La Crónica de Hoy | Los taxis Pantera, el cochinito del PRD-DF

Los taxis Pantera, el cochinito del PRD-DF
Jorge de Luna | Ciudad | Hora de creación: 00:00:00 | Ultima modificación: 14:31:33
Con placas de particular y con siete mil 500 duplicados de un amparo que perdieron en marzo, Taxis Pantera, asociación perteneciente al perredista Frente Popular Francisco Villa se convirtió durante la gestión de Andrés Manuel López Obrador en la más grande organización en su género: los taxis pirata. Gracias a que rentan dicho amparo en tres mil 200 pesos a sus nuevos socios, y *al cobro de una cuota semanal de 100 pesos por “protección” para que no sean detenidos ni llevados al corralón, Pantera AC genera ingresos por tres millones de pesos al mes, con una ganancia anual —de puras cuotas— de 36 millones. Por el pago de afiliación o renta de la fotocopia del amparo 148/2002-III son 24 millones de pesos, con lo que la agrupación tiene ingresos netos anuales por más de 60 millones de pesos. Aunque la cifra puede ser mayor, ya que cada día reclutan a más personas, principalmente desempleados. Al respecto, el presidente de la Comisión de Transporte en la Asamblea Legislativa del DF, Benjamín Muciño, considera que “esta asociación es la caja chica del PRD”. La agrupación pirata opera, según información recabada en el PRD, desde que el FPFV y René Bejarano pactaron acrecentar su poder territorial y tienen actualmente apoyos en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal y en el Partido de la Revolución Democrática. Ejemplo de ello es que a sólo unos pasos de la oficina central de reclutamiento que los taxistas tienen en Avenida de las Torres, manzana 14, en la colonia José López Portillo, en Iztapalapa, se ubican el módulo de atención ciudadana del legislador local José Jiménez Magaña, proveniente del FPFV. Y Agustín González Cázares, vocero actual del PRD-DF, se ostenta como responsable de Panteras ante la Comisión Política del Frente Popular Francisco Villa. En los últimos meses, esta agrupación perredista que suele cerrar vialidades y corralones para liberar unidades detenidas, usó su capacidad de presión, en respaldo de los intereses de Andrés Manuel López Obrador. Participó en el mitin que hizo Andrés Manuel López Obrador para denunciar un complot en su contra y en la marcha de las 100 horas. RECLUTAMIENTO. Un sujeto alto, de tez morena, cabellos oxigenados, peinados al estilo punk y con un tatuaje sobre el brazo izquierdo atiende una de las 33 oficinas promotoras del reclutamiento. —Con 100 pesos no vas a tener problemas de nada. —¿Si me agarran? —No hay bronca. Nosotros te vamos a dar un teléfono para que te comuniques y en chinga tendrás a 100 panteras a tu alrededor. —Pero no tengo placas, me salen en más de 80 mil pesos. —Consigue tres mil 200 varos y nosotros te damos de alta en nuestra agrupación, que como verás se está convirtiendo en un grupo muy fuerte... Dice que lo único que se requiere es el tarjetón de circulación vigente, “para que no jodan tanto, identificación oficial, seguro contra daños a terceros y... tus 100 varos semanales”. Ese dinero, señala, es para que la podamos librar de los inspectores. ¡Pero a cambio vas a poder circular sin que nadie te moleste!, garantiza. El reclutador ofrece entonces una fotocopia del amparo 148/2002-III, que ni siquiera está vigente, según confirmaron autoridades de la Secretaría de Transporte y Vialidad, y una “calcomanía con código de barras para que no la puedan falsificar”. Tras dos meses de trabajo libre, los nuevos panteras son “invitados” a participar, en acciones de bloqueos, marchas y plantones violentos, con lo que se les convierte en parte de una clientela. Un conductor de esta agrupación —cuyo nombre y número económico de su auto se omite a petición de él mismo— comentó que al inicio no se les exige acudir a las marchas o plantones. “Pero luego de dos meses nos comienzan a dar las instrucciones y nos invitan a las marchas hasta que llega el momento en que la asistencia se vuelve obligatoria”. “Me han dicho que para seguir con el ‘privilegio’ del amparo tengo que invitar a una persona más a que se integre y, además, que otras tres de mi familia tienen que votar por Andrés Manuel López Obrador”. —¿Y si no lo hace? —Cuando nos llevan al corralón ya no nos sacan y en ocasiones se ponen bien mamones, aunque le entres cada semana con tu lana. Esta situación le permite asegurar a los dirigentes del grupo Pantera que cuentan con 30 mil votos. El éxito de su organización radica en la impunidad de la que gozan pues por su forma de operación nadie los puede detener. No ha importado el hecho de que en tres ocasiones diferentes han perdido sus amparos. El más reciente en marzo, de acuerdo con el presidente de la Comisión de Vialidad y Transporte de la ALDF, el panista Benjamín Muciño. Las primeras apariciones de los panteras en público fueron en el proceso de elecciones internas 2002-2003, para la definición de cargos en la estructura del PRD y después en la elección de candidatos a puestos de elección popular en la Asamblea. Dentro de la mesa directiva de los Pantera se encuentran Álvaro Castillo, Guillermina García, Carlos San Agustín, Paula Lara y Laura Aguilar. Actualmente, Taxis Pantera AC opera en las delegaciones Gustavo A. Madero, Benito Juárez, Venustiano Carranza, Tláhuac, Tlalpan, Iztacalco e Iztapalapa. Datos proporcionados en el PRD indican que la idea es extenderse al interior de la República Mexicana, pues “ya se encuentran células en Querétaro y San Luis Potosí”. PRESIÓN RODANTE. Una de las más recientes participaciones de este grupo en actos abiertos de presión política ocurrió fue el 14 de marzo en la plancha del Zócalo capitalino, cuando Andrés Manuel López Obrador informó de un supuesto complot en su contra. Taxistas de este grupo se encargaron de trasladar a los simpatizantes perredistas de manera “gratuita” a la Plaza de la Constitución. Entre ancianos, diputados locales y federales, los panteras se integraron también el 14 de este mes con un amplio contingente a la marcha de las 100 horas, la cual formó parte de un plan nacional de respaldo al tabasqueño contra el proceso de desafuero iniciado por la Procuraduría General de la República (PGR). Apenas la semana pasada, cientos de automovilistas capitalinos los vieron circular por avenidas como Tláhuac y Tlalpan con banderas rojas colocadas en toletes y desplegadas por las ventanillas de sus taxis pirata. El miércoles 21 esta asociación movilizó al menos dos centenares de unidades que bloquearon los corralones de El Coyol, Grutas, El Zarco, Imán y Azcapotzalco y avenidas para conseguir la liberación de taxis afiliados a su organización que habían sido detenidos en revisiones de la Secretaría de Transportes y Vialidad. Estos operativos que se hicieron a petición de los taxistas regulares finalmente fueron detenidos por la Setravi a causa de la presión de los panteras. OTRA TAREA. Dentro de la estructura de la agrupación se encuentran los llamados “vigilantes” que se identifican como tales con una calcomanía que colocan en el medallón de sus taxis. Esta “élite” porta una camisola blanca con el estampado de la agrupación en el brazo. Se trata de un mando que controla a otros taxistas ubicados cerca de él por medio de un radio de onda corta. También cuentan con videocámaras con las que, según testimonios de integrantes del grupo, deben filmar a quien sus superiores ordenen, en “tareas específicas”. De acuerdo con el secretario de organización del PRI capitalino, Edgar Mereles Ortiz, se trata en realidad de “una red de información al servicio del gobierno de la ciudad”. Asegura que los taxistas le reportan a un jefe que es el secretario de transporte, Francisco Garduño. En ese sentido, hace apenas cuatro meses, el pasado 11 de marzo, Andrés Manuel López Obrador sostuvo en su conferencia de prensa que pese a que no contaba con un centro de inteligencia, tenía pruebas para evidenciar que los videoscándalos eran un complot. “Tengo a mis informantes. Son meseros, choferes, vecinos”, aseveró en aquella ocasión. Ante esto, el priista Edgar Mereles dijo que los panteras son un capital político para López Obrador. “Es un grupo que puede movilizar a tres mil personas en dos días. “Es un grupo que está preparado para la movilización poselectoral para el 6 de julio de 2006”, concluyó. * Aseguran ofrecer descuentos a viejitos Además de tener vínculos con el PRD, el grupo de taxis pirata conocido como Pantera usan para promocionarse medidas de apoyo popular similares o complementarias a las del jefe de Gobierno del Distrito Federal. Si alguno de sus usuarios es de la tercera edad y presenta su credencial Sí Vale, mediante la cual recibe 688 pesos mensuales, le hacen un 50 por ciento de descuento. De acuerdo con un tríptico propagandístico, los taxis Pantera son “seguros” pues cuentan con un número telefónico para reportar quejas y “todos los agremiados están registrados en un padrón a disposición de las autoridades en caso de algún ilícito”. Además dicen contar con taxímetros verificados por la “Secretaría de Comercio”. Para conocer más de la forma de operación de Taxis Pantera AC se buscó a su líder Alvaro Castillo en varias ocasiones; sin embargo, su secretaria ofreció buscarlo y ponerlo en contacto con este diario, lo cual no ocurrió.
Artículos de interés


Columnas
  | A-  | A  | A+

La Crónica de Hoy | Todos los derechos reservados ©2013 Powered by GYL Systems