Nacional


Instrucciones para negociar sus deudas con la banca

Duros. Las instituciones ofrecieron un plan de congelamiento de pagos durante la pandemia; lo que frenaron fue el avance de intereses, señala Mario Di Costanzo, extitular de la Condusef. Los bancos se ahorraron en este periodo el pago de los despachos de cobranza...

Instrucciones para negociar sus deudas con la banca | La Crónica de Hoy

Segunda parte

Los programas de apoyo que implementaron los bancos a finales de marzo pasado y a través de los cuales de diversas maneras, diferentes bancos ofrecieron un virtual “congelamiento de cuentas” por cuatro meses en los pagos de diversos créditos de consumo y empresariales, además de aliviar un poco la situación económica de los deudores, representaron un ahorro importante para las instituciones crediticias, porque se evitaron gastos de cobranza, la capitalización en muchos casos por el tratamiento contable que se daba a la cartera.

Ese fue un buen plan que hizo la banca, aunque no fue de gratis, además dichos programas claramente no tocaron la tasa de interés con lo cual la medida sigue representando una ganancia a futuro para los bancos, es decir que no hubo ningún perdón de deudas.

Ante ello, y debido a que a partir de este mes, el problema para las familias es que deberán enfrentar un mayor endeudamiento, con menores ingresos y ante un desempleo creciente, lo más recomendable es que los deudores acudan de inmediato con sus bancos para reestructurar créditos.

Mario Di Constanzo Armenta especialista en temas económicos advirtió que los deudores “no deben dejarse amedrentar por los despachos de cobranza, principalmente a partir de este mes que van a estar muy agresivos en este tema”.

El también expresidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), señaló que hay reglas que estos despachos de cobranza deben respetar como no hacer cobranza sobre niños, no pueden hablar al trabajo de las personas si ellas no lo autorizaron, tampoco pueden molestar a otras personas, “a menos de que de verdad hayan quedado como aval de quien tramitó el crédito, ni molestar a adultos mayores salvo que se trate del deudor”. 

Asimismo, subrayó que si los deudores llegan a algún acuerdo de pago con los citados despachos “ese convenio debe quedar por escrito y los pagos deberán hacerse directamente en los bancos”. 

Además, recordó aquellas épocas en las cuales los empleados de esos despachos de cobranza recurrían a amenazas, ante lo cual, puntualizó “de ninguna manera pueden utilizar lenguaje judicial en sus escritos, ni amenazar con embargos”, ya que un embargo, debe haber de por medio una instrucción de un juez, además de que el término de “embargo extrajudicial” es algo que no tienen permitido utilizar estos despachos. 

Si los deudores no logran llegar a un acuerdo con la banca para reestructurar sus créditos, si se llega a dar el caso de que se acerquen al banco para reestructurar y no nos hacen caso, deben insistir, y de no haber una respuesta positiva, hay que acudir a la Condusef, en donde se tiene un registro de todos los despachos de cobranza y en donde se puede presentar una queja.

Al respecto, cabe recordar que algunas de las instituciones que ofrecieron algunas facilidades a sus cuentahabientes, fueron: Banorte anunció, que para los usuarios que lo solicitaran, se podía posponer pagos de créditos por cuatro meses, de tarjeta, hipotecario, nómina, auto, personal o de pequeña y medianas empresas. 

Scotiabank, ofreció diferir cuatro meses los pagos de tarjetas de crédito, hipotecarios, de auto, préstamos personales y crédito a Pymes. 

Santander ofreció que los usuarios que contaran con créditos hipotecarios, de auto, nómina, personal y créditos Pymes, así como tarjetahabientes podían posponer sus pagos durante 4 meses. 

BBVA ofreció a sus clientes 4 meses de gracia, aplicándoles el beneficio para quienes tuvieran créditos de auto, nómina, hipotecas, préstamos personales, tarjetas de crédito, crédito simple para Pymes y tarjetas de Crédito Negocios. 

HSBC ofreció reducir el monto de los pagos hasta por seis meses y aplicar descuentos por pagos anticipados en productos como su tarjeta de crédito, hipotecario, auto, personal, nómina y Pymes.
Citybanamex, permitió que sus clientes que fueran al corriente en sus pagos pudieran posponer hasta seis meses el pago de tarjeta de crédito, crédito personal, crédito de nómina, hipotecario y créditos Pymes. 

Como se observa, advirtió, el programa de apoyo que se implementó para los usuarios de la banca durante los meses de la “cuarentena”, sin embargo, lo único que sucedió es que la deuda de las personas se acumuló, en virtud de que salvo en los casos de los créditos hipotecarios, los intereses devengados por los créditos se acumularon ya sea al saldo deudor (capital), o al pago mínimo de la primera mensualidad al término de la vigencia del programa. 

Por lo que, las personas y/o empresas ahora deberán hacer pagos más altos al término de la vigencia del citado programa, y ante dificultades económicas, reiteró, lo más conveniente es acudir de inmediato al banco a tratar de reestructurar la deuda, debido a que la situación económica “aún no da señales de reactivación, y el desempleo en el sector formal de la economía ha continuado en aumento y con ello, la pérdida de ingreso de los hogares”.

Anótelo

Si en el banco no le hacen caso para tener arreglo, acuda a la Condusef a quejarse

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -