¿Cómo vivir felizmente en un mundo impregnado de incertidumbre?

2013-09-01 22:32:31

Casi puedo asegurar que no existe en nuestro entorno al menos una persona que no esté interesada en adivinar eventos por ocurrir. Cada día hay alguien haciéndose preguntas como las siguientes:

¿Con tráfico pesado, a qué hora voy a llegar a mi trabajo?, ¿ganará la selección el próximo Mundial de futbol?, ¿cuál será la inflación el próximo año?, ¿cuándo volverá a temblar?, ¿cuál será la superficie sembrada de maíz en Sinaloa en el 2014?, ¿cuántos mexicanos seremos en el 2016?

Imagine que con 100% de certeza puede adivinar el resultado de eventos por ocurrir. Al principio, este don parecerá seductor, pero si lo piensa bien, su vida podría convertirse en una pesadilla. Un poco de incertidumbre nos viene bien... en algunas ocasiones hasta la disfrutamos, aunque en otras nos estrese.

La causa de la incertidumbre es la variabilidad. La naturaleza es sabia y ha introducido variabilidad a nuestras vidas. Imagínese que todos los seres humanos fuéramos idénticos en todos los sentidos, es decir, con cero variabilidad. Para iniciar, qué aburrida y qué frágil sería la humanidad, una simple enfermedad nos borraría de la faz de la Tierra. Lo anterior no es fácil de entender, pero si pensamos un poco, llegaremos a la conclusión de que la variabilidad hace que perdamos el don de la clarividencia.

Con relación a las preguntas planteadas con anterioridad, es fácil darse cuenta que las diferentes condiciones de tráfico afectan el tiempo que toma en llegar al trabajo, que la selección a veces pierde, que no siempre que está nublado llueve, y así podríamos responder los demás cuestionamientos.

La variabilidad no debe agobiarnos; para nuestro bien, existe un área del conocimiento que durante muchos años e innumerables veces ha mostrado que puede ayudarnos a lidiar, exitosamente, con el problema de tomar decisiones bajo condiciones de incertidumbre. Ésta es la Estadística y éste es el Año Internacional de la Estadística.

Para ilustrar cómo enfrenta la Estadística a la variabilidad, consideremos la siguiente pregunta: ¿cuál será la superficie sembrada de maíz el próximo año en Sinaloa? Anticipar el resultado es crucial, ya que afectará la disponibilidad de tortillas, así como su precio. Para empezar, es imposible reportar un número exacto: seríamos clarividentes. Además, nadie en su sano juicio esperaría un resultado de esa naturaleza; lo razonable es obtener una cantidad bastante aproximada a la verdadera. El proceso es complicado, pues enfrenta preguntas difíciles, como las siguientes:

¿Cuáles son las variables relacionadas con la pregunta? Entre otras podemos identificar el volumen de precipitación y el nivel de las presas; la temperatura ambiental y el plan de siembra de los agricultores. El comportamiento de estos factores tiene mucha variabilidad. En Estadística, decimos que tienen un comportamiento aleatorio.

¿A cuántos agricultores se entrevistará? Es imposible entrevistar a todos los que sembrarán maíz; es demasiado costoso. Por ello, se toma una muestra “representativa” de agricultores. Hay que diseñar el plan de muestreo recurriendo a las técnicas del Muestreo Estadístico.

¿Qué herramientas de la Estadística se utilizarán en el análisis? Se analizarán los datos tomando en cuenta su variabilidad y al final se debe reportar una medida de la incertidumbre. Existen técnicas que permiten afrontar este problema, quien las seleccione y use requerirá una sólida preparación en Estadística.

¿Cómo se reporta el análisis? Los resultados (hipotéticos) se expresan de la siguiente manera: Los datos muestran que con una confiabilidad del 95% (medida de la incertidumbre) el total de hectáreas de maíz que se sembrarán en Sinaloa estará entre los 350 mil, +/- 20 mil hectáreas. Este intervalo incorpora la variabilidad.

Cualquiera puede dar un intervalo para estimar una cantidad y además asignar una confiabilidad. Lo relevante de usar los métodos y procedimientos de la Estadística, estriba en que una confiabilidad, digamos del 95%, implica que si empleamos estos métodos en el trabajo diario, un 95% de las veces los valores reales estarían dentro de los intervalos propuestos. Esta es una garantía que las estimaciones informales usualmente no pueden dar.

En este siglo estamos abrumados por datos provenientes de innumerables fuentes, como la televisión, la radio, los periódicos, internet o las redes sociales, y no existe poder humano que pueda digerirlos y darles coherencia. Por otro lado, cada vez más, requerimos fundamentar nuestro conocimiento y las decisiones que tomamos con información objetiva y sustentada en “Datos confiables, oportunos y pertinentes”. En este contexto la frase, de un prestigiado estadístico, E. Deming, “En Dios confío… los demás traigan datos”, nos hace conscientes que la Estadística cada día se vuelva más relevante.

Esta área del conocimiento es fascinante, en México faltan profesionales con este perfil y la demanda crece.  Acerquemos la estadística a nuestra vida, para vivir felices en un mundo impregnado con incertidumbre.



* *Guillermo Zárate de Lara es maestro en Ciencias con especialidad en Estadística por el Colegio de Posgraduados y doctor en Filosofía, grado mayor en Estadística, por la Universidad Estatal de North Carolina, en EU. Actualmente es director de Las Quince Letras y presidente de la Asociación Mexicana de Estadística (AME).

 
Todos los derechos reservados ® cronica.com.mx
Sitio desarrollado por GYL SYSTEMS