Jorge Bergoglio ¿el elegido? El Papa argentino | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 11 de Abril, 2016

Jorge Bergoglio ¿el elegido? El Papa argentino

La resquebrajada salud del papa Juan Pablo II y su cada vez mayor imposibilidad para conducir sus homilías, han desatado rumores sobre quién será su posible sucesor. Se habla del cardenal italiano Dionigi Tettamanzi como el idóneo para tomar el relevo. También se menciona al número dos de El Vaticano, Angelo Sodano; del cubano Jaime Ortega y Alamino, así como del purpurado mexicano Norberto Rivera Carrera. Sin embargo, en días pasados apareció en escena la figura del cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio, quien según expertos vaticanistas será el próximo Papa de la Iglesia católica. Ante el acelerado agotamiento físico, producto de su enfermedad y del mal de Parkinson que lo aquejan, en las últimas semanas se ha especulado sobre la posibilidad de que Juan Pablo II muera, por lo que, ante esta situación, el Colegio Cardenalicio de El Vaticano, tendría que elegir al sucesor del Santo Padre. En Roma, como en varios países del mundo, se abrió desde hace varios meses una ola de especulaciones sobre quién será el próximo jerarca de la Iglesia católica. Se han planteado hipótesis sobre los posibles sucesores, ya que esto, seguramente traerá repercusiones de diversa índole tanto en el ámbito político, como a escala económico-social, sin pasar por alto el aspecto espiritual. PREDICCIÓN. Aunque se han manejado varios nombres de cardenales como próximo Sumo Pontífice, hay uno de entre los 135 que saltó al protagonismo en días pasados, y ese es el argentino Jorge Bergoglio, el que a decir de expertos en asuntos de El Vaticano, será el sucesor de Karol Wojtyla. Sobre la posibilidad de que Bergoglio sea el próximo sucesor de San Pedro, el vaticanista del semanario estadunidense “National Catholic Reporter”, John Allen, autor del libro “Cónclave”, indicó que: “un alto funcionario de El Vaticano, que asegura que él predijo la elección de Karol Wojtyla, en 1978, hoy dice que está convencido que Bergoglio será el próximo Papa. Y si no, el tiempo lo dirá.” En una de sus columnas editoriales, Allen dijo, además, que el hecho de que el nuevo Santo Padre fuera un latinoamericano, sería “símbolo de la solidaridad de la Iglesia con el mundo en vías de desarrollo”. Según Allen, Bergoglio recibió un espaldarazo durante un encuentro en la ciudad de Rimini de “Comunione e liberazione”, un importante movimiento católico italiano. En cuanto al perfil de Bergoglio, considera que es el indicado por haber tenido una intensa intervención en la crisis social de Argentina, lo que lo convertiría en un símbolo de los peligros que la globalización puede imponer en los países pobres. LATINOS. Además de Bergoglio, también aparecen en la escena los nombres de dos cardenales latinoamericanos, el mexicano Norberto Rivera Carrera y el cubano Jaime Lucas Ortega y Alamino. Cabe señalar que éstos dos purpurados ya figuraban desde noviembre del año 2000 como probables sucesores de Juan Pablo II, según aseguró en su momento el diario alemán “Bild”. El rotativo germano de línea sensacionalista, publicó que Juan Pablo II anunciaría su dimisión como Pontífice durante la Navidad o el fin del Año Santo, que concluyó el 6 de enero de 2001. Lo que nunca ocurrió y que incluso fue desmentido por el portavoz de la Santa Sede, Joaquín Navarro Valls, quien argumentó que “la información (del periódico alemán) no tiene fundamento alguno. Según el diario, la “facción americana”, que pugna por colocar en El Vaticano a un cardenal del Nuevo Mundo, es uno de los tres grupos de presión que hay en la Santa Sede, junto con la “facción conservadora”, que apuesta por un Papa mayor que no emprenda reformas, y la “progresista” que quiere reducir el poder de Roma. Según lo publicado en noviembre de 2000 por el periódico alemán, la “facción americana”, única que se define por criterios geográficos, tiene a su favor el hecho que en Estados Unidos y Latinoamérica viven más de la mitad de los católicos del mundo (510 millones de los 990 millones que se estima hay en el planeta). NACIONALIDAD. Lo que ha llamado la atención de la opinión pública en el mundo, dada la baraja que presentan los medios de comunicación, es el rumor constante sobre la nacionalidad del nuevo jerarca católico, pues se comenta, éste no será italiano, sino que nuevamente surgirá de un país distinto. (Con información de The Sunday Times, CNN y portal de la Santa Sede) Primer jesuita primado de Argentina Nació en Buenos Aires, Argentina, el 17 de diciembre de 1936. Estudió y se diplomó como técnico químico, pero al decidirse por el sacerdocio ingresó en el seminario de Villa Devoto. El 11 de marzo de 1958, pasó al noviciado de la Compañía de Jesús; estudió humanidades en Chile, y en 1960, de regreso a Buenos Aires, obtuvo la licenciatura en Filosofía en el Colegio Máximo San José, en la localidad de San Miguel. Entre 1964 y 1965, fue profesor de Literatura y Psicología en el Colegio de la Inmaculada de Santa Fe, y en 1966, dictó iguales materias en el Colegio del Salvador de Buenos Aires. De 1967 a 1970, cursó Teología en el Colegio Máximo de San Miguel, cuya licenciatura obtuvo. Sacerdocio. El 13 de diciembre de 1969, fue ordenado sacerdote (Argentina). En 1971, hizo la tercera probación en Alcalá de Henares (España), y el 22 de abril de 1973, su profesión perpetua. El 31 de julio de 1973, fue elegido provincial de Argentina, cargo que ejerció durante seis años. Estuvo en Alemania, y al volver, la superioridad lo destinó al Colegio del Salvador, de donde pasó a la iglesia de la Compañía, de la ciudad de Córdoba, como director espiritual y confesor. Episcopado. El 20 de mayo de 1992, Juan Pablo II lo designa obispo titular de Auca y auxiliar de Buenos Aires. El 27 de junio del mismo año recibió en la Catedral primada la ordenación episcopal, y fue promovido a arzobispo coadjutor de Buenos Aires, el 3 de junio de 1998. De dicha sede arzobispal es titular desde el 28 de febrero de 1998, cuando se convirtió en el primer jesuita que llegó a ser primado de la Argentina. En la Santa Sede, forma parte de la Congregación para el Culto Divino y la disciplina de los Sacramentos y de la Congregación para el Clero. Cardenalato. Creado cardenal presbítero el 21 de febrero de 2001, recibió la birreta roja y el título de San Roberto Belarmino. Mexicanos descartados [ Angélica Villanueva ] Enfermo, viejo y cansado, pero con un fuerte espíritu, Karol Wojtyla llega a sus 25 años de pontificado con evidentes limitaciones que hacen que el mundo se pregunte: ¿Quién será su heredero en el trono de San Pedro? Y aunque los papas se eligen en consistorios cardenalicios, “en este momento es muy seguro que Juan Pablo II haya definido al sucesor; él define pues, de alguna manera, quien lo sucederá”, consideró Fred Alvarez. El especialista religioso precisó que aunque el Pontífice “no se va a morir por el momento, hay mucha gente que lo quiere ver muerto”, pues, dijo, en los últimos años de vida “vamos a tener un Papa diferente, más virtual, con discursos cortos, y a descansar”. En entrevista con Crónica, Alvarez reconoció que el obispo de Roma, de hoy en adelante, será preso de los medios de comunicación; “lo que están vendiendo ahorita, y lo digo respetuosamente es a un Papa doliente, cansado, con el rostro caído… “Ese es el Papa del siglo XXI, porque ya nadie se acuerda del hombre fuerte, joven, alpinista; esa imagen la están borrando, ahora la imagen del Papa es en el papamóvil, y en esa silla que hasta no parece silla de ruedas… comentó. —¿Por qué el Papa no abdica? —Porque está preparando su sucesión… él pensaba abdicar, pero no lo dejaron; entonces está pensando en una negociación con la curia, decir, bueno, yo me voy, pero solamente que perdiera el habla… —¿Sólo si ya no pudiera hablar? —Mira, hace muchos años le preguntaron a Juan Pablo II que si él se imaginaba en silla de ruedas y dijo que no, que si eso pasara, dejaría el papado y eso no pasó; él ahora anda en silla de ruedas… entonces me puedo equivocar, pero el Papa abdicaría solamente que perdiera el habla. Insisto, ahora lo van a cuidar más, vamos a tener un Papa virtual, este Papa será más de los medios, más mediático, más de la televisión. —Y en esta sucesión, ¿qué papel le toca a los cardenales mexicanos? —Los mexicanos van a jugar, dicen ellos, lo que el espíritu santo les diga, pero el espíritu santo se equivoca, se ha equivocado, entonces están haciendo sus cuentas… —¿Sería posible un Papa mexicano? —A los mexicanos no les veo posibilidad, no la tienen, sinceramente y aunque no lo descarto y podría equivocarme, en un análisis frío, no hay oportunidad. —¿Podría haber un Papa en América Latina? —Mmmmmm, bueno, yo creo que hay otros con muchas más posibilidades… a todo mundo nos gustaría que Norberto (Rivera) fuera Papa, y hasta a Andrés Manuel, a todo mundo, pero una cosa es lo que se quiera y otra lo que es en realidad. —¿Entonces completamente descartado un Pontífice latino? —Un Papa latinoamericano es poco probable, habría que preguntarle a Norberto si él votaría por un mexicano o un latinoamericano que no fuera él… habría que preguntarle a Sandoval… no lo van a contestar, ellos confían en el espíritu santo, pero el espíritu santo no vota. —Entonces, ¿qué peso tendrá el voto de cuatro de lo cinco cardenales mexicanos en el consistorio? —No me atrevería a decir que el voto mexicano no será importante, porque en la elección del nuevo Papa, un voto puede definirlo todo, y según la circunstancia, ese voto puede ser el mexicano. —Entonces, ¿cómo en la política, la sucesión papal es un asunto de poder? —Por supuesto, es un asunto de poder, lo dice la ley, y para ser Papa se necesitan las dos terceras partes de los votos, y los cardenales ya los están consiguiendo.

Imprimir