El papa Francisco y la Pena de Muerte

2018-08-14 21:59:11

La Pena de Muerte es inhumana, es cruel, es cara y más que castigo o justicia es tortura y no frena ni asusta a otros criminales, sostienen quienes están en contra. Los que la apoyan argumentan que es merecida, que el que la hace debe pagarla y que no hay por que tener misericordia hacia aquellos asesinos que no tuvieron  compasión alguna por sus víctimas.

El debate no es nuevo y menos en Estados Unidos, la única democracia en el planeta que aún la practica. Pero ha cobrado fuerza en los últimos días luego de que el papa Francisco, líder espiritual de mil 200 millones de personas, anunció el pasado 2 de agosto que está en contra de ese castigo.

En un giro histórico se apartó de las enseñanzas tradicionales de la Iglesia romana, declarando que la pena capital es inaceptable en absolutamente todos los casos. Hasta ahora sus predecesores, así como los más grandes teólogos, aseguraban que el catecismo y las llamadas Sagradas Escrituras lo permitían.  

El Pontífice, considerado uno de los más liberales políticamente, de los dirigentes que han tenido los católicos, y uno que le está cambiando el rumbo a la iglesia, hablando de salvar el medio ambiente y pidiendo respeto y ayuda para inmigrantes y refugiados, dijo  que trabajaría sin parar hasta abolir la pena de muerte en todo el mundo.

 Sin embargo, los analistas aseguran que el Papa está dirigiendo este mensaje en concreto a los Estados Unidos, donde el 64 por ciento de la población todavía aprueba que la ley ordene que un hombre mate a otro y donde  —dicen los críticos— sólo falta que le corten las manos a los rateros o atropellen con un auto a quien conduce en estado de ebriedad.

Ya en 2015, en un discurso pronunciado en Washington ante el congreso, el Papa dejó clara su posición y dijo que la Pena de Muerte fomenta la venganza y no hace ninguna justicia a  las víctimas. En ese entonces incluso, visitó una prisión en Pensilvania y se reunió con condenados a muerte y sus familias.

“El papa Francisco está en lo correcto, ha dicho en un editorial el diario The New York Times, la Pena de Muerte es arbitraria, es una practica barbárica cuyas víctimas en este país son los negros, los pobres y aquellos con enfermedades mentales”. En esto coinciden 19 estados y el Distrito de Columbia, donde está ya prohibida precisamente porque se le considera discriminatoria y desproporcionadamente en contra de las minorías.

Aun así el castigo prevalece sobre todo porque dos tercios de los ciudadanos están a favor y los políticos, sin importar partido ni religión, que aspiran apuestos de elección, tienen buen cuidado en no mostrar oposición. Donald Trump desde mucho antes de aspirar a la presidencia era ya un simpatizante.

En esto, Estados Unidos se está quedando solo. Como el Papa, muchos empiezan a preguntarse si habrá llegado la hora de que este país deje de estar en el mismo club que China, Arabia Saudita, Irán, Irak, Paquistán, Yemen y Corea del Norte.

Tan sólo de 1973 a la fecha, 133 reos condenados a morir han tenido que ser dejados libres cuando se comprobó que no eran culpables. En la lista de espera para ser ejecutados hay dos mil 980 personas, de ellos 50 son mexicanos. El método más común es la inyeccion letal, pero hay quienes lo consideran demasiado gentil y están pidiendo, se usen escuadrones o la guillotina. Dicen que debe ser “ojo por ojo y diente por diente” y ejemplo para futuros asesinos.

La nueva posición papal ha sido recibida con júbilo por quienes buscan que la  pena capital desaparezca. Y con críticas por aquellos conservadores que dicen que el pontífice no tiene ningún derecho a cambiar lo que sus antecesores han predicado por siglos. Siendo esta una nación donde sólo el 22 por ciento es católico, se duda y mucho, de la influencia que Francisco tendrá en los políticos, jueces y legisladores. 

Sin embargo el cambio de doctrina será de seguro tema de discusión en el proceso de confirmación de Brett Kavanaugh, un católico practicante nominado por Trump a la Suprema Corte de Justicia, donde hay otros cuatro magistrado que  siguen esa religión. Alienta que sólo horas después de que El Vaticano anunció el cambio de doctrina, el gobernador de Nueva York, Andrew Como, propuso la abolición de la Pena de Muerte en su entidad.

 

cbcronica@aol.com

Twitter@Conce54

 

 

 
Todos los derechos reservados ® cronica.com.mx
Sitio desarrollado por GYL SYSTEMS