Erika Honstein, contra los estereotipos en la belleza | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 11 de Abril, 2016

Erika Honstein, contra los estereotipos en la belleza

La belleza es efímera y Erika no buscará ganar un certamen como Miss Mundo sólo con su 1.79, sus largas piernas y su rostro angelical. Para la joven sonorense, lo más destacado es la actitud, la mentalidad y la confianza para conseguir el triunfo en el próximo certamen mundial de belleza que se llevará a cabo en China, en diciembre. “Puede sonar repetitivo pero estoy en una fuerte preparación porque me interesa llegar y tener el mejor lugar, que es el primero”. Como cada ganadora de Nuestra Belleza, Erika Lizeth Honstein García está por iniciar varios cursos con los que espera afinar sus conocimientos “y llegar muy preparada al certamen al que desde ahora voy con las ganas de triunfar y de hacer mi mejor esfuerzo. Quiero hacer mi mejor papel”. La nacida en Hermosillo, Sonora, Erika asegura que ir a China no es sólo por ser Nuestra Belleza, “sino porque en la banda llevaré el nombre de México, ¡voy como representante de mi país! Eso implica una gran responsabilidad, por eso digo que no se trata sólo de ser hermosa…” Estudiante de administración de empresas turísticas, la reina de belleza que uno de sus objetivos principales es mostrar que los estereotipos sobre las mujeres “quedaron atrás, pues somos perseverantes, luchonas y salimos adelante de los papeles que nos han tocado como ser madre, esposa, trabajadora. El rol que juega dentro de la sociedad es uno de los más destacados. Somos independientes y preparadas, tomamos decisiones. Esto es lo que yo quiero llevar ante el mundo como representante de México”. Erika considera que por su lucha en la defensa de las mujeres puede llegar a la política: “no la descarto de mi vida. Es un área muy respetable y me gusta”, refiere la sonorense, quien aprendió mucho de su abuelo que fue un connotado periodista de su estado. Incluso hace referencias a que varias mujeres han destacado en el rubro político, “como Marta Sahagún, con gran preparación e inteligencia. Ha sabido cómo manejarse en ese mundo tan difícil y creo que sí apoya a su esposo en su trabajo presidencial”. Completamente opuesta al término de “objeto sexual” para una participante en un concurso de belleza, Erika Honstein se alista para estar en China y hacer lo posible por traerse el cetro de Miss Mundo. Sabe que competirá contra las bellezas venezolanas, pero está segura que más alla de un rostro o cuerpos maravillosos el talento y la inteligencia son grandes aliados de las latinoamericanas.

Imprimir