorrió la sala Genocidio y la sala Tolerancia del Museo, durante el cual recibió una explicación por parte de Sharon Zaga.

A su salida por la Cancillería, un hombre de Naucalpan llamado Enrique Quijas, irrumpió pidiendo saludar al presidente Peña Nieto; la forma atropellada provocó alerta entre integrantes del Estado Mayor Presidencial que de inmediato lo contuvieron. El mandatario lo reconoció y le dijo que no se acercara de esa forma.

 
Todos los derechos reservados ® cronica.com.mx
Sitio desarrollado por GYL SYSTEMS