Facebook Twitter Youtube Viernes 24 de Marzo, 2017

La Esquina

Ya a todos debe quedar claro que el problema del peso se llama Donald Trump. Al ver que es menos efectivo de lo que prometía y que no le será fácil llevar a cabo su destructivo programa económico, el pánico empieza a abandonar a los mercados cambiarios. Son buenas noticias para el peso, pero sobre todo para México, porque está cada vez más claro que sí le puede hacer frente al demagogo.

Periódico Impreso