Blanca Guerra y el poder de la memoria en El Zoológico de cristal

2018-05-09 01:02:13

Blanca Guerra, Adriana Llabrés, Pedro de Tavira Egurrola y David Gaitán son los actores.

“Me identifico con El Zoológico de cristal porque yo crecí con una madre sola, mi papá murió antes de que yo naciera, entonces viví con mis abuelos y con una familia grande, lo que se diferencia de la familia de la obra”, comentó la actriz Blanca Guerra en entrevista con Crónica al respecto de su participación en la puesta en escena escrita en 1944 por el dramaturgo estadunidense Tennessee Williams.

El Zoológico de cristal narra la vida de una familia disfuncional durante la Gran Depresión en Estados Unidos, que lucha día a día para sobrevivir: Amanda, interpretada por Blanca Guerra, madre de dos hijos; Laura y Tom, interpretados por Adriana Llabrés y Pedro de Tavira Egurrola respectivamente, a quienes  abandonó su padre y esposo, por lo que la madre toma la responsabilidad de mantener el hogar a flote, y de encaminar la vida de sus hijos, aunque no acepta realmente cómo son, ni la vida que tiene.

“Entre las similitudes con Amanda, mi personaje, es que yo también soy mamá, he batallado para trabajar, he estado sola sacando adelante a mi hijo, he tenido situaciones de gran historia de amor y de gran desencuentro, como sucede aquí con Amanda y sus hijos; ciertamente yo soy otra naturaleza que ella, yo no estoy evocando mi pasado que fue mejor a lo que vivo ahora, tampoco soy invasiva”, explicó la actriz.

En esta puesta en escena se pone en tela de juicio un par de elementos donde resalta de forma inmediata el papel de la madre en la institución llamada familia, así como la evolución de ésta.

“El hecho de que sea una historia de 1937 no estorba para verse reflejados en ella  hoy, en 2018. La familia sigue siendo la institución más respetada en todo lo que es la vida en la sociedad. Aunque exista una gran cantidad de familias disfuncionales, es la estructura que sí se debe cuidar porque es el origen o la colaboración del origen de muchos problemas en el comportamiento social de la gente, no todas las familias son iguales pero en todas ellas hay amor y desencuentro, hay discusiones y diversión”, comentó la actriz.

Por su parte el director del montaje Diego del Río comentó que muchos de los temas actuales sobre la familia tienen que ver con una evolución a muchos niveles, como el psicológico, “parecería que tendríamos más herramientas, pero cuando ponemos la lupa sobre el detalle fino seguimos teniendo la misma condición, nuestra humanidad” dijo el director.

En medio de la puesta, y como punto y aparte, está la creación de un escenario que se inspira en una larga tradición mexicana que mira mucho al surrealismo, respecto al cual la actriz rescató su importancia del mismo, “crea un ambiente de un departamento no realista, pero al mismo tiempo es como una cajita en donde están estos personajes asfixiándose cada día”, dijo.

“El escenario te remite a un departamento, pero trastocado, hay una inclinación que no corresponde a la realidad, las dimensiones están extrañas, la arquitectura también y hay una serie de simbolismos que  juegan con lo que los personajes están transitando, todos estos hablan de los personajes que se están ahogando por dentro”, explicó el director.

El zoológico de cristal es considerado como la obra más autobiográfica de Tennessee Williams. En ella se pueden ver evidencias claras como que el verdadero nombre del dramaturgo es Thomas Lanier Williams III (Tom) como el protagonista, además de que hay similitudes entre ambas madres y hermanas.

“Lo que va a ver el público en el escenario nace de una investigación del texto de Tennessee Williams, cabe mencionar que ésta es una traducción nueva hecha por Paula Celaya y por  mí, traducción que quisimos que respetará la esencia del lenguaje original y no hace una adaptación, porque es una obra perfecta donde además pesa mucho el contexto que Williams plantea en el texto y que la conexión iba a conectar más que traerla a México en el 2018”, comentó Del Río.

Por otro lado Blanca Guerra comentó a razón de la situación actual del teatro en México, “creo que somos privilegiados, de los países latinoamericanos somos el país que tiene muchos recursos que canaliza el estado  para la producción cinematográfica y teatral, es obligación del estado procurar la producción y realización de la gente que se dedica a la cultura, pero el asunto debe de ir más allá, no tiene que quedarse al margen, el arte tiene que ser una actividad prioritaria en cualquier plan de gobierno, porque son fuentes de trabajo, además de que genera mejores personas y por ende, mejores ciudadanos”

En la puesta en escena, El zoológico de cristal, bajo la dirección de Diego del Río, participan Blanca Guerra, Adriana Llabrés, Pedro de Tavira Egurrola y David Gaitán, quien alterna funciones con Mariano Palacios. Se presenta en el Teatro Helénico, los jueves y viernes a las 23:30 horas, los sábados a las 18:00 y 20:30 horas, y los domingos a las 17:00 y 19:30 horas, temporada que permanecerá hasta el 24 de junio.

 

 
Todos los derechos reservados ® cronica.com.mx
Sitio desarrollado por GYL SYSTEMS