En México no hay siquiera un científico por cada mil habitantes | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 11 de Abril, 2016

En México no hay siquiera un científico por cada mil habitantes

México tiene entre dos y cinco veces menos investigadores que países de similar desarrollo y cuenta sólo con 0.7 investigadores por cada mil personas económicamente activas (PEA), según los más recientes indicadores de ciencia y tecnología del Conacyt. En este documento se señala que mientras Brasil cuenta con 48 mil 781 investigadores y España con 116 mil 595, México tiene 25 mil 392, de los cuales poco más del 80 por ciento (20 mil 546) se encuentran en centros de investigación públicos. Esta cifra contrasta con la de naciones como Canadá que de los 90 mil 810 científicos con que cuenta, poco más del 55 por ciento (51 mil 134) trabajan en el sector privado; en Corea de los 134 mil 568 investigadores que tiene, casi un 70 por ciento (91 mil 950) están instalados en la industria. El análisis destaca tambien que la población económicamente activa de México es del orden de los 35 millones de personas, de las cuales aproximadamente 14 millones tienen empleo formal. El 77 por ciento de esa población con empleo formal tiene un nivel menor a la educación media superior y 17 por ciento tiene escolaridad superior. De estos últimos, 25 mil se dedican a actividades de investigación y desarrollo. El Conacyt revela que de las 25 mil personas dedicadas a investigación y desarrollo en México, 30 por ciento pertenece al Sistema Nacional de Investigadores, distribuidos en siete áreas, donde destacan las ingenierías. En contraparte, la biotecnología y las ciencias agropecuarias ocupan el 12.3 y 9.4 por ciento, respectivamente del total de investigadores. En México el personal dedicado a actividades de investigación y desarrollo se concentra en las áreas de ciencias naturales e ingenierías, más que en las ciencias sociales y humanidades, misma tendencia que existe en otros países de igual desarrollo o del primer mundo. A pesar de esa mayor concentración en dos áreas, que representan el 82 por ciento del total de investigadores de México, la cifra es inferior a la de España que concentra el 86 por ciento y de Corea del Sur con el 96 por ciento. En lo que corresponde al área de las ciencias sociales y humanidades, México es uno de los países con mayor porcentaje, aunque en números absolutos se encuentra muy por debajo de Brasil, España y Canadá. México tiene cuatro mil 480 científicos sociales o humanistas, lo que representa el 17.9 por ciento del total de investigadores, en tanto, España cuenta con 13 mil 62, Brasil con 13 mil 936 y Canadá con 14 mil 332, lo que representa el 11.2, 28.6 y 15.8 por ciento, respectivamente, del total de su personal dedicado a investigación y desarrollo. El documento del Conacyt indica que México tiene 0.7 personas dedicadas a actividades de investigación y desarrollo por cada mil individuos de la población económicamente activa, mientras que en Brasil el indicador es 1, en España 4, Corea del Sur 6 y Estados Unidos 14, lo que representa porcentajes del 42.8, 471.4, 757.1 y 1,900 superiores, respectivamente. En cuanto a la formación de investigadores, la tasa anual de crecimiento promedio internacional es del 12.7 por ciento; sin embargo, el documento advierte que México presenta un rezago importante en la formación de personal con posgrado, mismo que es la base de la investigación. Así, mientras en México se forman alrededor de mil doctores al año, en Brasil egresan seis mil, en España cinco mil 900, en Corea del Sur cuatro mil y en Estados Unidos 45 mil doctores anualmente. Aunque el número total de las personas egresadas de posgrado, es decir: maestría, especialidad, doctorado y posdoctorado, ha pasado de nueve mil 885 en 1990 a 18 mil 291 en 1995 y a 33 mil en el año 2000. Lo anterior es producto del gasto acumulado en investigación y desarrollo de 1970 a 1999, tiempo en que México dedicó 28 mil 768 millones de dólares. Diseña y prueba el IPN córneas artificiales Especialistas del IPN diseñan y prueban biopolímeros para elaborar córneas artificiales, con lo que se prevé atender a corto plazo las necesidades existentes en el rubro en México, donde es incipiente la cultura de donación de órganos. Los investigadores del Instituto Politécnico Nacional (IPN) diseñaron los biopolímeros que son sometidos a distintas pruebas biológicas y toxicológicas las cuales, en caso de tener éxito, darán paso al implante de córneas artificiales en el país. Luis Humberto Pérez Astudillo, titular del proyecto que se desarrolla en el Centro de Investigación en Ciencias de la Salud (CICS) Unidad Santo Tomás, explicó que la inquietud por desarrollar una investigación de esa naturaleza surgió luego de una reunión con el ex director del Centro Nacional de Trasplantes, Luis Terán. Indicó que entre la población se detectó creciente necesidad de órganos donados y que, específicamente, la lista de espera para la recepción de córneas es larga debido a la incipiente cultura en tal sentido, por lo que se decidió iniciar una investigación. Mediante un comunicado, Pérez Astudillo detalló que el objetivo es producir una estructura artificial cristalina, fácil de adquirir y procesar, por lo que en principio se pensó en fabricarla con hidrogel, por su gran cantidad de agua y estructura porosa, para que realice de manera adecuada el transporte de nutrientes y oxígeno al ojo.

Imprimir