Familiares de Frida Kahlo revelan secreto sobre la muerte de la pintora | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 11 de Abril, 2016

Familiares de Frida Kahlo revelan secreto sobre la muerte de la pintora

¿Diego Rivera ayudó a morir a Frida Kahlo? La respuesta al "gran secreto" sobre los últimos momentos de la vida de la pintora mexicana es desvelada en un libro escrito por su sobrina, Isolda Pinedo, en el que además se muestra un retrato íntimo e inédito de la sufrida artista. "Estamos contando, ahora sí, el gran secreto de la familia, avalado por todos los documentos que ahí se exhiben, nosotros lo que queremos es manejar la información de la misma manera en la que la conocimos", dijo a la AFP Mara de Anda, sobrina-bisnieta de Frida Kahlo y coordinadora del libro "FridaIntima" (Ediciones Dipon). El texto, escrito por Isolda Pinedo Kahlo, sobrina de la artista mexicana, es un recuento "de toda esa información que ella vivió y, que al final de cuentas, le duele mucho porque son sus tíos y porque ha habido mucha controversia" sobre ese tema, relató De Anda. Isolda Pinedo es una mujer de 75 años que convivió con Frida desde pequeña, hasta el 13 de julio de 1954, cuando una neumonía acabó con la vida de la pintora, según certificó un médico en el acta de defunción de Kahlo, la cual esexhibida en la que fuera su casa al sur de la ciudad de México. "En realidad mi abuela (Isolda) nunca quiso decir, a flor de piel, toda esa información que ella vivió", además de que "nosotros no queríamos sacar nada al público sin tener los documentos necesarios", agregó Mara de Anda. Interrogada vía telefónica sobre la posibilidad de que el esposo de Frida Kahlo, el muralista mexicano Diego Rivera, hubiera ayudado a morir a la artista, Isolda Pinedo respondió enfática: "eso precisamente se relata en el libro, es una nueva verdad, y ahí el lector tendrá que interpretarlo". Postrada y con dolores debido a un viejo padecimiento en la columna, Frida Kahlo (1907-1954) pasó las últimas horas de su vida en un estado "semi-comatoso" provocado por los fuertes analgésicos que se le suministraban, confirmó la crítica de arte Raquel Tibol, la única periodista a la que Frida le dictó su biografía. En una ocasión, recordó Tibol, la pintora se encontraba bajo los efectos del analgésico morfínico "demerol" y, "cuando Diego (Rivera) la vio así llorando, me dijo: 'si yo pudiera la mataría', pero fue con un sentido de piedad, no con deseos de hacerlo, él no hubiera sido capaz". Al debatir el presunto "gran secreto" de la familia Kahlo, la crítica de arte agregó que en el momento de la muerte de Frida, Diego Rivera no se encontraba en lo que ahora se conoce como la "Casa Azul", el inmueble en el que nació y murió la artista en la demarcación de Coyoacán, al sur de la capital mexicana. Esa misma versión es confirmada por la fotógrafa Cristina Kahlo, sobrina-nieta de Frida, quien comentó que "también alguna vez se manejó el falaz relato de que fue la misma hermana de Frida" la que pudiera haberle ayudado a morir. En realidad, "están peleando la cuestión económica por que se cumplen 50 años de su muerte, mucha gente hizo dinero con la imagen de Frida y ahora ellas quieren hacer lo mismo, está bien, pero yo no lo comparto", manifestó Cristina Kahlo. La publicación, "Frida Intima", que aparecerá el próximo 14 de julio simultáneamente en México, Colombia, Argentina, Chile, España, y Estados Unidos, también aborda el espinoso tema de la herencia de Frida Kahlo, una de las artistas más cotizadas en el mercado de arte internacional. Según Isolda Pinedo, la familia de la pintora no heredó ni siquiera el inmueble en donde vivió Kahlo, una vieja casona que había sido propiedad del padre de Frida, el fotógrafo judío-alemán Guillermo Kahlo (1872-1941). El heredero universal de la artista fue su esposo, Diego Rivera, quien otorgó el legado "al pueblo de México", a través de un fideicomiso gubernamental. "De no ser por Diego los cuadros de Frida que permanecían en México hubieran sido subastados en el extranjero, que bueno que la familia no los heredó", apuntó irónico el nieto del muralista mexicano, Juan Coronel. Coronel, quien ha documentado la historiografía de su abuelo Diego Rivera, comentó que "no hay pruebas históricas que muestren la intervención de una tercera persona en la muerte de Frida Kahlo". "Eso es entrar en el terreno de la especulación, y meterse incluso en una decisión íntima o de pareja que pudiera haber existido entre Diego y Frida, pero nada de eso se puede probar", concluyó.

Imprimir