Amaranta, la primera candidata transexual en la historia de México | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 11 de Abril, 2016

Amaranta, la primera candidata transexual en la historia de México

La indígena Amaranta Gómez Regalado, la primera transexual en la historia de México que pretende ganar un escaño de diputada en las próximas elecciones del 6 de julio, tiene como ambición personal luchar desde el Congreso "contra el conservadurismo" del presidente Vicente Fox. Para esta candidata del recién formado partido México Posible (PM), todo empezó a "los 13 años, cuando me dedicaba al show travesti y me encargaba de coordinar los viajes del grupo y cosas por el estilo. Ahí empezaron mis actividades como líder", relató a la AFP Amaranta, de 25 años, cuyo verdadero nombre es Jorge. En ella influyó también su padre Homero Gómez, un consejero local del Partido Revolucionario Institucional (PRI, que gobernó el país de 1923 al 2000). "No se pude ser perfecto en esta vida", ironiza esta indígena de la etnia zapoteca. Vestida con un huipil -blusa tradicional femenina característica de su región indígena natal, el estado de Oaxaca (sur)-, pero maquillada como una mujer moderna, con manos delicadas y gestos pausados, a Amaranta sólo la delata su grave tono de voz, que contrasta con una apariencia femenina. A los 17 años, "después de que en un sólo año murieron de VIH-Sida muchos de mis amigos 'muxhes' (término en lengua zapoteca para reconocer la diversidad sexual)", Amaranta arrancó su carrera política "apartidista" como miembro de una ONG. En su pueblo natal, Juchitán, una región indígena cerca de la frontera de México con Guatemala, no se rechaza al homosexual, o 'muxhe', ya que es un tercer sexo socialmente concebido: hombre-mujer que reúne las características de ambos sexos. A pesar de esa tolerancia, en esos años la falta de conocimiento sobre el sida provocó que la enfermedad se extendiera. Amaranta decidió, entonces, dedicarse a la tarea de convertir en "educadores" a los 'muxhes', con quienes algunos hombres mantienen encuentros sexuales para reafirmar su heterosexualidad, de acuerdo con las costumbres. Formuló entonces, en 1998, su proyecto titulado "Educando y Fortaleciendo a la comunidad 'muxhe' en Salud, Sexualidad y VIH-Sida "financiado durante dos años por la fundación estadounidense MacArthur. "Los 'muxhes' se convirtieron en educadores, un puente entre mujeres y hombres por el tema de la bisexualidad, que es una de las principales causas de contagio" del VIH-sida, recuerda con orgullo. El sida "era la caja de pandora que se había abierto, la enfermedad tenía que ver con todo porque el cuerpo es un asunto político", eso "me convertía ya en una política 'Oenegera', política ciudadana en constante discusión con todas las fuerzas políticas", afirma. A pesar de su corta edad, y la falta de una carrera universitaria, Amaranta está convencida de que se convertirá en diputada de "México Posible", partido que se ha distinguido por una campaña de confrontación con la Iglesia católica mexicana sobre temas como la educación sexual, el consumo de la marihuana o el aborto. "No hay un 'plan b' porque vamos a ganar", enfatiza. El objetivo, sea cual sea el resultado "es crear la estructura del partido" en donde éste es la cabeza más visible de un grupo de gays, homosexuales y travestis que compiten por "México Posible" para ser diputados. Después de ser diputada, Amaranta planea para el 2009 "ser presidenta municipal de Juchitán". A poco menos de un año de haber perdido su brazo izquierdo en un accidente automovilístico, que intenta superar "concentrada en la política", Amaranta confía en que desde el Congreso mexicano ella y su partido -que necesita el 2% de los votos para obtener su registro- podrán contrarrestar "el conservadurismo foxista", en referencia al mandatario.

Imprimir