Las primeras elecciones en México fueron en 1812 y se anularon por diversas anomalías; hubo carrusel y acarreados | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 11 de Abril, 2016

Las primeras elecciones en México fueron en 1812 y se anularon por diversas anomalías; hubo carrusel y acarreados

La Constitución de Cádiz de 1812 creó las Diputaciones Parroquiales, en donde los habitantes de cada parroquia en la ciudad escogerían electores, éstos después nombrarían a los regidores alcaldes y síndicos. Los volúmenes 131-A y 132-A del Archivo Histórico del DF, guardan los manuscritos originales de las actas de Cabildo de la ciudad, donde es posible seguir en detalle estas elecciones, inéditas en México. En ellas el pueblo manifestó su voluntad política por primera vez en nuestra historia. A pesar de que el Cabildo propietario no debía participar en la organización de las elecciones, éste determinó el número de electores que debían elegirse en cada una de las catorce parroquias de la capital y comisionó a los regidores para que vigilaran la votación. La parroquia del Sagrario tenía mas de 80 mil feligreses, de los cuales 8 mil podían votar; el intendente corregidor Mazo consideró que eran demasiados y decretó que el requisito para poder votar era ser jefe de familia y tener por lo menos 25 años de edad, excluyendo a negros, castas (mestizos), sirvientes domésticos y mujeres, haciéndose con anticipación la distribución de boletas a los votantes del Sagrario. Elecciones. Don Enrique de Olavarría y Ferrari, en sus Episodios Históricos Mexicanos, nos dice: “Las elecciones parroquiales se efectuaron el 29 de noviembre (de 1812), y todo mundo advertía su importancia, si los candidatos europeos o conservadores eran elegidos, el régimen virreinal recibiría el apoyo popular. Si los criollos y liberales eran elegidos, y si las diferentes instituciones y garantías constitucionales se ponían plenamente en vigor, el poder virreinal disminuiría mucho”. Las autoridades virreinales acusaron posteriormente a los 25 electores ganadores de ser partidarios de la Independencia, o de que se habían negado a contribuir con dinero para la guerra contra Napoleón en España, o haber sido cómplices del intento de autogobierno del virrey Iturrigaray en 1808. La noche del 29 de noviembre los electores ganadores se manifestaron con tanto entusiasmo y júbilo “que en sus informes a España, el virrey Venegas, el general Calleja y la audiencia las describieron como un motín, que las multitudes tomaron Catedral y Palacio, que gritaban lemas revolucionarios, y tocaron las campanas de la Catedral”. El 3 de diciembre los electores fueron a felicitar por su santo al virrey Venegas quien “en ellos veía una reunión legal de enemigos de España” ; Venegas, para reestablecer el dominio virreinal, suspendió el 5 de diciembre la libertad de prensa consagrada en la Constitución, y el 14 de diciembre pretextando irregularidades, anuló la votación y ordenó que continuara funcionando el anterior cabildo hereditario. Las irregularidades en la elección que argumentaron las autoridades consistieron en que muchos menores de edad y castas habían votado, que en algunas parroquias había mas votos que votantes autorizados, que algunas personas habían votado en más de una parroquia, que de antemano se distribuyeron boletas marcadas a las personas analfabetas, que había una clara colusión para que ciertos hombres fueran elegidos electores, y que a los léperos les habían pagado por votar. Para dar cumplimiento al mandato constitucional, el recién nombrado virrey Calleja no tuvo más remedio que ordenar que los electores que habían ganado en noviembre de 1812 nombraran el 4 de abril de 1813 un nuevo cabildo (todos eran criollos). Más tarde, al anularse la Constitución en 1814, el virrey y la audiencia declararon que las tres cuartas partes de los hombres elegidos simpatizaban con los insurgentes. novohispano@hotmail.com La Constitución de Cádiz, el antecedente Al invadir España, Napoleón hizo prisionero al rey Fernando VII, nombrando en su lugar a su hermano José Napoleón. Para llenar el vacío de poder los españoles nombraron provisionalmente una Junta Central, que después se transformó en Regencia, la cual convocó a una reunión de las Cortes (con representación de la nobleza, clero y municipios), ésta dio inicio a sus sesiones en septiembre de 1810. La capital de cada provincia del reino envió un diputado elegido por su Ayuntamiento. A la Nueva España le tocó enviar a Cádiz 26 representantes. Las Cortes concibieron la idea de establecer una constitución, misma que fue jurada y proclamada el 19 de marzo de 1812; hay en ella principios liberales novedosos y avanzados para la época como el hacer residir la soberanía en la nación y no en el rey, instaurando el principio de separación de poderes. En México se dio a conocer el 30 de septiembre de 1812.

Imprimir