La Crónica de Hoy | En Día de Muertos en la UNAM imponen récord; decenas de calles del DF tienen nombres alusivos a La Catrina

En Día de Muertos en la UNAM imponen récord; decenas de calles del DF tienen nombres alusivos a La Catrina
Gilberto Rendón Solares | | Hora de creación: 00:00:00 | Ultima modificación: 15:10:21
Encargadas de fomentar la cultura nacional, todas las universidades públicas y privadas del país organizaron certámenes internos para promover el Día de Muertos, las Ofrendas, las Calaveras y la visión mexicana de la muerte. La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Politécnico Nacional (IPN), por ejemplo, abren a todo el público las expresiones artísticas de sus alumnos en esta materia, que incluyen obras de teatro y performance, además de las tradicionales ofrendas. La organización de actividades para preservar la tradición del Día de Muertos, que forma parte de los objetivos de difusión de la cultura dentro de la UNAM, la llevó este año a conseguir un récord Guiness, gracias al esfuerzo de la comunidad de la Facultad de Medicina, que logró reunir cinco mil 667 calaveritas de dulce, en el altar de cráneos prehispánico o Tzompantli, más grande que se haya hecho en nuestro país. Aunado a ello, la UNAM mantiene desde el 29 de octubre y hasta el 2 de noviembre, su tradicional Festival Universitario de Día de Muertos que por séptima ocasión se realiza en la explanada central de Ciudad Universitaria, en el espacio conocido como Las Islas y que se extiende desde las instalaciones de la Facultad de Medicina hasta el edificio de Rectoría. Forman parte de esta actividad la colocación de más de 60 ofrendas realizadas por alumnos de las 43 escuelas, facultades, colectivos estudiantiles e institutos de la UNAM, así como de instituciones incorporadas; la realización de diversos concursos de poesía, cuento, fotografía, y teatro entre otros, alusivos al tema de la muerte. Además de participar en esta actividad todas las instituciones unamitas que están fuera de Ciudad Universitaria organizan algunas otras dentro de sus instalaciones, tal es el caso de la Preparatoria Uno, donde el salón de usos múltiples fue convertido en un espacio para montar una gran variedad de ofrendas realizadas por su comunidad, las cuales pueden ser vistas por el público en general hasta el próximo 3 de noviembre, de 12:00 a 17:00 horas. En el Centro Cultural Jaime Torres Bodet de la Unidad Zacatenco del IPN, mil alumnos de la Escuela Superior de Turismo montaron una exposición de ofrendas de Día de Muertos, representativas de los 31 estados de la República. Las ofrendas de los estudiantes politécnicos que evocan la forma en que las diversas etnias abordan esta celebración, como los coras de Nayarit, los tarascos de Michoacán y los yaquis de Sonora, participan también dentro de un concurso y serán exhibidas hasta el 5 de noviembre. Sobresalen de entre ellas las que abordan la celebración de la Noche de Muertos en Michoacán, durante la cual el Lago de Pátzcuaro, es iluminado por velas colocadas en balsas que significan las almas de los muertos, y la de los habitantes de Pomuch, Campeche, quienes acuden al cementerio a limpiar los huesos de sus seres queridos como una forma de estar con ellos en estas fechas. En el interior del país, las actividades por el Día de Muertos en las instituciones de educación superior también están presentes a través de las tradicionales ofrendas, y demás actos que se vuelven tradición como en la Universidad Autónoma de Sinaloa, donde desde hace años se colocan altares en honor a diversos personajes de la vida académica, cultural y deportiva de la institución. La Universidad de Guadalajara es otra de las muchas instituciones que celebran a los Fieles Difuntos, por medio de exposiciones y concursos de altares, cuyos ganadores son anunciados durante el Baile de la Calaca, que se realiza la noche del 1 de noviembre; es decir, hoy Las instituciones educativas de todo el país participan de manera importante en la preservación de las tradiciones por el Día de Muertos, a través de la colocación de ofrendas donde además de las flores de zempazúchitl, las calaveritas de azúcar, el pan de muerto, y el dulce de calabaza, se pueden encontrar, de acuerdo a la tradición de cada comunidad, diversos platillos, dulces, frutas o bebidas para satisfacer a quienes regresan a nuestro hogar cada año en estas fechas. Todas las instituciones incluyen certámenes de poesía, teatro, pintura, dibujo y ofrendas donde participan los alumnos de todas las carreras y niveles, pues incluyen al bachillerato. * Más de 60 ofrendas en la CU Desde el 29 de noviembre y hasta el día de mañana, se pueden visitar los altares que han colocado los estudiantes de la UNAM a lo largo del primer cuadro de Ciudad Universitaria, que va desde la Rectoría hasta la Facultad de Medicina. Cada comunidad académica colocó la ofrenda para los personajes académicos, artísticos y deportivos de ellas. Esta megaofrenda incluye también la exhibición de teatro, la lectura de calaveras y de poesía, elaboradas por los propios estudiantes, con asesoría de algunos grupos académicos. Esta tradición unamita comenzó en 1996 y cada año registra una mayor participación de los jóvenes. La entrada es libre y se pueden visitar de las 10:00 a las 19:00 horas. En el Instituto Politécnico Nacional también se colocaron centenares de ofrendas, en el auditorio Jaime Torres Bodet de Zacatenco, ubicado en Av. IPN y Wilfrido Massieu. La entrada es libre y se exhiben hasta el 5 de noviembre; se trata de una muestra de diversos estados del país. La Catrina da su nombre a decenas de calles del DF La Catrina, la Flaca, la Huesuda, la Pelona, la calavera femenina es también una compañera y hasta una amiga fiel del mexicano, al punto que su nombre y variaciones lo acompañan en centenares de calles de la Ciudad de México: Barranca del Muerto, Cerrada de las Ánimas, Arroyo Muerto y Calzada de las Brujas son sólo cuatro ejemplos. Hay muchas más, con otras acepciones : Calzada de las Brujas, por ejemplo, hace honor a seres sobrenaturales que, según la leyenda, asustan cada Día de Muertos. Estas temidas hechiceras también le dan nombre a una cerrada y a una privada, y a otra calle conocida como Canal Brujas. No hay que olvidar las tres colonias y las dos estaciones de metro que llevan su nombre en la Ciudad de México, y los 10 panteones. Incluso, en la ciudad de México se puede uno topar con la calle dedicada a la flor tradicional del Día de Muertos: Cempasuchil, en el Pueblo de San Lorenzo, y que desemboca, como era de esperar, en el panteón civil de San Lorenzo Tezonco. Y es que absolutamente toda la ciudad hace honor a lo sobrenatural. Asimismo, los diablos hacen sentir su presencia en la capital, y en su honor se ha bautizado un callejón en la colonia Insurgentes Mixcoac. Pero no hay diablo sin infierno, así que cinco calles capitalinas llevan ese ilustre nombre. Con la palabra “panteones” hay 14 calles en 11 colonias, la mayoría cerca de las estación del metro con el mismo nombre. Otros nombres relativos a la muerte o sucesos sobrenaturales son, por ejemplo, la calle de los Duendes, Matanzas, Sacrificio, o Mixquic, además de las estaciones del metro Barranca del Muerto y Panteones. Bien lo decía Octavio Paz: “La relación entre el mexicano y la muerte es íntima, más íntima que la que pueda tener cualquier pueblo”. Esta frase de El Laberinto de la Soledad describe la relación, que se ha convertido en obsesión, que los mexicanos han tenido, desde siempre, con el más allá al grado de que motivos sobran para rendirle tributo. Lo que es más, como también escribió Paz, para el mexicano, “la muerte es un espejo de la vida, por lo tanto, son inseparables y a ambas se les rinde culto”. Y es que la relación entre el mexicano y la muerte es tan simbiótica que no se la evoca solamente el Día de Muertos: la muerte está siempre latente en el diario vivir del pueblo, que disfraza su temor mofándose de ella, explica el Premio Nobel mexicano en su libro. Musa. Además de que las calles lleven su nombre, la Catrina ha sido la musa de muchos escritores. Homero Aridjis y Eduardo Matos Moctezuma son dos ejemplos. Ambos han escrito más de dos libros cada uno al respecto. “Para la muerte todo mundo es igual, ricos y pobres, buenos y malos, feos y bonitos, viejos y jóvenes, por lo que es una imagen a la que se le puede acercar todo tipo de gente, aun la marginada y desaprobada por la sociedad”, afirma Aridjis en su libro La Santa Muerte. El letrista José Gorostiza solía decir que “la muerte es inspiración para los poetas”, y tomó a la Pelona como protagonista de sus poemas. Como él, cientos de autores han escrito versos de terror o de amor por esta pícara calavera que ronda por la vida, pero es la Guía Roji, que sirve como indicador de la cultura de los mexicanos respecto a ese fenómeno. Así como la Catrina ha sido musa de algunos creadores, ha intrigado a otros, como Juan Rulfo, quien escribió sobre la pelea entre la vida y la muerte, y cómo esta fuerza sobrenatural puede confundirse con la realidad y hasta ser más fuerte que ella. Rulfo combinaba la realidad con la muerte, pues afirmaba que fragmentos de un universo sobrenatural se podían colar en el mundo terrestre. Tal vez por la propia afición del hombre o por la relación que este podía llegar a tener con el más allá. Para Xavier Villaurrutia, “el hombre tiene la necesidad de descubrir todo lo oscuro aunque allí se encuentre sus más grandes temores”. ( Alejandra Sánchez Inzunza ) La Huesuda se casa en el Metro Si usted viaja en el Sistema de Transporte Colectivo Metro y debe transbordar en la estación Chabacano, de las líneas 2 y 9, seguro se encontrará un performance con el tema central de la Huesuda: Los Esponsales de la Muerte. Emma Lejarazu coordina esta representación lúdico-lúgubre con la que los usuarios del Metro tendrán la oportunidad de verse cara a cara y hasta casarse con la muerte; “porque la idea es que el viajero participe de manera voluntaria”, dijo la performer a este diario. El espectáculo se llevará a cabo el 1º de noviembre a partir de las 12:00 horas, y tendrá una duración de unas 10 horas. Pero el casorio con la muerte va en serio: la Calaca tilica y flaca invitará a los usuarios para que contraigan matrimonio con ella, ante la presencia de un “juez”. Cuando la promiscua Huesuda tenga en su poder las actas de los tantos matrimonios logrados se hará una especie de ofrenda: serán colocados sobre el piso, adornados con flores de cempasúchitl, y sobre ellos se pondrá un pequeño reloj para indicar el tiempo que queda de vida. “El resultado que se quiere provocar es que el público asistente goce de un espectáculo estético, teniendo como destino la fusión de los conceptos artísticos y visuales, con los festejos populares que hay alrededor de la muerte”, asegura la performer. (Ricardo Pacheco) Frases sobre la muerte Octavio Paz “La relación entre el mexicano y la muerte es íntima, más íntima que la que pueda tener cualquier pueblo” Xavier Villaurrutia “El hombre tiene la necesidad de descubrir todo lo oscuro aunque allí se encuentren sus más grandes temores” José Gorostiza “La muerte es inspiración para los poetas”
Artículos de interés


Columnas
  | A-  | A  | A+

La Crónica de Hoy | Todos los derechos reservados ©2013 Powered by GYL Systems