Elige el Senado a Margarita Beatriz Luna Ramos como ministra de la Suprema Corte | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 11 de Abril, 2016

Elige el Senado a Margarita Beatriz Luna Ramos como ministra de la Suprema Corte

El Senado eligió este jueves por mayoría a Margarita Beatriz Luna Ramos como la nueva ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, quien ocupará la vacante que dejó desde noviembre del año pasado Juventino Castro y Castro. Margarita Beatriz Luna recibió 83 votos de los 104 senadores presentes. Hubo dos abstenciones, y el resto de los votos estuvo repartido entre las otras dos integrantes de la terna enviada por el presidente Vicente Fox: María del Carmen Aurora y Gloria Tello. La sesión realizada ayer para elegir al ministro de la SCJN que faltaba, sirvió al mismo tiempo para elegir a Constanzo Carrasco Daza, consejero de la Judicatura Federal y para clausurar el periodo extraordinario de sesiones del Senado. En su presentación ante el pleno del Senado, Margarita Luna Ramos afirmó: "Tengo el pleno convencimiento de que los distintos órganos de este poder son hoy actores determinantes en el proceso de consolidación de la democracia en nuestro país". Llamó a entender la democracia como un valor fundamental e indispensable del Estado constitucional, cuya soberanía radica en la voluntad popular y tiene como objetivo el bienestar de los gobernados, el respeto irrestricto a sus derechos fundamentales, a los principios de supremacía constitucional, legalidad y división de poderes. Con ese convencimiento, dijo, deseo reiterar que el Poder Judicial de la Federación constituye actualmente el fiel de la balanza en la solución de los muchos y variados conflictos sometidos a su jurisdicción. El Poder Judicial, añadió, es garante de la preservación de condiciones para una convivencia social, pacífica y armónica, salvaguarda de los derechos fundamentales de la persona; y, por supuesto, de la dignidad humana y fortalecimiento de las instituciones del Estado. Añadió: "El Poder Judicial no puede evadirse a la continua evolución de la historia. En ese tenor, en el umbral del siglo XXI, es momento oportuno para sostener, replantear y mejorar la vida institucional de un país que con la finalidad de obtener el bien común se torna debutante en el escenario democrático". Es momento oportuno para analizar las atribuciones de los órganos integrantes del Poder Judicial federal, agilizar y reducir procedimientos jurisdiccionales que permitan cumplir con el mandato constitucional de una justicia pronta y eficaz; establecer relaciones de convivencia y unidad con otros tribunales ajenos al Poder Judicial, remarcó. También es tiempo, insistió, de luchar por el fortalecimiento de los poderes judiciales locales, y armonizar nuestro sistema jurídico con el derecho internacional sin que esto implique pérdida de nuestra identidad nacional. Margarita Luna remató con una frase que arrancó aplausos: "La justicia es como el amor verdadero; es algo poco común pero no imposible".

Imprimir