La Crónica de Hoy | Nayarit, Nayarit

Nayarit, Nayarit
Eduardo Morales | Opinión | Fecha: 10-jul-02 | Hora de creación: 00:00:00 | Ultima modificación: 01:45:31
h!, el Nayarit de ayer, tierra de algunos inolvidables: por ejemplo, los hermanos Gascón Mercado, el uno, mano derecha, la que todo agarra, priista contumaz del rebaño de Gómez Villanueva y precursor en la época de Echeverría del capitalismo marxista, puesto en práctica en el proyecto Bahía de Banderas; el otro, la mano izquierda, lombardista convencido y de convicciones firmes, luchador social "hasta donde cabe". Otro ejemplo, el general Sánchez Curiel, premiado con el gobierno del estado por su destacada participación en la gesta del jueves de Corpus de 1971. El Nayarit de hoy, escenario de un interesante acontecimiento político: el triunfo aplastante del PRI sobre todos los partidos y candidatos contendientes en el proceso electoral de presidentes municipales y diputados al Congreso local. El tricolor, sin que medie impugnación alguna, alcanza la victoria con un contundente "carro completo": mayoría en la Cámara y 15 de las 20 alcaldías en juego. Semejantes resultados, incontrovertibles por lo que se ve, reafirmaron otra vez la verdad de nuestra democracia: sólo el voto decide, lo demás es mera pirotecnia.
Ahora, de nuevo, el repaso obligado: ¿Cómo arrebató el PRI los votos al PAN si hace apenas un rato este partido impulsó una alianza con el PRD, el PCD, el PT y el Verde, y gracias a ella mandaron a calacas al PRI al alcanzar Antonio Echevarría la gubernatura? Pues muy sencillo. El PAN creyó que Echevarría tenía el perfil. Y cómo no creerlo. Rico entre los ricos, cocacolero de oficio, de buena familia local ‹gente decente‹, prácticamente del pluralismo empresarial por la diversidad de los negocios que emprende, y católico por añadidura. Con un personaje de estas características cuajó una alianza que prometía ser duradera, incluyente de todos sus actores, respetuosa de los consensos que la hicieron posible e impulsora del cambio, siempre en la línea conductora que viene del pensamiento foxiano y que hizo propia con toda independencia del 2 de julio la mayoría de la ciudadanía.
Pues bien. Al diablo con los consensos. El cambio, ya vendrá, siempre hay tiempos mejores. El gobernador don Antonio estaba y está en lo suyo quizá ahora con algo más ya que es miembro del PAN y semejante membresía pueda ostentarse como un privilegio, ya que se trata de un partido que incluye a los más selectos.
Ahora el PAN enfrenta un problema mayúsculo: cómo pasarle la factura al señor gobernador por tan valiosos servicios prestados al PRI en esta etapa de su franca, muy franca recuperación. El reciente discurso de Bravo Mena pronunciado en León, sin quererlo es muy alusivo al caso Echevarría, ese siniestro promotor del cambio al revés, de lo que acusa Felipe Bravo al priismo por su incansable lucha por la reconquista del poder. Pocos saboteadores tan eficaces como Antonio Echevarría.
Artículos de interés


Columnas
  | A-  | A  | A+

La Crónica de Hoy | Todos los derechos reservados ©2013 Powered by GYL Systems