La Crónica de Hoy | Sanborns, lugar del encuentro entre Zapata y Villa y sitio de sinsabores para Carlos Fuentes, cumple 100 años

Sanborns, lugar del encuentro entre Zapata y Villa y sitio de sinsabores para Carlos Fuentes, cumple 100 años
Fernando Ortega Pizarro | Nacional | Hora de creación: 00:00:00 | Ultima modificación: 15:42:24
Luego de la inauguración de las oficinas del Grupo Inbursa en la Torre Latinoamericana, en noviembre de 2002, el empresario Carlos Slim invitó al secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Diaz —invitado de honor— a visitar el atrio del Templo de San Francisco, cuyo rescate había patrocinado. Las obras todavía estaban inconclusas, pero el presidente de Telmex explicó a Francisco Gil que sería un recinto cultural, de conciertos y obras de teatro. Le describió los trabajos de ingenería y arquitectura que se hicieron. El atrio, que antes era un lote baldío, había recuperado su esplendor. De pronto, al salir a la calle de Madero, donde se despediría y subiría a su camioneta, el secretario de Hacienda vio el edificio Guardiola —una construcción sobria, maciza, que está en la esquina de Madero y el Eje Lázaro Cárdenas— y el Sanborns de la Casa de los Azulejos, del Siglo XVI, que está a sus espaldas. Con su peculiar sarcarsmo, le dijo a Slim: "¿Por qué no quitas el Guardiola, para que se vea mejor el Sanborns?". Los reporteros que acompañaban a los personajes detuvieron la respiración. Slim, el hombre más rico de Latinoamérica, no hizo ningún cometario y se despidió de él. Esta anécdota bien podría sumarse a otras que han acompañado los 100 años de existencia de Sanborns, que debe su nombre a los hermanos Walter y Frank Sanborns, nacidos en Estados Unidos, que primero fundaron una farmacia y luego una tienda con varios servicios. Cuando la tienda abrió su primera fuente de sodas, Porfirio Díaz y su esposa acudían con frecuencia a tomarse un sundae o un banana split. En 1914 Sanborns tuvo otro de sus momentos memorables: Villa y Zapata se detuvieron en la tienda para tomar chocolate, café y pan. La primera tienda se abrió en San Francisco 6, en lo que hoy es el Centro Histórico, y después inauguraron otras dos sobre la misma calle. Posteriormente, en 1919, Frank, que se quedó al frente del negocio, compró el inmueble de la calle de Madero. Cerró las tres tiendas y concentró su operación en un solo local, majestuoso: la Casa de los Azulejos. En 1985, cuando ya habían 35 tiendas con 6,500 empleados, el Grupo Carso, de Slim, compró la cadena Sanborns, con lo que se mexicanizó la empresa. En la actualidad tiene 104 tiendas y 18 mil empleados, con 62 sucursales en el Distrito Federal y 42 en provincia. Hablar de Sanborns "es hablar de nuestro país, de nuestra historia, de nuestras costumbres, de nuestra tradición, de nuestra herencia. Sanborns es México", puntualiza una edición especial por el aniversario número 100 de la tienda. Y pregunta: "¿Quién no tiene una historia donde Sanborns sea el protragonista principal?". Dice el escritor Carlos Monsiváis: "Sanborns no era un café más, era el café a donde iba todo el México institucional a desayunar. Recuerdo haber visto a Novo, a López Mateos, a Tamayo... Sanbors representaba la combinación de un México que quiso americanizarse con el México de las instituciones. Era un sitio de encuentro con atmósfera de respetabilidad". La actriz María Félix: "Para mí la Casa de los Azulejos es una casa de suerte, un lugar mágico donde siempre me han pasado cosas buenas e interesantes... Para mí gusto, un azulejo es un lujo, y la casa, siendo una de las más hermosas de la ciudad, tiene mucho lujo. Cuanto estás dentro quieres comprar, ya sean libros, revistas o medicinas. Se come rico, sus enchiladas suizas, el café y los chocolates, ¡ay, qué chocolates!". El empresario Juan Sánchez Navarro: "Yo nací en la ciudad de México, en la avenida Juárez esquina con Dolores, y me bautizaron del otro lado de la Alameda. De manera que yo conocía el centro de la capital, muy bien, una ciudad que realmente terminaba en El Caballito, en el Paseo de la Reforma... cuando (en las tertulias en el Sanborns) yo les contaba que esa casa había pertenecido a mi bisabuelo, se reían de mí...". El periodista Fernando Benítez: "Yo tenía alrededor de 20 años cuando empecé a ir a los desayunos de Sanborns...era cuando se empezaba a formar la toma de conciencia social en México, la oposición a todo lo que hacía el gobierno". El pintor José Luis Cuevas: "La primera vez que fui a desayunar a Sanborns fue en el año de 1955, acompañado de Juana Inés Aberu. Tenía 21 años y ella era más jóven, tendría unos 16. Caminamos por la avenida Juárez y, como ella no soportaba los zapatos, se los quitó y siguió descalza hasta que llegamos a Madero, a la Casa de los Azulejos, en donde ella tenía una cita con Juan Soriano, que fue el día cuando yo lo conocí". La escritora Guadalupe Loaeza: "En Sanborns fue mi desayuno de mi primera comunión. Recuerdo una mesa larga, los invitados y yo corre y corre con mi vestido entre las mesas, que era lo máximo". En obras literarias, Sanborns también ha sido escenario de historias policiales para el dramaturgo Rodolfo Usigli; lugar de comedia humana para el caricaturista Ric y Rac; sitio de sinsabores solitarios para el novelista Carlos Fuentes; casa de crónicas cotidinas para el escritor Luis Correa; el palacio ideal para el dandy para Jorge Irbargüengoitia; la vieja maqueta de plantones para Ignacio Solares; la cueva perfecta de las coincidencias para Gustavo Sainz y el hogar para la Generación X para Ruf Xoconostle. En la novela "Arráncame la vida", Angeles Mastreta reseña la seguridad que siente la protagonista proncipal al estar cerca de la talavera. Sin embargo, también esas calles a medio iluminar del Centro Histórico le evocan otras sensaciones probablemente más inquitantes: "Juan me consiguió el helado de vainilla y me dejó en la puerta de Sanborns de Madero. Ahí me sentía yo protegida porque las paredes eran de talavera. Manías de uno (...) Me quedé un rato en las puertas de Sanborns. Recargada contra la pared como una piruja, sintiéndome Andrea Palma en 'La Mujer del Puerto'".
Artículos de interés


Columnas
  | A-  | A  | A+

La Crónica de Hoy | Todos los derechos reservados ©2013 Powered by GYL Systems