Provida presentó facturas en blanco, además de notas de Zara, Aca Joe, Cartier y Mont Blanc para justificar gasto de $30 millones que le dio Salud | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 11 de Abril, 2016

Provida presentó facturas en blanco, además de notas de Zara, Aca Joe, Cartier y Mont Blanc para justificar gasto de $30 millones que le dio Salud

Dos facturas en blanco, por 20 mil pesos cada una, forman parte de los documentos entregados por la organización Provida a la Secretaría de Salud para justificar los 30 millones de pesos que la dependencia le entregó y debía utilizar en programas de apoyo a las mujeres con distintas enfermedades, principalmente VIH-Sida. Las dos facturas, junto con los comprobantes de pago en tiendas como Zara, Sears, Aca Joe y de productos Cartier y Mont Blanc, en las que Provida habría comprado desde tangas hasta joyas y plumas, forman parte del expediente que Organizaciones No Gubernamentales entregarán al Congreso y a las secretarías de la Función Pública y Salud, para que investiguen esas irregularidades. El objetivo es auditar la forma en que Provida (organización fundada por Jorge Serrano Limón) manejó los recursos que le otorgó el gobierno federal, vía Salud, y de confirmarse malos manejos se proceda legalmente y se devuelva el dinero que fue utilizado para otros fines. En entrevista con Crónica, Helena Hofbauer, directora ejecutiva de la organización Fundar, reveló que el descubrimiento de malos manejos por parte de Provida forma parte de una investigación de casi dos años. Incluso, comentó que el secretario de Salud, Julio Frenk, estaba enterado de todo y a pesar de que varias ONG’S le pidieron audiencia nunca las recibió, nunca atendió su llamado. “Hay irregularidades muy serias y eso exige una intervención muy clara por parte de la Secretaría de Salud para explicar a qué se debe todo esto”, afirmó. Indicó que las organizaciones entregaron personalmente una carta de solicitud de reunión a Julio Frenk, quien la firmó de recibido, pero hasta ayer no se había comunicado”. Ayer, el periódico Reforma publicó que cerca del 75 por ciento del presupuesto otorgado por la Secretaría de Salud a la organización Provida fue pagado a tres empresas que supuestamente prestaron algún servicio, pero tienen un vínculo directo, por ejemplo dos de ellas tienen el mismo teléfono que la oficina de Provida. Además, el periódico publica la copia de una factura que sirvió para comprobar gastos, pero en el concepto aparecen tangas, sostenes y calcetas. En ese contexto Helena Hofbauer dijo que no es posible que el patronato de la beneficencia pública de la Secretaría de Salud, que es el que da estos recursos a estancias civiles y privadas, “se maneje de manera totalmente discrecional otorgando a todas las organizaciones fondos de 250 mil pesos y a una fondos por 30 millones”. Jorge Serrano Limón respondió a estas acusaciones y negó que Provida haya alterado facturas, “pues eso es un delito” y no lo haríamos; sin embargo, aceptó que se compraron tangas, bikinis y un saco de hombre con valor de dos mil 800 pesos que “fueron incluidos en el programa de los Centros de Ayuda”. A su vez, el Grupo de Información en Reproducción Elegida, SIPAM Salud Integral para las Mujeres, Letra S, Equidad Ciudadanía Trabajo y Familia, Consorcio para el Diálogo y Fundar tienen la documentación que respalda los topes de los financiamientos que da Salud y estos gastos los rebasan. “Llevaremos el caso hasta donde sea necesario, para que la Secretaría de Salud tome cartas al respecto y explique que es lo que está pasando”, afirmó Hofbauer. Señaló además que aún falta ver hasta qué punto la Secretaría de Hacienda estuvo involucrada o enterada en este proceso. “La SH tiene que haber estado enterada por lo menos de la asignación de estos fondos porque el caso se ha puesto en la agenda de distintas reuniones en la Cámara de Diputados a lo largo de año y medio, entonces enterada está”, enfatizó. Hofbauer dejo en claro que es la primera vez que organizaciones de la sociedad civil se han empeñado en llegar hasta el fondo de un caso de irregularidades en la destinación de los recursos. “No es posible que se compren tangas, plumas, sacos, con un presupuesto para salud”, apuntó.

Imprimir