El camino que aún le falta al Canelo

2018-08-23 00:51:35

Definitivamente los tiempos del boxeo han cambiado. Yo tengo presente no hace muchos años que el espectáculo arriba y abajo del ring era muy diferente. Las funciones de campeonato mundial eran un suceso y los boxeadores que llegaban a ser campeones del mundo, eran auténticas personalidades. Hoy hay tantos títulos y tantos campeones, que sólo los que nos dedicamos al periodismo deportivo podemos darle un aceptable seguimiento.

El próximo 15 de septiembre en Las Vegas se llevará a cabo la pelea de desempate (que no de revancha) entre Saúl Álvarez y Gennady Golovkin, combate que sin duda va a paralizar a México. El peleador de Jalisco, a fuerza de un montón de cosas se ha convertido en el boxeador más famoso de estos tiempos en los que, sin que sea su culpa, no ha tenido, excepto a uno, grandes rivales a quienes enfrentar para garantizarse un lugar de privilegio en la historia del deporte de los puños.

Esa pelea a la que me refiero fue ante Floyd Mayweather Junior, que ha pasado a los anales de la historia deportiva de México como una de las peores presentaciones que haya tenido un boxeador mexicano que hubiera generado las expectativas que levantó Álvarez.

El mes próximo, cuando suba al ring con 28 años de edad, mismos que cumplió el mes pasado, se verá las caras con un boxeador de 36, que puede tener menos peleas que el mexicano en el terreno profesional, pero que cuenta con una larguísima historia en el terreno amateur. Y aunque sabemos que en el primer combate, el Canelo, dando la mejor pelea de su vida no le alcanzó para derrotar al peleador nacido en Kazakhstán, las circunstancias van a variar para la pelea del mes próximo.

Esos ocho años evidentemente son menos que los 11 que separaban a Julio César Chávez (36) y Oscar de la Hoya (25) cuando se vieron las caras el 18 de septiembre de 1998 en su combate de revancha en el Thomas and Mack Center de Las Vegas, pero fue evidente que la juventud, el mayor peso, el mayor alcance, la mayor estatura y velocidad del Golden Boy significaron una enorme diferencia a la hora de la pelea. Chávez no estaba acabado, aunque pocos recuerdan que cuando Julio César perdió su título mundial superligero con De la Hoya dos años antes, el 7 de junio de 1996, fue la última vez en su legendaria carrera que subió a un ring como campeón mundial.

Entre Golovkin y Álvarez no había rivalidad verdadera hasta que llegó la pelea del año pasado, en que la disparidad de criterios entre los jueces designados por la Comisión Atlética de Nevada nos privó de ver a un ganador verdadero, que para muchos fue el kazajo y para otros el mexicano. Incluso la puntuación de empate otorgada por el juez del estado de Connecticut, Don Trella (ha trabajado en 804 combates profesionales), y quien entregó una tarjeta de 114-114, no dejó satisfecho a nadie.

Ayer la NSAC anunció al equipo técnico que estará a cargo del combate del 15 de septiembre, comenzando por la presencia del réferi puertorriqueño Benjy Esteves Junior, un hombre con 26 años de experiencia y que sin muchos reflectores, ha estado a cargo de peleas de auténticas celebridades de este deporte como Félix Trinidad, Naseem Hamed, Floyd Mayweather Junior, Erik Morales, Bernard Hopkins, Miguel Ángel Cotto y Antonio Margarito entre otros, en los 638 combates profesionales en los que ha actuado.

En el cuerpo de jueces que avalarán la pelea por los títulos mundiales de peso medio del Consejo, la Asociación y la Federación Internacional de Boxeo, aparecen Glen Feldman (983 peleas puntuadas en su carrera de 26 años como juez), el súper experimentado Steve Weisfeld (ha estado a cargo de las tarjetas en 1759 peleas en 27 años) y Dave Moretti, quien vio ganar a Golovkin en la pelea anterior con puntuación de 115-113.

Como puede verse, Moretti casi vio un empate igual que Trella, y la única diferencia es que el veterano juez de Las Vegas (988 peleas puntuadas en su carrera), otorgó al kazajo el séptimo round, mientras que Trella se lo dio al Canelo y que fue la real diferencia en dos tarjetas iguales en los restantes once episodios.

La Comisión de Nevada está buscando evitar polémica en caso de que el combate se vaya a la decisión, algo que en lo personal no creo que suceda, pues considero que el Canelo no sólo va a ganar la pelea, creo que lo va a hacer con autoridad y probablemente hasta por nocaut.

Sin embargo, aún así, al jalisciense le faltarán muchos capítulos para estar a la altura de otras grandes figuras de este deporte, y eso ya no lo va a poder ganar con publicidad o siendo el único boxeador estrella de la época, sino ganando el respeto que dan las grandes victorias sobre grandes estrellas y le ha tocado, para su mala suerte, una época en la que esas grandes estrellas escasean y dejó ir la oportunidad de su vida ante Mayweather…

Pero al menos, en un deporte donde parece que la lógica no existe, la Comisión de Nevada trata de garantizar, ahora sí, que no haya polémica y ha llamado a gente de un largo currículum, lo que a pesar de todo, no garantiza que las tarjetas muestren lo que el público pueda ver en la arena o en la televisión. Pero así es esto. Y si el Canelo quiere seguir quitándole “peros” a su carrera, esta es una muy buena oportunidad.

 

evalerob@aol.com

www.twitter.com/evalerob

edgarvalero.wordpress.com

youtube/evalerob

 
Todos los derechos reservados ® cronica.com.mx
Sitio desarrollado por GYL SYSTEMS