La Crónica de Hoy | Sexoservidoras en el Metro pasan por alto la Ley de Justicia Cívica

Sexoservidoras en el Metro pasan por alto la Ley de Justicia Cívica
Airamsol Martínez | Ciudad | Fecha: 2004-07-19 | Hora de creación: 00:00:00 | Ultima modificación: 12:32:14
A la vista de vigilantes, inspectores, jefes de estación, conductores, ancianos y niños, desde muy temprano tres mujeres con ropa ajustada, escote pronunciado y cabello teñido esperan a sus “clientes” debajo del reloj de la estación del Metro Revolución. Las mujeres se acercan a los usuarios para ofrecer sus servicios sexuales. El costo oscila entre 150 y 250 pesos con hotel incluido. A unos cuantos metros, un hombre moreno, delgado y alto, de aproximadamente 30 años, las vigila y controla, pues al sentirse descubiertos con señas se comunica y les pide que salgan del lugar. Las sexoservidoras, que no sobrepasan los 35 años, se acercan a los hombres que esperan debajo del reloj. Con cabello rubio teñido, pantalón blanco a la cadera y un top rosa, una mujer se acerca a dos hombres, que al parecer son trabajadores de obra. Entre risas, convienen salir del subterráneo. Ya en la explanada. La mujer, de unos 28 años intenta convencerlos. —Va ha estar bien —les comenta. Uno de ellos, se acerca y secretea al oído de la mujer de tez morena. Quien se muestra más interesado, es un probable cliente, no mayor de 20. El hombre cuenta el dinero que trae. Y dice a la mujer: “sólo junto 150 pesos”. Ella le responde desconcertada: “Bueno, para empezar no está mal”. Después de un breve cabildeo, hacen el “trato” y caminan rumbo a la calle de Ignacio Ramírez. En ese momento, las manecillas marcan las 11 de la mañana. Después de treinta y cinco minutos, la mujer se reúne nuevamente con sus compañeras debajo del reloj del Metro Revolución. A decir de los propios vigilantes las estaciones donde se reúnen las sexoservidoras para ofrecer su trabajo son Hidalgo, Indios Verdes y Pantitlán. Lo anterior contradice el apartado 24 en su fracción séptima de la Ley de Cultura Cívica del Distrito Federal donde establece que está prohibida la prostitución en aquellos lugares que ofrecen servicios a la comunidad. En tanto, usuarios se quejaron del ejercicio de la prostitución en las instalaciones del Metro. “Todos sabemos que en ciertas estaciones hay prostitutas y no sólo en la noche, todo el día. Las autoridades lo saben pero no hacen nada”, comentó Dolores Ortiz, quien todos los días aborda el convoy en la estación Revolución.
Artículos de interés


Columnas
  | A-  | A  | A+

La Crónica de Hoy | Todos los derechos reservados ©2013 Powered by GYL Systems