Ex coronel rebelde crea “comandos” pro López | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 11 de Abril, 2016

Ex coronel rebelde crea “comandos” pro López

Con anuncios espectaculares en vialidades importantes, una página en Internet y automóviles decorados, Hildegardo Bacilio —el militar que se rebeló contra la institución castrense en 1998— está de nuevo en batalla: ahora recluta ciudadanos para incorporarlos a los Comandos Ciudadanos pro López Obrador. La organización que encabeza se autodefine como una “hermandad ciudadana comprometida con México” y dice tener como visión “seleccionar y apoyar ciudadanos honestos para que desempeñen cargos de elección popular”. El militar disidente quien fue procesado por insubordinación, conspiración, sedición, infracción de deberes comunes a los militares, injurias y difamación, promueve la defensa del Jefe de Gobierno a través de una página de Internet en la que se resaltan acciones del tabasqueño. Incluso, muy al estilo del Comando Maisanta que en Venezuela defiende a Hugo Chávez, Bacilio Gómez ha elaborado un decálogo que deben seguir todos los miembros de sus comandos. Para registrarse como miembro del grupo es necesario llenar un formulario en el que, además de los datos generales, se debe anotar la clave de elector, sección electoral, grupo sanguíneo y “padecimientos”. Uno de los espectaculares del militar —al que se recuerda porque en una entrevista que concedió justamente cuando era buscado por la justicia militar dijo que andaba a “salto de mata”— se puede ver sobre Periférico, en el sentido sur-norte, cinco minutos después del Toreo Cuatro Caminos. Ese letrero cuya renta podría ser de entre 20 mil y hasta 70 mil pesos mensuales, dice: “Te apoyamos. ¡¡Triunfaremos!!”. Es de color amarillo e incluye una foto del rostro del jefe de Gobierno en el lado izquierdo y, en el derecho, una del ex militar. Los espectaculares están divididos en dos partes iguales. En una mitad se anuncia la clínica privada Lomas Verdes, y en la otra el Comando de Bacilio. Ambos rostros aparecen en medio de un círculo negro con amarillo y un mapa de la República Mexicana en donde posa un águila como la que el emperador Agustín de Iturbide imprimió en la bandera mexicana en el siglo XIX. También está un número telefónico: 53 43 21 85, donde ayer no respondió nadie a las llamadas, que eran canalizadas a un buzón de voz. En ese mismo espectacular se incluye la dirección de la página de Internet: www.comandosciudadanos.com, sitio electrónico en el que Bacilio Gómez colocó a López Obrador al centro, rodeado de cuatro personajes. Uno de ellos es el propio militar, pero los otros sólo están identificados con el nombre de municipios mexiquenses: Naucalpan (Bacilio), Atizapán, Tlalnepantla y Almoloya de Juárez. Abajo, puso una frase del tabasqueño: “El cambio democrático iniciado en la ciudad no tiene camino de regreso. No truncaremos la esperanza que hemos despertado. Vamos a seguir Luchando para hacer de esta capital la ciudad del sol, la ciudad de la alegría, y de la felicidad”. La página electrónica tiene seis ligas tituladas: Obrador, Nosotros, Decálogo, Actividades, Municipios y Registro. En el apartado correspondiente a “Obrador” lo primero que se ve es una foto del tabasqueño tomada de aquel 10 de junio del 2004, cuando convocó a conferencia por la tarde para dar a conocer la carta que envió a la Sección Instructora de la Cámara de Diputados, en respuesta al juicio de procedencia que le inició. Se supone que esa imagen conecta con el video de la conferencia, pero sólo se abre una ventana con un cuadro que dice: Andrés Manuel López Obrador”. Ahí se incluyen, además, documentos que López Obrador ha dado a conocer como parte de su defensa ante el posible desafuero, y se enumeran programas y obras del jefe de Gobierno, como el distribuidor vial Zaragoza y la pensión a ancianos. En la opción “Nosotros”, además de la visión, se apunta la “misión” de los Comandos: “combatir frontalmente a la corrupción, cáncer que corroe y corrompe a nuestra sociedad mexicana y depreda los bienes nacionales, esclavizando a nuestro pueblo a la pobreza, enfermedad que lacera y lastima a México”. Se incluye una serie de fotografías con la publicidad que Hildegardo Bacilio está usando para promover la defensa de López Obrador. El militar que se rebeló elaboró también un decálogo al que se puede acceder a través de la página de Internet. “Honestidad, lealtad, justicia, respeto, protección, integridad, bienestar, decisiones, educación y liderazgo con ética”, son los puntos que comprende el manual de los defensores de López Obrador que se enrolen en el Comando. En el rubro marcado como “actividades”, no aparece ningún evento y únicamente se ve el anuncio de un acto celebrado el 24 de diciembre de 2003 en San Bartolo, Naucalpan, al que se le llamó Posada de Convivencia. Entre los beneficios que contarán quienes se inscriban a los comandos está el de recibir un cinco por ciento de descuento “en todos los servicios que ofrece la clínica privada Lomas Verdes”, en la cual labora Bacilio. Desafió al Ejército con una marcha en Reforma El 18 de diciembre de 1998, cerca de 50 militares liderados por Hildegardo Bacilio Gómez marcharon por la ciudad de México y bloquearon Paseo de la Reforma, en franca rebelión hacia los mandos castrenses. El llamado movimiento “Comando Patriótico de Concientización del Pueblo” (CPCP), denunció supuestas violaciones a los derechos humanos al interior de las fuerzas armadas y se manifestó en contra de las políticas económicas del gobierno federal. De hecho, sus miembros expresaron su deseo por pedir asilo en Venezuela, donde Hugo Chávez acababa de ganar las elecciones presidenciales. Un día después de la protesta, el entonces procurador militar, Rafael Macedo de la Concha calificó la insubordinación como “inadmisible y ordenó proceder en contra de los militares que participaron en el movimiento encabezado por Bacilio. En marzo de 1999, se detuvo a 24 integrantes del CPCP, bajo los cargos de deserción, desobediencia, insubordinación y difamación contra el Ejército. Entre ellos, estaba Hildegardo Bacilio. El militar fue recluido en la prisión militar de Mazatlán, Sinaloa, junto con Francisco Bernal Vázquez, Ignacio Manzano Ramírez y Gerardo Torres Ramírez, y su rebelión fue apoyada por el Partido de la Revolución Democrática, quien en voz de la entonces senadora Amalia García, sostuvo que el apoyo hacia los militares disidentes fue “como representantes populares y no de un partido”. Dos años después del acto de rebeldía, el presidente Vicente Fox —a unos días de haber tomado posesión— instruyó al secretario de la Defensa, Clemente Vega, a revisar el caso de los militares insurrectos. Fue a principios de 2001, cuando se liberó a Bacilio, después de que un juez federal por otorgara un amparo contra tres delitos a sus compañeros presos. En 2003, Hildegardo Bacilio se postuló como candidato a la presidencia municipal de Naucalpan, cobijado en “Parlamento Ciudadano”, partido que creó para contender por el cargo que finalmente perdió ante la panista Angélica Moya.

Imprimir