Trump pagó en campaña para ocultar escándalo sexual, confiesa su exabogado

2018-08-21 22:10:04

Michael Cohen tras declarar en una corte de Nueva York en contra del presidente de EU.

El cerco sobre el escándalo sexual que acecha al presidente Donald Trump se estrecha. Ayer, quien fuera durante años su abogado personal, Michael Cohen, negoció con el fiscal del distrito de Manhattan declararse culpable de fraude fiscal y de violar la ley estadunidense sobre financiamiento de campaña, poco antes de las elecciones de noviembre de 2016, y de haberlo hecho por órdenes de su cliente, en ese entonces candidato republicano.

Tras negociar con el fiscal una importante rebaja de condena por colaborar con la justicia, Cohen se acercó a la oficina del FBI en Nueva York y aportó más detalles de su confesión-bomba, que podría poner en un grave problema al mandatario estadunidense.

Bajo juramento. En concreto, Cohen acusó a Trump de darle dinero para que comprase el silencio de la actriz porno conocida como Stormy Daniels, y de la exconejita de Playboy, Karen McDougal. Ambas mujeres han confesado que mantuvieron relaciones sexuales con Trump, estando ya casado con Melania.

Según el letrado, lo hizo “bajo la dirección del candidato” y reconoció que “tenía como principal objetivo influir” en los comicios presidenciales de 2016, de manera que el escándalo no perjudicase sus opciones a la Casa Blanca. Con esta declaración, bajo juramento, Cohen implica directamente al presidente de Estados Unidos en un delito federal.

Daniels y McDougal afirman haber tenido relaciones sexuales con Trump entre 2006 y 2007 y ambas han recibido dinero (130 mil dólares y 150 mil dólares, respectivamente) por callarlo. Tras romper el silencio de confidencialidad, la actriz porno dijo que llegó a ser intimidada por el abogado de Trump. Por su parte, la denuncia de la exmodelo de Playboy la compró la revista conservadora The National Enquirer, propiedad de un amigo muy cercano a Trump, para contar su historia en exclusiva. La revista jamás publicó nada.

La sombra del fiscal Mueller. Los problemas para Cohen comenzaron en abril, cuando el FBI se presentó en las oficinas del abogado y se hizo con documentos y comunicaciones entre el letrado y varios de sus clientes. El principal de ellos era Trump.

El registro tuvo lugar por indicación del fiscal Robert Mueller, nombrado para que investigue si Trump y sus colaboradores de la campaña republicana conspiraron con Rusia para perjudicar la campaña de la demócrata Hillary Clinton, favorita en las encuestas.

La información que pasó Mueller a la Fiscalía neoyorquina no está directamente relacionada con el caso de los ciberataques rusos, pero el fiscal encargado de investigar al presidente consideró que había que investigar por qué el abogado de Trump pagó a dos mujeres y de dónde procedía el dinero.

 
Todos los derechos reservados ® cronica.com.mx
Sitio desarrollado por GYL SYSTEMS