“Premio Breakthrough a Jocelyn Bell exhibe sesgo de género en Nobel de Física”

2018-09-10 22:01:47

En diciembre de 1974, dos astrónomos recibieron el Premio Nobel de Física por el descubrimiento observacional de los pulsares, estrellas muy densas constituidas fundamentalmente por neutrones. Hace poco más de 50 años, Jocelyn Bell hizo las primeras observaciones de este fenómeno astronómico, no obstante, no fue tomada en cuenta para el Nobel puesto que era estudiante, señaló con modestia en algún momento ella misma.

Cuatro décadas después se ha anunciado que la astrónoma Jocelyn Bell recibirá el Premio Breakthrough, en la categoría de física fundamental, consistente en tres millones de dólares (aproximadamente el triple del valor del Nobel) por haber realizado el mismo descubrimiento y por una vida de liderazgo inspirador para la comunidad científica, refirió el jurado la semana pasada. El premio surgió del seno de Silicon Valley con la idea de reconocer y apoyar el avance de la ciencia.

La científica británica, de 75 años, decidió donar el dinero para ayudar a  estudiantes mujeres, de minorías étnicas y refugiados que pretendan convertirse en astrofísicos. “Ni quiero ni necesito el dinero para mí y me parece que el mejor destino que se le puede dar es dedicarlo a eso”, dijo a la BBC.

“Este reconocimiento exhibe una de las decisiones más censurables en la historia del comité de selección del Premio Nobel”, señala Alfredo Sandoval Villalbazo, coordinador del Programa de Servicio Departamental de Física del Departamento de Física y Matemáticas de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México. “La labor de Jocelyn Bell, al final de la década de los años 70, fue esencial para la construcción de los radiotelescopios, los cuales son fundamentales para las labores cotidianas de la radioastronomía contemporánea”, refiere el científico en el artículo “Premio Breakthrough exhibe sesgo de género en el Nobel de Física”, publicado por la Ibero.

En su texto, recuerda que Bell realizó las primeras detecciones de la radiación emitida por los pulsares, interpretó correctamente sus propias observaciones y compartió sus resultados con las autoridades académicas de su institución. El asesor de Bell, en la Universidad de Cambridge, consideró inicialmente que los resultados eran incorrectos y que ella sólo detectaba ruido producido por el hombre, no señales emitidas por un nuevo tipo de estrella.

Después de que Jocelyn Bell realizó una tenaz defensa de su labor, el trabajo correspondiente al descubrimiento de los pulsares fue publicado en 1968 en la revista Nature. “En el documento, Bell aparece como segunda autora, mientras que su asesor, Antony Hewish aparece como el autor principal.

Seis años después, este asesor y otro famoso colega de la época fueron reconocidos como los descubridores “oficiales” de los pulsares al ganar el premio Nobel. “A pesar de que en el discurso de recepción del Nobel de 1974, Bell es elogiada por su asesor, los hechos muestran que el reconocimiento verdaderamente merecido por su trabajo le fue negado cuidadosamente por un establishment científico esencialmente dominado por varones”.

LA HISTORIA DE SIEMPRE. Existen varios eventos similares en la historia del Nobel de Física que exhiben este tipo de conductas por parte del comité seleccionador del premio. Es bien conocida la historia de que Maria Sklodowska-Curie descubrió conjuntamente la radioactividad trabajando con Pierre Curie y Henry Becquerel. Increíblemente el comité Nobel de 1903 había acordado nominar para el premio exclusivamente a los dos varones. Únicamente cuando Pierre Curie manifestó enérgicamente su decisión de rechazar el premio si no se le otorgaba el crédito justo a Madame Curie, el comité decidió cambiar su decisión.

Este tipo de comportamiento ejemplar no ocurrió en el caso de la física Chien-Shiung Wu en 1957, agrega el físico, puesto que los dos ganadores del Nobel de aquel año aceptaron el premio a pesar de que los experimentos que llevaron al descubrimiento de la no conservación de la paridad en decaimientos beta fueron desarrollados por Wu en su laboratorio.

Jocelyn Bell es reconocida mundialmente por su apoyo a las minorías. Bell ha enfatizado el hecho de que la lucha contra la adversidad da lugar a descubrimientos derivados del pensamiento alternativo. En armonía con su forma de actuar durante décadas, ella ha decidido utilizar el monto del premio para financiar a mujeres, a habitantes de zonas marginadas y a refugiados para que puedan realizar investigación en ciencias físicas.

“En relación a este punto es relevante recordar que en todo el territorio mexicano existen menos de mil Investigadoras Nacionales en el área de ciencias físico-matemáticas, lo que representa una proporción inferior a una mujer investigadora por cada cien mil habitantes. Más allá de la acción ejemplar, la iniciativa de Bell proporciona una pauta estratégica para las sociedades con miras a saldar una deuda histórica cuyos costos humanitarios han sido incuantificables”.

En el marco del décimo aniversario de la Escuela Superior de Física y Matemáticas (ESFM) del IPN, se llevará a cabo la conferencia y presentación de Jocelyn Bell Burnell el próximo 24 se septiembre en el auditorio Alejo Peralta del Centro Cultural Jaime Torres Bodet.

 
Todos los derechos reservados ® cronica.com.mx
Sitio desarrollado por GYL SYSTEMS