Bienestar


México trabaja en estudio para atender COVID-19

Es un estudio aleatorizado controlado con placebo de terapia antiviral temprana contra SARS-CoV-2 coordinado por el Cinvestav y el IMSS, además de dos universidades británicas y dos laboratorios farmacéuticos.

México trabaja en estudio para atender COVID-19 | La Crónica de Hoy

Archivo Cuartoscuro

México trabaja en el estudio FANTAZE: Favipiravir +/- Nitazoxanida, un estudio aleatorizado controlado con placebo de terapia antiviral temprana contra SARS-CoV-2, coordinado por el Cinvestav y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en colaboración con dos universidades británicas y dos laboratorios farmacéuticos.  

La Nitazoxanida es un agente antiviral y antiparasitario de amplio espectro, que en estudios in-vitro ha demostrado la inhibición y replicación de algunos tipos de coronavirus y ha sido usado en el tratamiento de la influenza y de MERs-COV. Ahora hay evidencia de que es capaz de reducir la carga viral del SARS-CoV-2 con lo cual se disminuye la posibilidad de que la enfermedad siga cobrando más vidas, señaló Tania A. Smith, maestra en Ciencias en Farmacología del Centro, e integrante del equipo de investigación.  

En este sentido, refirió que el gobierno brasileño anunció recientemente los resultados de un ensayo clínico, en el que se demostró una reducción en la carga viral del 95 por ciento de los casos, en 500 pacientes con prueba positiva a SARS-CoV-2 y que fueron tratados con Nitazoxanida. Adicionalmente se destacaron algunas ventajas, como mínimos efectos secundarios y la accesibilidad al tratamiento por el bajo costo del fármaco.  

Asimismo, precisó que en nuestro país, los ensayos se realizan en el Centro de Investigación y Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional CINVESTAV, en colaboración con el IMSS, University College London y University of Liverpool llevarán a cabo el estudio FANTAZE, con Daxon (nitazoxanida) y Favipiravir.  

Explicó que la combinación de estos fármacos, ataca al virus en diferentes etapas de su ciclo de replicación, teniendo la potencial capacidad de disminuir la carga viral antes de que el paciente se complique, con la ventaja adicional de que, al ser este un tratamiento oral, permite que el paciente tome la terapia en casa sin tener que ser hospitalizado y por lo tanto es menos invasivo que otras terapias propuestas (Remdesivir, Tocilizumab).    

“Los pacientes mexicanos podrían contar con un tratamiento seguro, eficaz y asequible, con mínimos efectos adversos. Creemos que este es un gran avance con evidencia científica para el futuro cercano”, dijo Tania A. Smit, al tiempo que puntualizó que el estudio incluirá a 120 pacientes afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social, en la Ciudad de México. Para ser candidatos, se requiere presentar síntomas dentro de los primeros 5 días y prueba positiva a SARS-CoV-2, o bien, no tener síntomas pero si una prueba positiva dentro de las primeras 48 horas de obtenido el resultado. Los resultados se espera tenerlos a finales del 2021, a lo que sostuvo que “no es un tiempo corto ni largo, la investigación debe estar bien hecha y justificada para no someter a la población a riesgos innecesarios o a terapias inefectivas”.  

De esta manera tanto Brasil como México trabajan en la mejora de la salud de su población, a través de estudios que demuestren, justifiquen y avalen el uso de Nitazoxanida como un tratamiento eficaz, seguro y accesible para los pacientes con COVID-19.  

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -