Acción Nacional, recordar para mejorar

2018-08-11 21:18:14

El PAN nació en 1939 y en sus primeros años no fue su propósito dominante el llegar al poder; se requería formar la conciencia ciudadana para que los mexicanos consideraran que era su deber participar en la vida pública del país, ya que la política se consideraba como algo indigno de una persona honesta. 

El trabajo del PAN en sus inicios no solo fue generoso, sino heroico. En 1941 se aprobó la ley que estableció el “Delito de Disolución social” el cual se definió como “cualquier acto que altere el orden público”, y era sancionado con penas hasta de ocho años de cárcel. Estuvo vigente 30 años.

Esa ley se dirigía especialmente al Partido Comunista y a la Unión Nacional Sinarquista, organizaciones que se manifestaban con concentraciones muy numerosas, en ocasiones violentas. Después de la segunda Guerra Mundial su aplicación se usó, además, para controlar las inconformidades del movimiento obrero y para reprimir y encarcelar a disidentes políticos.

A los panistas se les aplicaba tal ley cuando pintaban bardas, repartían o pegaban propaganda, la cual se les confiscaba. Los detenidos eran dejados en libertad después de que los abogados panistas los defendían asertivamente, pero en el caso de campañas que empezaron a ser competitivas, los panistas, sus líderes y sus candidatos fueron encarcelados por largos periodos y después de complicadas defensas legales.

Los panistas lo daban todo sin esperar nada personal a cambio, su propósito era mejorar a México. En sus primeros 49 años de vida sólo logró gobernar algunos municipios y en su 50 aniversario ganó la primera gubernatura en Baja California, con Ernesto Ruffo, quien antes había ganado la presidencia municipal de Ensenada. Fue un gobierno ejemplar, que pese al tiempo transcurrido tendría ejemplos a seguir por los nuevos gobernadores. Algo muy significativo fue que al realizar su  elección estatal, intermedia, propuso la credencial de elector con fotografía. Cuando el Presidente de la República lo supo,  le recomendó que no lo hiciera por el alto costo que significaría la foto. Ruffo le demostró que costaría menos de lo que estaba costando la credencial federal sin la foto. Gracias a esto las siguientes credenciales para votar tuvieron foto. Años después se estableció el Registro Nacional de Electores, pero el PAN fue pionero y ayudó a avanzar.

Los diputados plurinominales surgieron como respuesta a la presión que ya ejercía la oposición. El PAN se fortaleció con esos diputados, que eran electos por el órgano Estatutario. A esas primeras diputaciones se integraron los mejores líderes del Partido y fueron gran ejemplo en el Congreso. Además, por reglamento, entregaban buena parte de su sueldo al Partido y dedicaban todo su tiempo a trabajar por él. Cuando terminaba el período de sesiones, a cada uno se le asignaban estados de la República, para que fortalecieran su organización. Cumplían el compromiso de que el poder es para servir y no para servirse.

Llegan después los diputados de partido por circunscripciones. En adelante, para muchos, el principal objetivo sería obtener esos cargos y para lograrlo se empezaron a olvidar los Principios del Partido; los Dirigentes se apoderan de los Comités para poder repartirlos, violentando las normas. Algunos Comités omitieron las elecciones internas libres y transparentes; se empezó a perder el rumbo y no se ha podido recuperar.

El financiamiento público, aprobado en 1990 y aumentado en 1997, fue otro elemento que se pensó fortalecería al partido, pero sucedió al contrario. Se formaron burocracias ineficientes y desapareció el voluntariado. Hay excepciones, pero esos  hechos habrá que corregirlos. Las circunstancias por las que hoy atravesamos son la oportunidad de reencausar el rumbo. México necesita una oposición desinteresada y responsable y el PAN lo sabe hacer.



Doctora en Ciencias Políticas

melenavicencio@hotmail.com

 
Todos los derechos reservados ® cronica.com.mx
Sitio desarrollado por GYL SYSTEMS