¿Acuerdo Comercial México-Estados Unidos?

2018-08-27 23:05:29

A  sus 24 años de vigencia, el Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN) continúa siendo uno de los instrumentos internacionales más trascendentales en materia comercial,  sobre todo para las economías de Canadá, Estados Unidos de América y México, pues le ha otorgado un particular dinamismo comercial a una región donde se concentra alrededor de 25% del PIB mundial, que representa más de 19 billones de dólares al año, y donde convivimos más de 490 millones de personas, es decir, 7% de la población del orbe.

Dicho acuerdo funge como una herramienta de blindaje económico y un importante instrumento jurídico de libre comercio en el intercambio de bienes y servicios. De ahí que al día de hoy sean 100 millones de dólares los que se comercian  por hora, en un espacio donde los tres países han sido los principales beneficiados durante más de dos décadas.

Luego de más de un año de haber iniciado las renegociaciones para la modernización del Tratado de Libre Comercio, a petición expresa de nuestro socio estadunidense; el día de ayer por fin se alcanzó un entendimiento entre México y los Estados Unidos de América en materia comercial, que tuvo como corolario una llamada histórica y sin precedentes entre los primeros mandatarios Enrique Peña Nieto y Donald J. Trump. En ella se reafirmó la importancia del acuerdo comercial y el interés prioritario que se ha depositado sobre él; en un alargado proceso de renegociación que, recordemos, no ha sido sencillo, pero que ha logrado superar los impasses que postergaron su conclusión. Asimismo, los presidentes estadunidense y mexicano anunciaron la importancia de reincorporar a Canadá como parte del proceso final de renegociación, factor que, sin duda, es una variable decisiva para concluir con esta etapa modernizadora

El entendimiento entre ambas naciones, marca por sí mismo un fortalecimiento de las relaciones políticas y comerciales entre México y Estados Unidos, producto de una estrecha comunicación entre actores políticos, técnicos negociadores y agentes económicos de los tres países; y gracias, también, a la prudencia, sensatez y responsabilidad con la que se ha actuado diplomáticamente, aún en tiempos de incertidumbre.

De entre los entendimientos en el acuerdo comercial, destacan la puesta en marcha de nuevas reglas para el sector automotriz, así como la eliminación de la cláusula sunset —que tenía la intención de obligar a las partes a renegociar el contenido del tratado cada cinco años—, por lo que finalmente se acordó una vigencia de 16 años, con la posibilidad de revisarlo, sin la necesidad de terminarlo, cada seis. Por último es importante comentar que se vieron representados los intereses del sector agrícola en México, que podrán seguir exportando sus productos de manera libre, con la finalidad de que exista un comercio más estable,  que nos permita seguir fortaleciendo a este prioritario motor de desarrollo.

El Secretario Idelfonso Guajardo, ha dejado también un importante legado como parte del proceso renegociador, actuando de manera ecuánime con los distintos actores políticos y económicos para lograr consenso, el cual redundará en beneficio de los mexicanos y de la economía regional.

 

Doctor en Derecho por la UNAM

@manuelanorve

 
Todos los derechos reservados ® cronica.com.mx
Sitio desarrollado por GYL SYSTEMS