La Crónica de Hoy | De 10 tiros lo acribillan en calles de la colonia Doctores

De 10 tiros lo acribillan en calles de la colonia Doctores
| Ciudad | Fecha: 2003-05-19 | Hora de creación: 00:00:00 | Ultima modificación: 12:46:57
De 10 tiros fue acribillado un individuo cuando, la madrugada de ayer, se encontraba a bordo de un vehículo tipo Volkswagen Sedan gris, estacionado en calles de la colonia Doctores, de la delegación Cuauhtémoc. Miguel Angel Camacho Jiménez, tío de la víctima señalado como presunto responsable del crimen, no ha sido localizado por agentes de la Policía Judicial capitalina quienes desde la noche de ayer se concentran en su búsqueda con el fin de cumplir una orden de presentación en su contra. Ivette Aceves Sánchez, única testigo de los hechos, declaró ante el Ministerio Público que alrededor de la media noche del sábado, cuando se dirigía al domicilio de su suegra, ubicado en la misma colonia Doctores, se encontró con su cuñado Eduardo Carrizales Neri. Dijo que el individuo, de 37 años, se encontraba en la esquina que forman las calles de Doctor Erazo y Doctor Jiménez, en compañía de un grupo de sujetos con quienes se encontraba ingiriendo bebidas embriagantes en la vía pública. La mujer aseguró que luego de platicar, Carrizales Neri le dijo que le diera un “aventón” por lo que subieron al Volkswagen matricula LMX-6019, del estado de México y se fueron del lugar. Explicó que luego de varios minutos de circular por calles de la colonia Doctores, le dijo a su cuñado que tenía ganas de ir al baño y éste le propuso que fueran a la casa de su tía, ubicada en el número 138 de doctor Jiménez. Ivette aseguró que al caminar por el pasillo de la vecindad escuchó que se rompió un cristal y cuando regresó al vehículo, encontró a Carrizales Neri con la mano ensangrentada pero éste no le quiso decir lo que había sucedido, aún cuando fue insistente en preguntarle. Dijo, sin embargo, que minutos después, alrededor de la 01:40 horas, Miguel Angel Camacho Jiménez tío de Eduardo los sorprendió y comenzó a reclamarle hasta que el sujeto de 42 años sacó de entre sus ropas una pistola con la que amagó a su cuñado. Al ver que el tío sacaba un arma, la joven echó a correr hacia su casa y desde detrás de la puerta escuchó insultos y luego disparos de arma de fuego; posteriormente oyó un auto alejarse a toda prisa. Tras reponerse de la impresión regresó hacia su coche, percatándose que su esposo se encontraba tirado en el suelo y a su lado un par de muletas que utiliza cotidianamente, mientras que Eduardo tenía manchas de sangre en su ropa y estaba semirrecostado sobre su lado derecho.
Artículos de interés


Columnas
  | A-  | A  | A+

La Crónica de Hoy | Todos los derechos reservados ©2013 Powered by GYL Systems