EU considera pedófilos a dos curas que ofician en México | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 12 de Abril, 2016

EU considera pedófilos a dos curas que ofician en México

El turbio historial que desde hace varias décadas ha venido empañando la imagen de la Iglesia católica por denuncias sobre abuso sexual de menores, sigue arrastrando y exhibiendo capítulos negros, y ahora son dos ex sacerdotes mexicanos que trabajaron en Estados Unidos los que son buscados por las autoridades del vecino país por tener algunas denuncias en su contra por pedofilia, según información recabada en una serie de reportajes sobre pederastas que presenta el diario The Dallas Morning News. El primero de los casos se registra en el condado de Yuba, California, donde está registrada una querella en contra del ex religioso José Luis Urbina, de quien según las autoridades, pesa una acusación por haber abusado sexualmente de un menor en 1989, cuando desempeñaba labores como reverendo en la diócesis de Sacramento, y que según la denuncia en su contra, Urbina se declaró culpable y aceptó durante el proceso que se le siguió por esta causa, que si tuvo relaciones sexuales con un menor durante varios años, pero antes de conocer el veredicto abandonó Estados Unidos. Urbina actualmente trabaja desde hace 10 años en una parroquia de su natal Navojoa, Sonora, según informes de las autoridades de Sacramento y dadas a conocer por el rotativo. Ahora lo que buscan las autoridades estadunidenses es buscar la extradición con el gobierno de México de este religioso, para que cumpla con la sentencia a la que se haga acreedor por sus culpas. HUIDA. El periódico con sede en Dallas, Texas, también hace referencia en sus reportajes a Gerardo Beltrán, otro ex sacerdote diocesano mexicano que desempeñó sus labores en la misma ciudad de Sacramento, la denuncia sobre él es que abusó sexualmente de dos jovencitas en 1991, y cuando se enteró de que la policía local investigaba sus actos, emprendió la huida hacia el sur de México, donde presuntamente trabaja desempeñándose como auxiliar de una pequeña iglesia. Tras algunas diligencias, funcionarios de la diócesis de Sacramento dijeron estar sorprendidos por los comportamientos de Urbina y Beltrán, y no daban crédito a informes de que aún con estos antecedentes ambos siguieran desempeñando actividades religiosas. Ambos curas han sido buscados desde hace más de 10 años y ahora lo que procede, al tener ya la ubicación de ambos, es comenzar con las diligencias para su posible y pronta extradición, según refirió Patrick J. McGrath, fiscal de distrito del condado de Yuba. ANTECEDENTES. Este nuevo golpe a la imagen de la Iglesia católica, recuerda; engrosa los archivos de más de mil nuevas denuncias por abusos sexuales a menores en 2004 contra más de 750 sacerdotes, según se destaca en un informe de la Conferencia de Obispos Católicos de EU. (USCCB) que aparece publicado en su página web. Ese informe quebranta más la reputación del clero estadunidense, luego de que el año pasado se revelara que más de 4 mil sacerdotes de Estados Unidos fueron acusados por abusos sexuales de niños entre 1950 y 2002, según un estudio encargado por la Conferencia Episcopal católica del vecino país del norte, cuyos resultados preliminares fueron difundidos en su momento por la cadena CNN. Este estudio, que fue difundido el pasado 27 de febrero, asegura que, según un análisis de los datos de la Iglesia católica estadunidense durante el periodo mencionado, 4 mil 450 sacerdotes fueron objeto de 11 mil acusaciones de abusos de menores, y que ahora suman más de 12 mil acusaciones. Eso significa que algunos curas fueron protagonistas de repetidas quejas. EN LA MIRA. Así, 25 por ciento de los curas sospechosos fueron acusados en dos o tres ocasiones, 13 por ciento entre cuatro y nueve veces, y 3 por ciento en más de 10, afirma el borrador del documento. El 78 por ciento de los niños que presuntamente sufrieron abusos tenía entre 11 y 17 años, el 16 por ciento entre 8 y 10 años y el 6 por ciento tenía 7 o menos. Denuncian a abad por ataque sexual en Francia Un abad mexicano de una comunidad religiosa instalada cerca de Burdeos, en el suroeste de Francia, podría ser condenado a un año de cárcel por haber agredido sexualmente a dos mujeres, una de ellas menor de edad, informaron ayer los abogados de las víctimas que de inmediato procedieron a levantar la denuncia para proceder con el arresto del agresor. El mexicano Uribe Silviano Bernabé, director de un centro escolar religioso en Burdeos, ya fue condenado el pasado mes de septiembre a un año de cárcel con posibilidad de fianza, pero el acusado apeló la decisión de la justicia. El religioso, que se presentó ante el juez del tribunal de apelación vestido de sotana, está acusado de haber tocado de forma indecente a una niña de 13 años en el domicilio de sus padres en 1999 y de haber agredido sexualmente a una mujer de cerca de 30 años en el centro religioso de su comunidad en 2002. Una denuncia de un superior del abad mexicano dio origen a esta investigación judicial. La decisión del tribunal de apelación se dará a conocer el 19 de mayo, y de encontrarse culpable podría pasar varios años en prisión sin derecho a fianza.

Imprimir