Biyik se despide con tres goles | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 12 de Abril, 2016

Biyik se despide con tres goles

A pesar de no contar con el aval del América para usar su uniforme y logotipo oficiales, Francois Omam Biyik se enfundó una réplica del uniforme amarillo y dijo adiós oficialmente a las canchas con tres anotaciones en la victoria del América de 1994 frente a los Amigos de Biyik. El camerunés vivió una auténtica fiesta en el estadio Azteca, invitó a sus compañeros de aquel equipo que se caracterizaba por golear al rival, algunos pasados de peso, como Enrique Rodón, Pedro Pineda y Edson Astivia; otros que apenas podían controlar el balón como José Luis Salgado y Luis Felipe Peña El Halconcito. Los que lucieron fueron Del Olmo, todavía activo con Pumas, y Zague, quienes tuvieron un duelo personal a la ofensiva. Lo malo para los americanistas es que se trató de ver quién fallaba más oportunidades claras de gol, al final Luis Roberto desperdició cinco claras por cuatro de Joaquín. Entre los Amigos de Biyik destacó la presencia de Carlos Hermosillo, Ricardo Peláez, Alberto García Aspe, Luis Matador Hernández, Marco Antonio Fantasma Figueroa, Jaques Songo’o y Jorge Campos, así como la visita de Francisco Kikín Fonseca, quien ni siquiera se vistió para jugar. Apenas pasaron cuatro minutos y el América del 94 se fue al frente por conducto del Halconcito Peña, quien de cabeza remató un tiro de esquina cobrado por Del Olmo. Casi al final de la primera parte, se dio lo que los aficionados esperaban: la Macarena de nueva cuenta se volvió a bailar en el Azteca. Biyik cobró una pena máxima y el júbilo estalló. Todos los presentes en la cancha lo felicitaron y cerró la el festejo junto a Del Olmo con el baile. Para el inicio del segundo tiempo, Luis Hernández y El Fantasma Figueroa suplieron a Hermosillo y Peláez en el ataque visitante y junto a Hugo Santana le cambiaron la cara a la ofensiva, pues apenas al minuto uno colocaron el 2-1. Al 49, de nueva cuenta el festejado tuvo una pena máxima a su favor y puso el 3-1 que parecía definitivo, pero apareció El Matador Hernández y al 73 y 74 puso el empate a tres anotaciones. Pero que mejor forma de decir adiós que con el gol del triunfo, al 78 el camerunés remató un servicio raso de Terrazas para de primera intención colocar el triunfo 4-3 del América del ‘94. Para premiarlo con el aplauso de la afición, Alex Domínguez, técnico azulcrema, lo retiró de la cancha para dar paso a Antoine Biyik, de 16 años e hijo del goleador, quien tuvo una última oportunidad para marcar un gol, pero una gran estirada de Hugo Pineda le prohibió al primogénito del atacante estrenarse en el Azteca. Al término del encuentro, la barra Monumental de las Águilas, despidió con grandes ovaciones a los jugadores, excepto al Kikín Fonseca a quien le dedicaron rechiflas e insultos. "No regreso al América" LUIS ROBERTO ALVES ZAGUE "Quiero aclarar que no sigo en América, ni me echaron como director deportivo, yo me hice a un lado porque había cosas que no me gustaron. Por eso no regresaré a las Águilas" "Me desconecté del futbol" EDSON ASTIVIA No tengo nada que ver con el futbol. Ante la falta de oportunidades, ahora vivo en Estados Unidos y atiendo el negocio de un amigo en Anaheim, California. "Disfrutaré la Primera "A" LUIS HERNÁNDEZ Hoy por hoy voy a disfrutar el jugar en Primera A, lo de mi retiro lo pensaré al terminar la campaña con Lobos de la BUAP, si algo sale, pues bien, sino ni modo. "Quiero chamba" PEDRO PINEDA "Aunque jugué la temporada pasada con Atlante Neza sé que todavía tengo mucho nivel para jugar futbol en la Primera Nacional, estoy pendiente de que algún equipo me llame para regresar. Quiero chamba" “La directiva ni me peló”: Francois Omam El rostro de Biyik era muy distante a sentir alegría. Pese a la fiesta que organizó como despedida no estaba contento: “Qué lastima que el América no se haya interesado. Es más, ni me peló, la verdad es muy triste porque dí mis mejores actuaciones en México y fue aquí también donde formé mi carrera como jugador”. A pesar de ello, se mostró agradecido con la gente que fue a apoyarlo: “Tengo diez años aquí y el cariño de esta gente no lo tengo en Francia ni en mi país. Y pensar que cuando era pequeño, a mi padre no le gustaba la idea de que fuera futbolista, siempre prefirió que siguiera trabajando en la aseguradora”. Ahora sus planes están enfocados en prepararse como entrenador de futbol y promover un equipo de Tercera División. “Es un equipo que apenas se va formando y quiero entrenarlos, parte de la taquilla de este encuentro irá destinado a ese proyecto en el cual estoy muy interesado”.

Imprimir