Cuatro agentes de la AFI y la UEDO están desaparecidos desde el 18 de diciembre | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 11 de Abril, 2016

Cuatro agentes de la AFI y la UEDO están desaparecidos desde el 18 de diciembre

Cuatro agentes de Agencia Federal de Investigación (AFI) y de la Unidad Especializada contra la Delincuencia Organizada (UEDO), que habían salido de la ciudad de México hacia Nuevo Laredo, Tamaulipas, se encuentran desaparecidos desde el pasado 18 de diciembre. La información fue confirmada por la delegación de la PGR en esa entidad. Los agentes desaparecidos que presuntamente se dirigían a esa ciudad para realizar investigaciones sobre narcotráfico son: Gustavo Garza Martínez, Norma Elsa Castillo Pinales, Juan Remi Ortega Arellano y Eduardo Díaz Reyes. Ayer, la AFI local envió oficios a la PME, Policía Municipal, PFP y PFP División Caminos para que participen en la búsqueda de los agentes de narcóticos. Los agentes de la AFI y UEDO que están desaparecidos se encontraban en Ciudad Miguel Alemán, Tamaulipas realizando investigaciones en torno al narcotráfico. Según los reportes de la policía, los desaparecidos llegaron a Reynosa, Tamaulipas procedentes de la ciudad de México y de la frontera chica se dirigieron a Miguel Alemán, a bordo de un auto Nissan modelo 1999, color rojo con placas de circulación XAG-7372 de Tamaulipas. Presuntamente los agentes de la AFI y UEDO salieron de Miguel Alemán a Nuevo Laredo, pero esto no fue confirmado, presumiéndose de que fue en Miguel Alemán donde se les perdió el rastro. La desaparición de estas personas se dio a conocer ayer en Nuevo Laredo a través de la frecuencia de radio privada de la Policía Preventiva, donde se les conminaba a los patrulleros a la búsqueda inmediata de un auto Nissan color rojo, modelo 1999, con las placas de circulación XAG-7372 de Tamaulipas. Incluso, la Procuraduría General de la República (PGR) y la AFI (Agencia Federal de Investigaciones) solicitaron la cooperación de la Policía Municipal, Policía Federal Preventiva, Policía Ministerial del Estado y demás corporaciones policiacas de Nuevo Laredo para la localización de tres agentes de narcóticos de la AFI y uno más de la UEDO (Unidad Especializada contra la Delincuencia Organizada). La ayuda fue solicitada por el comandante de la AFI de Nuevo Laredo, por disposiciones del Delegado de la PGR a nivel estatal y del País. LAS EJECUCIONES. En lo que va de año las autoridades judiciales de Nuevo León y Tamaulipas, al nordeste de México, llevan contabilizadas 42 ejecuciones en Nuevo Laredo, ciudad fronteriza con EEUU, y veinte más en Monterrey. En medios periodísticos locales se cree que los principales actores son los cárteles de Juárez y del Golfo contra el de Tijuana. En otro frente, la banda de Osiel Cárdenas está intentando eliminar al cártel de Monterrey, y finalmente, una pequeña célula que opera en Nuevo Laredo está en guerra contra el cartel del Golfo. "Desde el pasado 31 de marzo del 2001, cuando la Fiscalía Antidrogas y el Ejército entraron en el poblado Guardados de Abajo, para detener al narcotraficantes Gilberto García Mena, alias 'El June', se dividió el cartel del Golfo", afirma Peña. La detención de García Mena, brazo derecho del jefe del cártel del Golfo, Osiel Cárdenas, se atribuyó a una traición de Edelio López Falcón, también conocido como "el Señor de los Caballos", quien es el cabecilla del cártel de Monterrey, al que el Departamento Estadounidense Antidrogas (DEA) atribuye el tráfico de unas cuatro toneladas de droga mensuales a EEUU. El cártel de Tijuana de los hermanos Arellano Félix, que contaban como aliados en la zona a la banda de "Los Chacos", radicada en Nuevo Laredo, fue atacada el pasado mayo, lo que dejó varios muertos, entre ellos Donaciano García, cabecilla de la banda. Finalmente la propia DEA, en una operación lanzada en junio de 2001, descubrió a Eduardo Reséndez Muñoz, "cerebro financiero" del cártel de Juárez, quien blanqueaba dinero desde Monterrey para esa mafia. Reséndez fue ejecutado en una céntrica calle de Monterrey y hallado en un coche, en un posible ajuste de cuentas.

Imprimir