La mafia coreana controla ya en Tepito la venta de armas | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 11 de Abril, 2016

La mafia coreana controla ya en Tepito la venta de armas

Hyo Sun Park Kang, Hyo Yong, Kookh Kim Sung. Sus nombres suenan a créditos de una buena película de samuráis, pero no son actores, sino jefes de la mafia coreana, que introduce en Tepito, vía el puerto de Manzanillo, toneladas de mercancía falsificada que han convertido a los vendedores coreanos en líderes de la fayuca en el barrio bravo. Park Kang, Yong y Kim Sung están fichados por la AFI, pero, sólo en Tepito, trabajan dos mil anónimos compatriotas suyos, dedicados al comercio legal o ilegal, sin contar a los que radican de forma ilegal. Hace poco más de 10 años llegaron a Tepito y en poco tiempo tomaron el control del comercio, contrabando, piratería y venta de armas. Según datos oficiales, en México residen más de 15 mil personas provenientes de Corea. De ellos, cerca de cinco mil están en el Distrito Federal, la mayoría dedicada al comercio en cualquiera de sus modalidades, sea legal o ilegal, esto sin contar a los que permanecen en calidad de ilegales y de quienes no se tienen cifras certeras. El asunto es de tales magnitudes que, el martes pasado, el coordinador de la fracción del Partido Verde Ecologista de México en la Cámara de Diputados, Jorge Kahwagi, presentó un punto de acuerdo para pedir al gobierno federal que aclare la situación migratoria de los ciudadanos extranjeros, especialmente de los coreanos, “que son presuntos miembros de organizaciones delictivas que trafican con productos de contrabando”. El diputado indicó que las mafias coreanas se han afianzado en Monterrey, Guadalajara y la Ciudad de México y que introducen al país su mercancía ilícita con documentación apócrifa para evadir impuestos, en complicidad de autoridades aduanales. Un estudio que realizó la Universidad Nacional Autónoma de México en 2001, da cuenta de que en la Ciudad de México radican cerca de 10 mil coreanos, de los cuales más de tres mil se ubican en los alrededores de la Zona Rosa y dos mil más trabajan en Tepito. El documento de la institución sostiene que a principios de los 90, coreanos y chinos se hicieron del control del barrio. Es en Tepito donde hombres y mujeres de origen coreano atienden la mayoría de los locales establecidos y se les ve en las vecindades adaptadas como bodegas almacenando la mercancía que ofertan: chamarras, pants, tenis o pantalones de mezclilla, con etiquetas falsificadas y bordados de la NBA, NFL, Nike, Reebok, y otras. La industria textil ha denunciado en reiteradas ocasiones que 60 por ciento de la ropa que se vende en el país es ilegal, mientras que los reportes de la Cámara de Comercio del Distrito Federal revelan que el 40 por ciento de la mercancía que se vende en la capital es de contrabando o pirata. De igual forma, coreanos (y chinos) han incursionado con éxito en el negocio de la fayuca. Por las calles de Tepito, infinidad de puestos de videocaseteras, DVD’s, televisiones, estéreos y autoestéreos están resguardados por coreanos que manejan el dinero de las ventas. Grupos empresariales señalan que las ganancias que obtienen los coreanos y otros asiáticos por estas ventas, producto del contrabando y piratería, superan los 30 mil millones de dólares anuales y que evaden al fisco en cerca de ocho mil millones de dólares. Datos de la Procuraduría General de la República indican que en lo que va de la presente administración se ha detectado a 18 coreanos que, además de permanecer ilegalmente en el país, fueron capturados por haber participado en delitos del fuero común y federal. De Tepito, los extranjeros se expandieron al Centro Histórico y a la zona de la Merced, donde es común observarlos en comercios de ropa o baratijas, dando órdenes a sus subordinados mexicanos. De hecho, en la plaza comercial de Meave, sobre el Eje Central, los coreanos ocupan decenas de negocios, desde videojuegos, ropa y calzado hasta imponentes equipos de audio y video. Fue precisamente en el centro de la Ciudad de México donde el pasado 20 de octubre elementos de la Agencia Federal de Investigación detuvieron, en un operativo, a 11 personas procedentes de Corea —seis hombres y cinco mujeres—, que no pudieron comprobar su estancia legal en territorio nacional. Según versiones de habitantes de Tepito, la actividad de estos asiáticos se ha diversificado con el tiempo, pues desde principios de los 90, cuando empezaron a llegar al país, han creado mafias y redes de extorsionadores que fijan cuotas a sus compatriotas que se dedican al comercio para darles “protección”. “Tenemos conocimiento, además, de que son estos coreanos los que manejan una parte importante del mercado negro de armas e incluso droga”, señaló Guadalupe Gómez Collada, presidenta de la Asociación de Comerciantes de la Ciudad de México. Por las calles de Tepito, los vecinos temen a los coreanos y nadie se mete con ellos, aunque están descontentos por que acaparan las ventas, pues aseguran que los códigos de la mafia asiática se asemejan a los del narcotráfico: ajustes de cuentas a fuerza de pistola.

Imprimir