Escenario


Los Globos de Oro celebrarán una gala amenazada por el desprestigio

Especial. Este domingo llega una de las ceremonias más importantes de la industria del entretenimiento en una semana en que fue señalada por corrupción y tráfico de influencias

Los Globos de Oro celebrarán una gala amenazada por el desprestigio | La Crónica de Hoy

Foto: (Especial)

“Los Globos de Oro son para los Premios Oscar lo que Kim Kardashian es para Kate Middleton”, dijo Ricky Gervais, que ha conducido la presentación en varias ocasiones, en la ceremonia de 2012. “Un poco más ruidosos. Un poco más vulgares. Un poco más alcoholizados. Y son más fáciles de comprar, supuestamente. No se ha demostrado nada”.

Los Globos de Oro son la tercera entrega de premios más vista, después de los Grammy y los premios de la Academia, que son mucho más discretos. El espectáculo ocupa un lugar curioso en la industria del entretenimiento. Burlarse de los Globos, y de sus nominaciones y elecciones a veces extravagantes, se ha convertido en un deporte sangriento anual para la prensa de Hollywood, que les da cobertura de todos modos, y los miembros de la asociación, muchos de los cuales trabajan para medios poco conocidos, suelen ser descritos como temerosos, fuera de onda y ligeramente corruptos.

Sin embargo, en vísperas del espectáculo del 28 de febrero, una reciente demanda y una serie de entrevistas y registros financieros han proporcionado una mirada más descarnada de esa organización, que no hace pública su lista de miembros, admite muy pocos solicitantes y, a pesar de ser una asociación de medios de comunicación, tiene algunos miembros que dicen tener miedo de hablar con la prensa. 

El grupo también está siendo sometido a un mayor escrutinio por parte de las organizaciones de noticias, incluido Los Angeles Times, que recientemente investigó sus finanzas; uno de sus hallazgos, que el grupo no tiene miembros negros, llegó a los titulares, además de que vuela la pérdida de desprestigio tras las incesantes demandas que acusan a la organización de corrupción y de tráfico de influencias.

Este fin de semana, decenas de nombres firmaron una carta en la que pedían a los organizadores, la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA), que incrementen la diversidad en sus pequeñas filas, un grupo de 87 periodistas que no admite a más miembros y entre los que no hay ninguna persona afroamericana.

La protesta proviene de la agrupación Time's Up, que en otras ocasiones ha denunciado discriminación y abusos en la industria audiovisual, y cuenta con el aval de pesos pesados de Hollywood como J.J. Abrams (Star Wars), Amy Schumer y Kerry Washington.

Mientras Mank, El juicio de los 7 de Chicago y Nomadland son algunas de las películas favoritas de este año, la realidad es que han quedado en un segundo plano después de que hayan salido a la luz infinidad de relatos que describen tratos de favor y obstrucción en la agrupación.

“Hay gente muy dulce en la HFPA, pero la forma en que nominan y votan es vergonzosa”, explicó Schumer al diario Los Angeles Times.

LOS GLOBOS DE ORO, UNA ORGANIZACIÓN ARCAICA Y HERMÉTICA

El periódico más importante de la meca del cine lleva semanas sacando los trapos sucios de esta asociación que, sin embargo, entrega unos galardones de renombre internacional.

Para mejorar su imagen, la HFPA se ha comprometido a aumentar la diversidad. El cómo no está claro, después de que una demanda presentada en los juzgados de Los Ángeles la acusara de prácticas monopolísticas.

Es prácticamente imposible entrar en ese reducido círculo de veteranos periodistas que se maneja bajo la filosofía del "cuantos menos seamos a más tocamos".

Ricky Gervais ya ironizó con lo surrealista de los Globos mientras presentaba la ceremonia de 2016, que calificó de parafernalia “inútil” que solo valía para que los integrantes pudieran hacerse fotos con las estrellas.

Las propias Amy Poehler y Tina Fey, que volverán a conducir la gala, bromeaban en 2013 con que la HFPA podía causar “cáncer cervical”. De hecho, cuando hay alguna ausencia chirriante entre los nominados -este año son varias- es habitual entre los corrillos de Hollywood insinuar -medio en broma, medio en serio- que será una venganza por haberse negado a posar en un “selfie”.

Y lo mismo al revés, cuando se cuela un nominado fuera de todas las quinielas se intuye la sombra de una contrapartida En esta edición ese es el caso de James Corden. “La única explicación posible es que quieren que presente la gala del año que viene”, sostiene el columnista Glenn Whipp.

Pero votar los Globos de Oro no solo da acceso a personalidades, también propicia viajes y experiencias de todo tipo. Por ejemplo, en 2019 un grupo de 30 miembros de la HFPA se hospedó en un lujoso hotel de París dos noches mientras visitaron los escenarios de Emily in Paris, a gastos pagados.

La serie figura entre las nominadas a mejor comedia. Ningún medio de crítica televisiva y ninguna quiniela la situaba entre los posibles candidatos. “Hubo una reacción violenta real y con razón, ese programa no pertenece a ninguna lista de los mejores de 2020”, reconoció a Los Ángeles Times un miembro de la HPFA que pidió no ser identificado y que aboga por una reforma de la organización fundada en 1943.

Un caso especial se dio el año pasado, cuando Kjersti Flaa, una reportera noruega a la que se le ha negado tres veces la admisión al grupo y cuya pareja sentimental es miembro de la HFPA, demandó a la organización, al alegar que actúa como un monopolio, porque acapara preciadas entrevistas a pesar de que relativamente pocos de sus miembros trabajaban como periodistas activos. Los estudios se unieron para congraciarse, dijo, debido al valor de los votos de los miembros.

“Es muy obvio quién es importante para los estudios y quién no”, dijo Flaa en una entrevista. “Y la cuestión es que nadie ha dicho nada sobre esto antes. Simplemente, se ha aceptado”. “Los miembros son territoriales y se resisten a dar la bienvenida a los competidores”, alegó, y “se presionan mutuamente para permitir o rechazar la entrada a nuevos solicitantes, sin mucha consideración por los méritos periodísticos”, concluyó.

Comentarios:

Destacado:

+ -