Rescatan la historia de los guerrilleros del Movimiento de Acción Revolucionaria | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 11 de Abril, 2016

Rescatan la historia de los guerrilleros del Movimiento de Acción Revolucionaria

La historia que se había iniciado en 1966 en la Universidad de la Amistad de los Pueblos Patricio Lumumba de la Unión Soviética tenía ahora su culminación en México y los detalles y hechos se podían leer en las páginas de todos los diarios y escuchar y ver en la radio y la televisión. El 16 de marzo de 1971 se dio la noticia de que habían sido detenidos 19 miembros de un grupo guerrillero de reciente aparición en México, el Movimiento de Acción Revolucionaria (MAR). Los asombrados televidentes mexicanos y los lectores de diarios se asomaron entonces con morbo a las imágenes que se ofrecían de este grupo de jóvenes mexicanos en cuyos rostros estaban claras las huellas del maltrato policiaco, de las noches sin sueño y, lo peor, de la derrota; una derrota política y militar. La noticia tuvo más filo periodístico debido a que los jóvenes habían sido entrenados en Corea del Norte —un país comunista de los más radicales de ese entonces—, con el propósito de derrocar por medio de las armas al gobierno mexicano. El escándalo fue mayúsculo: de lo menos que acusaron a los guerrilleros fue de “traidores a la patria”. Acto seguido, como consecuencia de las investigaciones, fueron expulsados de México cinco diplomáticos soviéticos. En la Patricio Lumumba había nacido el MAR. Escribe Fernando Pineda en su libro En las profundidades del MAR, de reciente aparición, editado por Plaza y Valdes que “cuatro mexicanos (Fabricio Gómez Souza, Leonardo Mendoza Sosa, Camilio Estrada Luviano y Alejandro López Murillo) deciden discutir en torno a las perspectivas revolucionarias de América Latina, y particularmente de México”. Pineda continúa su relato: “Al círculo pronto se agregaron otros paisanos: Candelario Pacheco Gómez, Octavio Márquez Vázquez, Marta Maldonado Zepeda, José Luis Guerrero Moreno y Salvador Castañeda Álvarez. Era el año de 1966, todos jóvenes con un futuro promisorio.” Dice Carlos Montemayor en el prefacio a En las profundidades del MAR, que “poco sabemos aún de los combatientes mexicanos de la segunda mitad del siglo XX. Lentamente empiezan a aparecer obras novelas estudios documentos y testimonios que se proponen un reencuentro con esa historia”, tal es el caso de este libro del ex militante del MAR. La importancia del libro del antropólogo y académico de la Universidad Autónoma de Guerrero estriba no sólo en reconstruir la historia del Movimiento de Acción Revolucionaria y presentar detalles de sus accionar, del proceso de creación y formación, así como de los yerros cometidos que no fueron pocos. Ciertamente, el libro también deja volando varias interrogantes: ¿por qué recurrir para el entrenamiento militar a Corea del Norte estando Cuba tan cerca? ¿Es verdad que el gobierno cubano debido a un pacto secreto con los gobiernos mexicanos no apoyó estos movimientos guerrilleros? En cuanto a los errores cometidos, Pineda narra uno que fue funesto: ante la urgencia de conseguir un local para el entrenamiento de reclutas, fueron a caer en la boca del lobo. Sucedió que en Xalapa “exhibimos como inquilinos una conducta poco típica –tomando el ejemplo de cualquier familia normal—; el hecho no pasó inadvertido a la atenta mirada de Casimiro Hernández, vecino y dueño de casi toda la manzana, incluyendo la vivienda recién rentada”. A continuación Fernando Pineda hace una lista de los yerros: “ofrecí un monto mayor a la oferta y pagué por adelantado tres meses de renta”; llegó allí gente de “apariencia extraña”; uno de los instructores “cambió un billete de alta denominación frente al propietario”. Finalmente, como parece que tampoco cambiaron las cerraduras del departamento, el dueño pudo entrar y darse cuenta de lo que ahí había. Los errores no hubiesen tenido resultados tan definitivos de haber sido el dueño una persona común y corriente; empero, el sujeto resultó ser un policía judicial.

Imprimir