El delegado Imaz acepta que recibió dinero de Ahumada | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 11 de Abril, 2016

El delegado Imaz acepta que recibió dinero de Ahumada

El delegado en Tlalpan, Carlos Imaz, admitió ayer que también él recibió dinero de Carlos Ahumada y reveló que la hizo de “mandadero” para llevarle a Rosario Robles 600 mil pesos del empresario para financiar su campaña a la dirigencia nacional del PRD en el 2002. Ante la posibilidad de que también se difunda una cinta en la que aparezca recibiendo “donativos”, Imaz decidió adelantarse y hablar. Pero también lo hizo el delegado en Gustavo A. Madero, Octavio Flores, quien reconoció que se reunió con Ahumada e incluso aceptó la sugerencia de contratar a Luis Salazar como director de Recursos Financieros porque “cumplía el perfil”. Salazar está involucrado y prófugo —junto con Martha Delgado— en el fraude por 31 millones de pesos por obras no realizadas en la jurisdicción. Según Flores una vez que se detectaron las irregularidades Robles lo buscó para “hablarme bien de ese sujeto… que no lo moviera”. Pero mientras este delegado sostuvo que no recibió dinero, Imaz admitió haber recibido efectivo para la defensa del voto a nivel nacional y la campaña interna de Robles, además de apoyos en especie para su precampaña. Imaz habló en entrevistas para Radio Fórmula y W Radio, en donde se desmarcó: “sólo fui mandadero” de Rosario con Ahumada. Admitió también que recibió, para su precampaña en Tlalpan, apoyos en especie (espectaculares y spots) de Ahumada Kurtz, quien después, una vez que asumió la jefatura delegacional, le exigió la contratación de dos personas afines en las direcciones de Administración y de Obras. Según el perredista se negó, “le dije que cuánto le debía para pagarle con mi sueldo, pero me dijo que sólo necesitaba los dos puestos… lo mandé a la chingada”. Ahumada —según Imaz— en ausencia de Robles siempre señaló que no aceptar sus propuestas la afectaría. Pero aunque a ese encuentro se incorporó Robles y estuvieron Ramón Sosamontes y Juan Guerra, el delegado eludió mencionar la postura que asumieron frente al chantaje. Pese a todo, a instancias de Robles aceptó otra reunión con el empresario, quien le propuso realizar contratos multianuales de obras, lo que también rechazó. Ahora veo que ese es su “modus operandi” y, aseguró, así se lo hizo saber a Robles pero “ella llorando me dijo, no puedo estar equivocada”. Ahora “me consta que sí lo estaba”. Luego la relación se enfrió. “No sé hasta dónde haya llegado Robles con Ahumada, que cada quien explique sus actos, yo estoy explicando lo que yo hice”. * Entre sollozos, Rosario Robles se defiende de acusaciones Entre sollozos, difundidos por las frecuencias radiofónicas y televisivas, en las que salió a defenderse, Rosario Robles se deslindó ayer de los actos de corrupción en que pudieran haber incurrido perredistas que recibieron recursos del empresario Carlos Ahumada. “Yo creo que la gente es adulta, sabe lo que hace, sabe lo que hicieron cuando tocaron esa puerta y saben lo que hicieron después”, reviró la ex dirigente nacional del PRD señalada de haber sido quien “infiltró” al empresario a las filas de ese partido, Pero además repartió responsabilidades: “yo no nombré a ese secretario de Finanzas (Gustavo Ponce) ni Bejarano era mi secretario particular”, dijo en alusión a los ex funcionarios de Andrés Manuel López Obrador. “Se me convierte a mi ahora en la Mata Hari moderna” e, insistió, “yo jamás sugerí nada”, dijo al desmentir a los delegados Carlos Imaz y Octavio Flores, quienes revelaron que Ahumada les exigió puestos de gobierno y contratos de obras en pago de los favores recibidos por el PRD.

Imprimir